Una enfermera de Zaragoza a prueba de prejuicios

foto leticia(…) Si tengo hijos lo más probable es que sean mulatos y seguirán viéndolos igual que a mí, a pesar de tener madre y padre españoles.

Afroféminas: Leticia, es una buena noticia saber que poco a poco personas como tú derrumban tópicos sobre los espacios que ocupamos las mujeres afrodescendientes en la esfera laboral en España. Sin embargo sé que en tu caso has tenido ciertos incidentes. ¿Podrías relatarnos tus experiencias positivas y también las negativas durante el ejercicio de tu actividad como enfermera?
Leticia: Uno de los incidentes que me ha llamado la atención fue uno que me ocurrió hace un tiempo y me volvió a suceder hace un par de semanas…Acababa de comenzar mi turno de trabajo y un familiar de un paciente se dirigió a mí y me dijo que por favor limpiase el pasillo porque alguien había vomitado. Mi cara debió ser tan expresiva que la mujer se dio cuenta al instante que se lo estaba diciendo a la persona equivocada. A mí me dio igual que me confundiera con la de la limpieza, pero me vio negra y me lo dijo a mi siendo que yo no era la única que estaba allí en ese momento con el uniforme del hospital. Luego se disculpó.

Las experiencias positivas son muchísimas. Gracias a mi profesión trato con pacientes todos los días, es normal que haya experiencias negativas, pero desde luego las experiencias positivas pesan más o por lo menos son con las que yo me quedo. Lo positivo va desde millones de agradecimientos por haber tratado tan bien a un paciente hasta alguna lagrimilla de los pacientes al irse de alta. Me quedo con eso sin ninguna duda.

A: Eres española, nacida en la ciudad de Zaragoza. ¿Aún hay personas que te tratan como si no fueses de aquí?
L: Yo he nacido en Zaragoza, mis padres son de Guinea Ecuatorial pero llevan casi 40 años viviendo en España. No conozco el país de mis padres y aunque me encantaría ir y conocer el país de donde proceden yo soy española y «mañica”. Mi país es este. Cuando muchas personas me preguntan de dónde soy ya me he acostumbrado a decir: «Yo he nacido aquí pero mis padres son de Guinea Ecuatorial». Con esto quiero decir que aunque mis padres hubiesen nacido aquí por las causas que fueran, la gente al verte negra siempre te ve como que no eres de aquí. El día de mañana si no cambian las cosas (esperemos que sí) si tengo hijos lo más probable es que sean mulatos y seguirán viéndolos igual que a mi a pesar de tener madre y padre españoles.

«…no les quedó otro remedio que disculparse y avergonzarse»


A: ¿Qué experiencias has tenido en este tema durante tu época de estudiante?

L: Durante mi época como estudiante me ocurrieron varios incidentes. El primero pasó estando de prácticas en un Centro de Salud. En la sala de espera había mucha gente aguardando a ser atendido como suele ser habitual, yo entraba a las 9 de la mañana y como siempre fui directa hacia la consulta que me asignaron y antes de abrir la puerta muchas personas comenzaron a recriminarme el por qué entraba a la consulta diciéndome que los inmigrantes éramos unos maleducados y que teníamos mucha cara, que en las paradas del bus ocurría lo mismo, que nos sentíamos con más derecho por el mero hecho de ser inmigrantes…Yo me encontraba bastante desconcertada, así que sin decirles nada entré en la consulta. Cuando les llegó la vez y me vieron con la bata blanca no les quedó otro remedio que disculparse y avergonzarse de la actitud que tuvieron conmigo.

A: ¿Has tenido algún problema a la hora de buscar trabajo?
L: Afortunadamente gracias a mi carrera no he tenido problema en encontrar trabajo. E incluso antes de realizar la carrera trabajé algún verano para sacar un dinero extra. Trabajé en tiendas de ropa, bares y la verdad que nunca he tenido ningún problema en este aspecto.

A: ¿Cómo es tu relación con los pacientes?
L: Mi relación con los pacientes es muy buena, sí que es verdad que igual la primera impresión (sobretodo en las personas mayores) es de desconfianza. No me lo dicen directamente, pero esas cosas se notan. Algunos más desconfiados sí que me han llegado a hacer preguntas como: ¿tú eres enfermera? ¿Y eso que me pones que es? ¿Llevas mucho tiempo aquí o eres nueva?…
Pero en cuanto me conocen su actitud cambia radicalmente. He de decir que esto nunca me ha pasado con pacientes jóvenes.

Otros artículos similares
“La normalidad también la quiero para mi hija”

Antoinette Torres Soler_AfroféminasEntrevista realizada por Antoinette Torres Soler

Más de Antoinette

11 Respuestas a “Una enfermera de Zaragoza a prueba de prejuicios”

  1. en el sector social pasa tres cuertos de lo mismo…yo como educadora social, ya tuve algun rifirafe….lo tipico de que cuando hablas por telefono y das la cita, todo bien, y cuando llegan y te ven la cara «de negra» se quedan como…hola? y alguno te suelta eso de que «es que por telefono no se nota que eres…..» terminad la frase! ja