Helena Maleno se merece aplausos, no agresiones

Helena Maleno. / Ilustración de Margalida Vinyes, de la campaña mujeres defensoras de derechos de la Universidad de Baleares. Fuente Pikara Magazine

Puede que a mucha gente no le suene el nombre de Helena Maleno, pero a otra mucha se le iluminarán los ojos cuando lo oigan.

Helena defiende la vida desde hace muchos años, siempre siendo consciente de que haciéndolo ponía en riesgo la suya. Cientos de personas están vivas a día de hoy gracias a su labor tanto individual como en el colectivo del que es fundadora: Caminando Fronteras.

Es una defensora de los derechos humanos reconocida internacionalmente, que ha obtenido muchos premios reconociendo su labor. Pero parece que eso no la exime de nada.

Ella es española, pero lleva más de veinte años viviendo en Marruecos, ejerciendo allí su labor, y sus dos hijos han crecido allí. El pasado 23 de enero fue deportada y expulsada violentamente del que durante dos décadas ha sido su hogar.




Helena ha sido perseguida y acusada tanto por el gobierno español como el marroquí durante mucho tiempo. 

Durante 32 días no pudo ver a sus hijos, su hija es menor de edad, ni tan si quiera se la permitió despedirse de ella. Siendo consciente de que su hija estaba en peligro sin ninguna razón aparente más allá de falsas acusaciones contra ella misma.

Durante los últimos años ha tenido que vivir dos procesos judiciales en España y Marruecos, acusándola de tráfico de personas, resolviéndose ambos determinando que su labor en defensa de los derechos humanos no es un delito. 

Pero a pesar de ello, ella y su familia se han encontrado en constante peligro, sufriendo un total de 37 amenazas de muerte en el último año, violencia, escuchas telefónicas, asaltos a su propia casa…

El ministerio del interior español junto con la policía marroquí son los responsables de que esto haya ocurrido y continúe ocurriendo.

Nuestro estado persigue a defensoras de derechos humanos, ¿En qué tipo de país vivimos para que esto ocurra?

Helena ha vivido toda serie de situaciones peligrosas, difíciles psicológicamente, pérdidas…tratando de que las rutas migratorias entre África y España no se cobrasen tantas vidas. Investigando lo que realmente ocurre y siendo una esperanza para todos aquellos que tratan de tener una vida mejor.

Ella ha sido la esperanza de quienes tratan de cruzar la valla que separa injustamente África y España, y de quienes se lanzan al mar intentando sobrevivir. Ha volcado su vida en mejorar la vida de todas esas personas, y no hace falta nada más que entrar en su cuenta de Facebook para entender la enorme labor que realiza. Pocas personas han vivido tantas muertes y tan trágicas como ella lo ha hecho.

Sin ella habría muchas más vidas perdidas en el mar de las que ya hay, y tampoco estarían contabilizadas las vidas perdidas. Ella da la cara por quienes el mundo da la espalda, y ahora es el momento de que nosotros la demos por ella.


Laura González Echevarría

Integradora social y enfermera. Pongo el corazón en todo lo que hago. Mis principios son la base de mi vida, igualdad y defensa de los derechos humanos por encima de todo. Estamos construyendo un mundo mejor.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.