Linchamientos en Estados Unidos. La turba como herramienta de limpieza étnica

Los defensores negros formaron organizaciones nacionales contra los linchamientos y solicitaron legislación e intervención oficial en respuesta a los linchamientos. Estudiantes de la Universidad de Howard protestan frente a la Conferencia Nacional sobre el Crimen en Washington, DC, 1934. © Bettmann/Getty Images

Los pogromos antigitanos que han ocurrido Íllora y Peal del Becerro traen ecos de una historia vieja en el Estado Español, pero también en otros lugares del planeta. La herramienta de la turba descontrolada como arma para la limpieza étnica.

Durante el período entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, miles de afroamericanos fueron linchados en los Estados Unidos. Los linchamientos fueron actos de tortura violentos y públicos que traumatizaron a los negros en todo el país y fueron tolerados en gran medida por los funcionarios estatales y federales. Estos linchamientos fueron terrorismo. Los “linchamientos terroristas” alcanzaron su punto máximo entre 1880 y 1940 y cobraron la vida de hombres, mujeres y niños afroamericanos que se vieron obligados a soportar el miedo, la humillación y la barbarie de este fenómeno generalizado sin ayuda.

Lynching in America, un estudio de la organización EJI (Justicia Igualitaria) documenta más de 4400 linchamientos de terror racial en los Estados Unidos durante el período entre la Reconstrucción y la Segunda Guerra Mundial.

Los linchamientos afectaron profundamente las relaciones raciales de Estados Unidos y dieron forma a las condiciones geográficas, políticas, sociales y económicas de los afroestadounidenses de maneras que todavía son evidentes en la actualidad. Los linchamientos terroristas impulsaron la migración masiva de millones de negros del sur a los guetos urbanos del norte y el oeste durante la primera mitad del siglo XX. Los linchamientos crearon un ambiente temeroso donde la subordinación racial y la segregación se mantuvieron con resistencia limitada durante décadas. Lo más crítico es que el linchamiento reforzó un legado de desigualdad racial que nunca se ha abordado adecuadamente en Estados Unidos. La administración de la justicia penal en particular está enredada con la historia de los linchamientos de maneras profundas e importantes que continúan contaminando la integridad y la imparcialidad del sistema de justicia.


El 7 de agosto de 1930 Thomas Shipp y Abram Smith, ambos de 19 años, fueron brutalmente golpeados, linchados, y colgados en árboles para ser exhibidos por una turba blanca en el condado de Grant en Marion, Indiana

Muchos de estos asesinatos extrajudiciales fueron espectáculos públicos de celebración, donde miles de personas blancas, incluidos funcionarios electos y ciudadanos destacados, se reunían para presenciar cómo las víctimas eran horriblemente torturadas y mutiladas. Los periódicos blancos anunciaban estos eventos carnavalescos; se vendía comida, los fotógrafos imprimían postales con las fotos del crimen que luego vendían y la ropa y las partes del cuerpo de las víctimas se regalaban como recuerdos.

En Newnan, Georgia, en 1899, al menos 2000 blancos vieron cómo una turba de blancos mutilaba y quemaba vivo a un hombre negro llamado Sam Hose, y luego vendía partes de sus órganos y huesos. En 1916, una turba blanca en Waco, Texas, torturó y linchó a un niño negro de 17 años con discapacidad mental llamado Jesse Washington frente al ayuntamiento, lo desnudó, apuñaló, golpeó y mutiló antes de quemarlo vivo frente a 15,000 blancos. público. Piezas carbonizadas de su cuerpo fueron arrastradas por la ciudad y sus dedos y uñas fueron tomados como recuerdo.



Los linchamientos de espectáculos públicos fueron más frecuentes en el sur, pero también ocurrieron en los estados del norte y medio oeste cuando los estadounidenses negros emigraron durante el siglo XX. En 1920, 10.000 blancos asistieron al linchamiento de tres trabajadores negros del circo en Duluth, Minnesota. En Springfield, Missouri, en 1906, dos hombres negros, Horace Dunn y Fred Coker, fueron ahorcados y asesinados a tiros para una multitud de 5000 blancos. Las turbas de linchadores blancos y los espectadores rara vez enfrentaban las consecuencias. Aunque estos asesinatos fueron ampliamente documentados y fotografiados, los blancos siguieron cometiendo linchamientos como espectáculos públicos con total impunidad.

Cuando consideramos hechos aislados sucesos como los de Íllora, abrimos la puerta a que las consecuencias sean más graves. No olvidemos que hay detrás de estas turbas.

Afroféminas


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.