fbpx
sábado, abril 20

Jeff Alan: «Es importante resaltar la vida de los negros de la periferia»

Foto de la exposición de Crisitina Indio

La comunidad de Barro, al oeste de Recife, Pernambuco, es la cuna de todo. Allí nació, creció Jefferson Alan Mendes Ferreira da Silva y, como promete, se quedará para siempre. Allí también, a los cuatro años, ya hizo sus primeros dibujos. Poco después, la inspiración dejó de ser los dibujos vistos en televisión que reproducían, por ejemplo, Pokémon , y pasaron a ser los amigos, gente de barrio y comunidad retratados en sus pantallas.

Así apareció el artista visual Jeff Alan, autor de las 40 obras que componen la exposición Comigo Nobody Pode – A Pintura de Jeff Alan, en el Centro Cultural da Caixa, en Passeio, región central de Río de Janeiro, con entrada gratuita. Abierto de martes a sábado, de 10 a 20 horas, y domingos y festivos, de 11 a 18 horas. La exposición cuenta con subtítulos en Braille y código QR con audio descripción de las piezas.

Antes de llegar a Río, la exposición pasó poco más de dos meses en el Centro Cultural da Caixa, en Recife, donde fue vista por 85 mil personas. La primera representación de las obras fue en la Casa Estação da Luz, en Olinda, centro cultural del cantante y compositor Alceu Valença.

Su madre, Lucilene, una manicurista de 53 años, fue una gran apoyo y aún hoy Jeff le pide su opinión cuando está creando una obra. “Mi madre siempre ha sido una inspiración para mí, no sólo artísticamente, sino como ser humano”, revela. Al principio las obras eran en blanco y negro. No fue sólo una tendencia. Jeff no lo sabía, pero era daltónico.

El descubrimiento fue cuando tenía poco más de 20 años, cuando, según él, “pagó algunos problemas”. En la universidad, había pintado un cuadro con un fondo rosa, que describió como rojo. Los colegas señalaron que estaba cambiando de color. Le hizo algunas pruebas y confirmó que tenía daltonismo.



Aunque comencé con el blanco y negro, ya estaba trabajando con el color antes de darme cuenta de que era daltónico. Jeff dice que a menudo confunde azul con verde, verde con marrón o gris, naranja claro y rosa con rojo. Los intercambios dependen de los colores cercanos. Nada de esto es un problema para el pintor. “El descubrimiento fue poner algo de atención y algunos colores que ya tenía decorados. Tengo una paleta de trabajo reducida, entonces para mí fue tranquilo”, destaca.

Los colores de fondo de las obras determinan el mensaje que el artista quiere transmitir. El azul es el sueño, el rojo es el coraje y el amarillo es el oro, conquistar un lugar. El nombre de la exposición, de entrada gratuita, también hace referencia a la planta Conmigo Nadie Puede , que el artista vio en muchas calles de Barro.

En una entrevista, Jeff Alan comentó las características de su trabajo, el deseo de resaltar a las personas de la periferia y reforzar la vida de los negros.

“Quiero elevar la autoestima de mi pueblo, quiero ver a los jóvenes viviendo sus sueños. Esta obra viene aquí para denunciar, reafirmar, reclamar y decir que este espacio aquí es nuestro. No sólo queremos ocupar, queremos ser. Mucha gente habla de ocupación. Ocupar para mí es algo temporal. Queremos ser parte del cuerpo. Queremos gestionar. También queremos dictar las reglas del juego”.

Origen

“La exposición Comigo Nobody Pode apareció en el barrio de Barro, al oeste de Recife, en las afueras de la esquina de Bar do Beco, propiedad de mi tío Albérico Mendes da Silva, fallecido hace dos años. El título es una forma de acercar a mi tío, un homenaje y también una reafirmación del accionar de los negros. Sabiendo que nadie puede hacerlo con nosotros. La exposición habla de coraje, de mucha lucha, de sueños, del camino escolar, del camino rojo, de estas ganas de descubrir el camino azul. A menudo digo que el rojo es el color del coraje y el azul de los sueños”, subraya el artista.

Nadie puede conmigo

“En cada calle de mi barrio habrá una casa que la tenga conmigo, nadie puede y allá en Olinda hicimos instalaciones con la planta natural, buscamos soluciones que encontramos en la periferia. Usando un cubo de pintura, una lata de mantequilla para traer lo que realmente encontramos. Tengo un autorretrato, creo que del 2020, que tiene un Conmigo Nadie Puede a mi lado y también tengo una foto mía a los seis años que tiene un Conmigo Nadie Puede en la parte de atrás. No me acordaba y encontré la foto después de hacer el cuadro”, recuerda.

Desde temprano

Jeff Alan continúa: “Pinto desde que era niño. Recuerdo que en el colegio, cuando tenía trabajo en grupo, me pedían que hiciera la portada. Yo solía hacer la portada. Me gustaba mucho estudiar hasta octavo grado, pero lo molesto de la primaria y secundaria era que te obligaban a estudiar eso. En la universidad es otra cosa. Estudié un lugar que elegiste y me gustaron mucho las matemáticas. Mi sobrino Guilherme, de seis años, hace lo mismo.

Trayectoria

El pintor recuerda que usaba calcas, usaba mucho papel carbón y creció haciendo muchos dibujos que veía por televisión. “Caballeros del Zodíaco, Dragon Ball Z , Pokémon . Hojeando mis viejas carpetas de hace 20 años encontré retratos de personas que no sabía quiénes eran. Creo que fueron estudios los que contribuyeron a llegar a este resultado. En 2008 comencé a pintar con spray, luego a hacer graffitis y hacer intervenciones urbanas. Empecé a conocer movimientos de arte urbano y del 2008 al 2014 logré desarrollar mi estilo, que era abstracto. Unos pocos rasgos orgánicos y me hice conocido por este trabajo que creó una zona de confort para mí. A partir de 2014 ya estaba en la Facultad de Arquitectura y comencé a tener mucha relación con un estudio de arquitectura de interiorismo. Este trabajo abstracto mío es muy comercial. Sentí que esta obra no me iba a llevar al museo, a una galería, a una exposición como esta”, dice.

Pandemia

Luego continúa diciendo que cuando la pandemia de Covid-19 llegó a Brasil, “tuve que reducir el ritmo y comencé a mirar más hacia adentro. Empecé a involucrarme más con mi familia, me conecté más con mis antepasados. Entonces hice ¿ Qué será de mí ? En una habitación pequeña, paso mucho tiempo solo en la habitación cuando no estoy pintando, nació la serie Olhar para Dentro . La primera obra fue un joven con una botella de cola en la mano. Esta obra nació de un retrato que tenía en mi celular. Recuerdo otra obra que era un retrato de una abuela con su nieta en la comunidad Nossa Senhora do Pilar, en la antigua Recife. Tomé esa foto para mi tesis de graduación y fui a fotografiar la escena y estaba esa abuela caminando con su nieta. La foto -creo que fue en 2016 y en 2020- la hice con este trabajo. Una pieza que hice, estaba en la ventana de un autobús y vi a un tipo con uniforme azul y estaba hojeando algo. Recuerdo bien ese día. Fue en el barrio de Afogados, frente a la iglesia Largo da Paz, el autobús paró exactamente en ese lugar. También recuerdo un poema de Miró da Muribeca [poeta urbano de Recife fallecido en 2022] que dice que la ventanilla del autobús es una excelente manera de hacernos pensar, especialmente cuando el viaje es largo. Es muy inspirador. En ese momento tomé una foto rápida. No podía hablar con él porque estaba en el autobús, pero lo que me llamó la atención fue que vestía uniforme [al que se refería su padre] y estaba hojeando algo y que probablemente si hubiera estado en un ambiente laboral le hubiera llamado la atención y podría haberlo perdido.el trabajo porque estoy leyendo,estudiando,buscando conocimientos. Ese momento fue muy memorable para mí. Me gustaría que esa obra estuviera aquí, pero está muy lejos [no reveló dónde está] porque se vendió. Es una obra muy importante. Un dibujo en acuarela con lápices de colores sobre papel”, añade.

Cuentos

El artista se autodenomina “un narrador de historias”. No tendría ningún sentido para mí venir aquí, darles la bienvenida y decirles que soy Ivana [Pires]. Es una pintura acrílica sobre lienzo. ¿Quién es Ivana? Ivana es una joven salvadoreña. Modelo que viaja por el mundo con su rostro impreso en las principales revistas de moda. Haciendo un gran trabajo, haciendo realidad tu sueño. ¿Qué fue lo que conmovió a Ivana? Fue a ver su foto en la portada del catálogo. Ella publicó esto y le dijo a su mamá que era la portada de un libro, que es un catálogo de exposición. Creo que la reacción de Ivana después de terminar este trabajo es porque entiende que el trabajo fue realizado por un artista negro, que tiene experiencias similares a la suya. Una artista negra que hablará con tantas otras chicas que quieren estar en los lugares a los que Ivana está llegando”.

Conoce personajes

Sobre sus obras dice: “muchas de las obras que están aquí son de personas que conocí y con las que conecté, como me estoy conectando contigo [reportero] y tuve un intercambio. Hace mi trabajo más fácil. Aquí también hay obras de gente que no conozco, referencias de películas, algo que vi en una red social, una persona que se cruzó en mi camino virtualmente, entonces lo confundo. Pero muchas obras son también autorretratos. A medida que pasa el tiempo se hace cada vez más difícil pintar a personas que no conozco, por eso no acepto encargos, porque no podría presentar una obra sin conocer la historia de esa persona. A lo largo de la exposición hay obras en las que puedo estudiar minuciosamente y pasar horas y horas presentando esas obras, porque conozco a esa persona que está viva y en proceso de cambio. Muchas obras están en proceso, pero ¿qué define que una obra esté terminada y si son personas reales? Hoy soy una persona y mañana puedo ser otra. Grabé el momento”.

Nuevo comienzo

Jeff Alan explica que, “a lo largo de la exposición veremos que aparece un cielo estrellado, diferente a la mayoría de las obras, ese deseo de poder contemplar el cielo en paz, de ver las estrellas. Creo que, cuando miramos, el cielo reaviva las ganas de soñar, cuando hablo mucho del cielo recuerdo muchos recuerdos de mi infancia cuando me tumbaba en el suelo y miraba el cielo, las nubes y jugaba con ellas. y dibuja. Creo que este sueño azul es el cielo de los sueños, es el cielo de los nuevos comienzos. Hay una obra mía que se llama Recomeçar , que no está aquí, pero estuvo en Recife, habla de un joven que está en Casem, que es la casa de semilibertad de la Funase [Fundação de Atendimento Socioeducativo do Recife], que Me conocí cuando fui allí a hacer una actividad. Este joven se encuentra en dos lugares. En Casem y el museo. Y luego, durante las visitas mediadas, había mucha provocación y [alguien] hacía preguntas. ‘¿Quién estuvo allí para conocer la historia de este joven en Casem?’. Nadie más que tú vendrá al museo. ¿Es necesario colocar una obra en un museo para que puedas conocer a estos jóvenes? ¿Para que entiendan que estos jóvenes existen, tienen sueños y quieren estar aquí con nosotros ahora? Entonces, este azul en este trabajo es un nuevo comienzo”.

Noticias

El artista explica que “la obra de Caíque es la gran novedad de esta exposición en el Centro Cultural da Caixa, en Río. El retrato tiene coraje escrito en el reverso con una pared manchada de rojo. Este rojo que dije que era valiente es muchas veces un camino de sangre. Es el camino que atravesamos, ya sea de camino a la escuela, al trabajo o incluso al ocio. ¿Cómo es cruzar este camino sangriento y no perder las ganas de soñar y vivir de tus sueños? La vida de los jóvenes es muy desafiante, no sólo los jóvenes, sino también la gente periférica, los negros. Entonces veo a Caíque cruzar este camino rojo en busca de su sueño de ser futbolista, que es lo que quiere ahora. Él ya juega, pero que sea lo que quiera y que tenga la libertad de soñar y ver sus sueños, como vemos aquí en otra obra donde está escrito Sonhos Vivos en una bolsa y aparece con el [uniforme] azul del público de la red en Recife. ¿Qué quiero decir con eso? Que el camino hacia la escuela para mí fue uno de sueños, de descubrimientos. Fue camino a la escuela que comencé a pintar graffiti, ahí fue donde comencé a entenderme como artista y qué lugar quiero ocupar dentro de la ciudad”.

Invisibilidad

El pintor pernambucano pregunta: “¿a quién le importan los sueños de la población sin hogar? Muchas de las obras hablan del deseo de soñar, de vivir tus sueños y en paz, ya no un camino rojo de sangre, sino uno de amor. Cuando era niña me enseñaron que el rojo era amor. Crecí y vi que el rojo es el color que interrumpe muchos sueños de nuestra juventud. Qué rojo es el color de nuestros cuerpos tirados en el suelo. Es una mancha en la pared de la casa de Douglas, de la casa de Caíque, de la mía y de tantas otras que viven en este caos. No queremos hablar más de este amor rojo. Espero que en el próximo encuentro podamos hablar de logros, de cariño. Aquí las obras no aparecen sonriendo. Todos están muy atentos, como que penetran. Creo que esto proviene en gran medida de la extrañeza de visitar entornos culturales y no verme representado a lo largo de todos estos años. Hoy las cosas ya están cambiando. Bueno, aquí en Río tenemos el MAR [Museo de Arte de Río], creo que es un museo que tiene la cara del pueblo. Este diálogo que traigo aquí en esta exposición ya ocurre en el MAR y en otros equipamientos culturales de todo Brasil. Nos tomó mucho tiempo tener este espacio, pero escribiremos otra historia que no falte el respeto a lo que hicieron nuestros antepasados”.

Reflejo de la vida

“Todo lo que sucede en esta exposición sucede en las calles, por lo que no tendrá ningún sentido si la gente que viene aquí continúa ignorando a la gente en las aceras, de camino a la escuela. Estas personas existen. Son personas que tienen sueños y ganas de vivir. Estoy muy feliz de estar aquí y soy optimista sobre las relaciones que construiremos a lo largo de esta exposición. El espacio está abierto para recibir, principalmente, gente del barrio, favelas y maloqueiros y estas obras se ven como un espejo. No tendrá sentido que esta exposición la vea un público blanco. No es que sea un problema, pero ante todo es importante que la gente se vea y se identifique en estas obras. Que sean espejos”, observa.

Público

Pensando en la capital de Pernambuco, Jeff dice que “allí en Recife gané más de cinco mil seguidores. Hay declaración de una señora de 56 años. Ella dijo: ‘Esta es la primera vez que he estado en un museo. Siempre pensé que era la casa de un jefe. Ella es trabajadora doméstica y escuchó muchas historias sobre sus jefes que se iban de viaje. Recibió una invitación. Buscamos este público que nunca había estado en un museo, porque sino siempre permanecen dentro de la misma burbuja. Llamamos a la gente que cruzaba la calle, a comerciantes, a personas sin hogar. Personas que son la cara de la exposición. Esto aumenta enormemente la autoestima. Después de ir allí, volvió y empezó a comprender que el arte también es para ella”.

Maneras

Destaca que hay “caminos rojos, azules y amarillos. Tiene una composición amarilla. ¿Qué es este amarillo? Soy daltónico, por lo que mi paleta es muy reducida. Los colores se repiten mucho y son colores que me presentaron cuando era niña. Utilizo mucho el azul, que viene mucho del uniforme [mono] que vestía mi padre [era mecánico en CBTU – Companhia Brasileira de Trens Urbanos]. El recuerdo que tengo del azul viene mucho de eso. El amarillo, en estos pendientes que se repiten en multitud de obras y cambian de tamaño, representa el oro. En algún momento dije que iba a reemplazar este amarillo con pan de oro, lo dejé ir y de alguna manera creó una identidad y la conservé. El amarillo representa el oro que es nuestro, que fue robado y lo queremos de vuelta. Queremos llevar oro, plata, en definitiva joyas. En algunas obras aparecen accesorios y conchas”.

Rojo en los ojos

Siguiendo con los colores, el artista afirma que “el rojo de los ojos proviene en gran medida de la expresión sangre en los ojos. Parte de mucha indignación que generó esta exposición. Puedo decir que estuve mucho tiempo con sangre en los ojos, por falta de visibilidad, por falta de espacio, porque no me sentía representada. Esto tiene mucha indignación. Pinto mucho cuando estoy triste, pero pinto mucho más cuando estoy feliz. Creo que esa necesidad de pintar en un momento de tristeza es sacar lo mejor de mí, sentirme viva, sentirme útil. Estas obras son el resultado de muchas emociones, mucha revuelta y también mucha alegría y muchos sueños”, confiesa.

Familia

En otro momento de la entrevista, el artista dice que “por primera vez mi familia viajó a Río de Janeiro [vinieron para la inauguración de la exposición el miércoles (21)]. Mi madre, la señora Lucilene, la primera vez que viajó en avión fue para ver la exposición de su hijo y con dinero para arte. Mis hermanas están aquí, mi sobrino de seis años hizo su primer viaje en avión. Lo hice cuando tenía más de 20 años. Poder brindarle esto a mi familia, vivir de mi sueño, es algo que siempre he querido. Desde pequeña quise vivir del arte. Hasta los 15 años me debatí entre el fútbol y las artes visuales, pero nunca dejé de pintar”.

Sueño

El artista finaliza su declaración hablando de los sueños. “Uno de mis principales sueños es construir una Escuela de Arte en mi barrio. No sólo una escuela de arte, sino una escuela para realzar los sueños. He estado reuniendo recursos para realizar y vivir este sueño. [Preguntemos] ¿Cuál es tu sueño? ‘Ser futbolista’. ¿Cómo podemos ayudar a que esto suceda? Hagamos videos tuyos jugando. Si quieres ser costurera, asociémonos con grandes marcas. Lo que he estado viviendo durante muchos años es muy agradable. Es muy agradable vivir de tus sueños. Es muy bueno».

Agência Brasil


Deja un comentario