Crónicas de una cubana de otra galaxia de vacaciones en La Habana (part1)

“Todos son ”cubanologos”. En cualquier rincón del mundo, hay alguien que se cree experto en la Isla. Incluso dentro hay gente que también lo cree. Y esta Isla es demasiado compleja para entenderla desde una sola visión.”

De la invisibilización a la apropiación de nuestras religiones ancestrales

Para muchas personas racializadas el reconocer sus orígenes y ascendencia indígena es un proceso sumamente complejo y doloroso, y el reconectar con nuestros legados ancestrales y familiares es un reflejo de ese transitar. La facilidad del robo y apropiación no es más que, a mi parecer, una tradición antigua que aún vive en la sangre de las persones blanques que no han tenido que pasar por ese proceso porque sus ancestros se hicieron cargo de arrebatarnos ese derecho a la conexión.

Muchos Feminismos, millones de voces

El primer libro que cayó en mis manos sobre feminismos, con apenas quince años y con plena consciencia de lo que este movimiento representa, fue Una habitación propia, de Virginia Woolf. Aún está enmarcado por la página cuarenta y cinco, acompañándome de mudanza en mudanza, esperando un día me sumerja de nuevo entre sus páginas.

Mi piel no vale 0’80 centimos

El solo hecho de defender este tipo de publicidad, con rezagos esclavistas, con la idea de que es destinada a la concienciación de las personas blancas, que siguen sin ver el racismo estructural, refuerza la teoría de lo mal enfocado de la historia.

Poliamor y negritud

El caso es, que cuando me senté delante de la Tv aquella noche, ansiosa por adentrarme en el aprendizaje de ese mundo, encontré efectivamente libertad. Pero como de costumbre lineal, blanca, eurocentrista, burguesa. ¿Dónde quedamos las minorías cuando hablamos de poliamor?¿Donde quedamos las personas negres?

Feliz revolución compañeras

Pensamos desgarradas en la ablación genital, en todas las mujeres refugiadas, en las que están encerradas en los Cies, en las menores no acompañadas; en las que siguen siendo invisibles, las Negras, las hijas de Abya yala,las Asiáticas, las Musulmanas, las Gitanas, las empleadas del hogar, las Discas, las Lesbianas, las Bisexuales, las que están cumpliendo en Penitenciarias, las Trabajadoras sexuales, las Trans, las que ya no están, Y esa rabia, se vuelve huracanada, y golpea con hacer retroceder a todo el que se interponga en su camino, porque sabemos que juntas somos más fuertes.

La lucha a través del placer

Nos castigan a través del sexo, como forma de poder y dominación. No se entiende aún que algo tan nuestro, se siga usando como arma para intentar destruirnos. Entonces ¿cómo no hablar de sexualidad? Cuando a mis ancestras se lo tenían prohibido, y aún hoy en día, hay mujeres a las que se les sigue negando.

La cultura, tu refugio: Relatos de mujeres refugiadas

“La cultura, tu refugio” es un espacio para escuchar y compartir sobre migración, refugio y asilo y trascender de la mano de escritores, escritoras, expertos, poetas y poetisas que te llevarán a plantearte situaciones, encontrarte en países en los que nunca te hubieras imaginado o acercarte a historias increíbles.

Narcisismo y Negritud

Es tan precioso el despertar de nuestra negritud, que podemos obviar, sin darnos cuenta, la parte oscura de tantos saberes despertados de a poco. El narcisismo, puede ser un monstruo implacable y silencioso, a  tener en cuenta cuando la lucha se alza, pues no hay cabida en ella, para una revolución,formada en los valores de la hermandad,ceder voz y la escucha activa y humilde.

Colectiva Katari

Las Katari, revindican sus cuerpos-territorios, y transcriben una y otra vez, las huellas invisibilizadas que la historia les arrancó. A través de manifestaciones en espacios públicos, generan conservatorios, talleres, textiles políticos y apoyan a los eventos de otras colectivas de Abya Yala y el sur en general que radican en Barcelona.

Callarse no está permitido

La supremacía blanca y el patriarcado, son solo dos grandes idiotas con poder, que se chocan de frente a una resistencia testaruda, organizada y ancestral. Por eso nos temen. Porque saben que somos poderosas, y el poder tambalea cuando la historia se invierte.

Supongo que hay cicatrices que nunca sanan

Nunca he hablado de mi primera agresión sexual y racista en voz alta. Me sentía responsable, por no haberlo sabido evitar o reaccionar de acorde. Desterré aquel incidente, en un acto inconsciente de preservar una frágil tranquilidad, que asomaba de vez en cuando, recordándome, que lo que no se cuenta en voz alta, nunca será sanado.

Sin justicia no hay paz

No nos pidan paz, cuando llevamos clamando respirar, y en respuesta solo hay dolor y los latigazos no paran. No nos pidan paz, cuando la justicia sigue de parte de el hombre blanco, y las calles siguen manchadas de sangre. Sangre negra. Sangre de los míos.

El negro de la casa

Mi nombre es Tobías. Se que los demás negros del barracón susurran cuando yo paso, y murmuran palabras en patuá que no voy a repetir. A su mercé no le gusta que hablemos en otras lenguas. Pero a mi no me importa lo que esos negros piensen de mí. Cada vez que Tobías es un negro bueno, el mayoral le da un poquito de aguardiente.

Blackface, arte y racismos

Se siguen practicando técnicas de blackface por parte de artistas blanques, que ya han cambiado el discurso, y lo hacen como una especie de homenaje, con todo el paternalismo y el desconocimiento que encierra, además de la sutileza de que no nos podemos enfadar, porque es un aporte a nuestra lucha, da igual si está bien o está mal.

No nos iremos sin pelear

No quieren que hablemos de política. No quieren que hablemos de cosas realmente alarmantes. No quieren que saquemos a la luz todos los cuerpos negres perdidos en la lucha. Nuestro deber es desobedecer. La insumisión y la información son nuestros grandes aliados para no claudicar.