¿Qué será el amor propio para las mujeres?

Estamos en ese punto social en donde conceptos como ‘’aceptarnos tal y como somos, trabajar nuestra autoestima, reconocernos poderosas y especiales, amarnos primero antes que al otro’’ y muchas frases más, están tan a la vanguardia de nuestro vocabulario y nuestro entorno social que empezamos a repetirlas sin interiorizarlas y a practicar lo que se supone que estas implican en nuestro día a día sin analizar profundamente como debería ser el desarrollo de estos conceptos en nosotras mismas. 

Foto de Cleyder Duque en Pexels

Cuantas de nosotras realmente nos hemos sentado un momento a preguntarnos que es amar y cómo podríamos amarnos a nosotras mismas. Cuantas de nosotras pensamos que aceptar nuestro cuerpo y amarlo por sobre todas las cosas es aceptar que tenemos estrías o celulitis y ya. ¿Cada cuánto replicamos y repetimos lo que no hemos interiorizado solo porque para nuestra mente suena tan bien que no requiere mayor análisis?, Y más cuando viene de nuestros referentes más grandes, en donde a veces se nos olvida que al final del día son seres humanos y que puede que tengan cosas con las que nosotros no estemos tan de acuerdo y eso no es necesariamente malo…Pero bueno, ya hablaremos de eso en otra ocasión, volvamos al tema. 

Yo me hice todas estas preguntas y muchas otras más después de participar en una tertulia que cuestionaba precisamente esta fachada simbólica de como el amor propio puede ser un día de spa y ni más ni menos. Tal vez suena exagerada la referencia, pero cuando busco rutinas de amor propio en YouTube y la mayoría son videos compilados de cómo hacerse un spa casero corporal todo el día, aseo general de nuestra casa/habitación y finalizar leyendo un libro o viendo Netflix…entonces la expresión ya no es tan exagerada a mi parecer. 

Entonces, desde ese día empecé a cuestionarme todas esas frases y prospectos que se han vuelto de alguna u otra forma una moda, pero también mi querer ser y me dije a mi misma que quería reorganizar todos esos conceptos y adaptarlos a mí, de tal forma que me fueran verdaderamente funcionales, finalmente lo logre (bueno, lo estoy intentando), y deseo compartirlo con ustedes ya que pienso que a más de una le puede servir. 

  1. Acostúmbrate a definir lo que a ti te define y complementa tu ser. Nuestro lenguaje es muy amplio y de mucha imitación y por eso es muy común utilizar palabras y conceptos que realmente no sabemos que significan solo porque ya hemos normalizado una definición voz a voz de estos en nuestro entorno. Esto funciona para algunos conceptos, pero para otros siento que es necesario buscar la definición que más complemente lo que deseemos. 

Ej: Para mí, el amor es un acto de buena fe, por lo tanto, mi amor está ligado a actuar de forma honrada y leal según mis principios y valores.  Y a partir de ahí fabrico mi idea de amor propio. Pero amar es un concepto muy versátil, así que tranquilamente puedo tener una amiga que para ella amar sea darlo todo por los que quiere y apoyarlos incondicionalmente y ya. Eso aplicado correctamente también sería una definición apropiada de amor. ¿Ven a lo que me refiero? Espero que sí.

  1. Normalicemos que una relación sana con nuestro cuerpo no es sinónimo de estar siempre feliz con este. Es importante ver todo lo que nuestro cuerpo nos ofrece de forma física, interna y externa, espiritual y mental. Poder decir: Esta parte de mi cuerpo hoy no me gusta casi y esto está bien, o decir, esta parte de mi cuerpo la quiero mejorar de tal y tal forma y eso también está bien. Acá también entra la parte de analizar qué cosas le hacemos a nuestro cuerpo, que ponemos dentro y fuera de el e identificar si lo hacemos porque realmente nos gusta y nos hace bien o si solo estamos siendo víctimas de algún estereotipo social que no deseamos representar pero que practicamos por aceptación colectiva. De nada nos sirve tener la piel suave o el rostro con los poros limpios si tenemos una relación emocionalmente inestable con nosotras mismas y no estamos aportando gran cosa a nuestro bienestar general.
  1. Partiendo de la premisa de que el amarnos representa bienestar, es fundamental que sepamos que eso también incluye nuestras relaciones interpersonales, ¿Cómo son tus amistades? ¿cuál es tu relación con estas?, ¿Cómo te trata tu familia?, ¿Tienes pareja, como va su relación?, ¿Cómo te tratan en el trabajo?, ¿Cómo tratas tu a los demás?, créanme que es muy complicado amarse a una misma mientras tienes una relación toxica con tu familia o tus amigos en realidad son tus agresores pasivos o tienes actitudes de envidia y recelo con tus conocidos o tu pareja te maltrata desde hace 3 años. 

Como les digo, no se trata de tener una vida perfecta si no de intentar ser lo más coherentes con nuestro discurso. Si, el sistema nos la pone difícil muchas veces, pero personalmente para mi es fundamental ser leal a mi visión, dentro de esto esta asumir las consecuencias de mis errores, reconocer quienes no merecen de mi lo que yo les estoy brindando, detectar que actitudes no me hacen bien, reconocer cuando no fui agradable con tal y tal persona, poner límites a mis relaciones, salir de las relaciones que me hacen daño, aprender a decir no, etc.

  1. ¡Practica el autocuidado! Mis bellezas, aunque acá entran infinidad de situaciones que ya ustedes desde su posición pueden amplificar, redefinir o reducir, yo esta vez les hablo de una en particular. ¡No se desgasten con la gente! Si estás leyendo esto seguramente estás haciendo algún tipo de deconstrucción y eso a nivel social tienden a generar muchos debates e incluso más de una se vuelve activista, pero saben, esta decisión se tiene que tomar con cuidado porque implican a veces muchas heridas.  

 Ej: ¿Yo que gano poniéndome a discutir con el vendedor del barrio por sus comentarios sexistas y conservadores? Nada porque el hombre no va a cambiar y si va a cambiar no es mi deber cambiarlo. Una cosa es profesar y protestar en contra de todas las practicas indeseables del sistema y otra muy diferente desgastarte mentalmente en gente que no lo vale, esto no quiere decir que no reaccionemos de ninguna manera ante lo problemático de la sociedad, es más bien ser consciente de que hay situaciones que es mejor evitar porque al final seguramente tu estarás todo el día indignada con la situación y al vendedor ya se le olvido. 

  1. Se feliz y reconoce las diferencias. En este punto hablo de que a veces nosotras nos matamos muchos pensando en todo lo malo que hay y se nos olvida buscar nuestra felicidad, también tenemos derecho a ser felices y a estar contentas a pesar de todo lo que nos oprime, no olvidemos ese hecho. Y, reconozcamos que todas las mujeres son diferentes y que todas podemos aplicar el amor propio desde diversos puntos, una mujer blanca trabajara su amor propio al igual que una mujer negra, indígena, musulmana, latina, etc. Es importante reconocer toda esta diversidad para poder también optar por lo que sea mejor para nosotras.

Bueno, eso sería todo por hoy, me gustaría que esto nos sirva a todas para preguntarnos como practicamos el amor propio y también como este está ligado a amar a los demás. Feliz semana para todas.


Yurlei Cortés Ortega

Un ser humano que se fija en los pequeños detalles. Mujer negra afrocolombiana. 



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.