¿Puede ser la sororidad digital e interseccional?

En el feminismo se presume que cabemos todas, y sin embargo surgieron feminismos disidentes como parlantes de las voces de mujeres que incluso dentro del feminismo no tenían espacio para sus voces. En el feminismo se presume que cabemos todas, pero incluso detrás del feminismo a secas, las voces de las mujeres no-blancas, no-heterosexuales, no de clase alta; son calladas. 

El día 25 de Julio me acosté luego de ver una decena de fotos en blanco y negro de mujeres. El 26 de Julio me desperté y vi esta vez, una centena de las mismas fotos. Evidentemente sabía que se trataba de una tendencia, pero no lograba comprender su génesis ni su fin. Luego de tuitear acerca de mi incomprensión de la tendencia, me enviaron un mensaje por Instagram. Este mensaje impulsaba a mujeres a postear una foto en blanco y negro y a etiquetar a mujeres de quienes se sintieran orgullosas. Al leer el mensaje se me vinieron dos cosas en mente, la primera acerca de la tendencia en sí y la segunda acerca de la pertinencia de esta justo el día 25 de Julio. 

Un recordatorio de nuestro valor que viene de otra mujer siempre será bien recibido, sin embargo ¿hasta qué punto esto se resume y se limita a una foto? ni siquiera, ¿hasta qué punto esto se resume a una etiqueta en una publicación de Instagram?

Las redes sociales constantemente distorsionan el sentido de las publicaciones y tendencias. El génesis de este reto es menos empoderante y alegre de lo que todas creemos. Turquía es uno de los países con la tasa más alta de feminicidios. El reto comenzó hace unos meses en este país como una protesta virtual en la que se publica una foto en blanco y negro por cada feminicidio en el país, estás fotos son también publicadas en los periódicos y noticieros.

Ciertamente, a día de hoy se publican estas fotos en blanco y negro detrás de un discurso de empoderamiento femenino, pero hay que ser consciente de la desviación del propósito inicial del reto. El reto viene originalmente de una lucha de mujeres, no de empoderamiento, pero de resistencia contra los feminicidios. 

Fuente: IG: mundoebergdorf

Sin embargo, puesto que el reto (#challengeaccepted) que “llegó” a mi Instagram (y al mundo occidental en general) buscaba el empoderamiento femenino, hablaremos de este dentro de ese contexto

Yo no estoy en desacuerdo con estas tendencias, el activismo digital puede de cierta forma influir en la promoción de un movimiento social, sin embargo, al ver las fotos de las mujeres en blanco y negro e incluso siendo consciente de la hermandad que este reto busca promover, no sentí nada, ningún empoderamiento, nada. El mensaje que acompañaba el reto (y que no era publicado, solo compartido por privado) recalcaba cómo entre mujeres solemos hacernos críticas y decía que en cambio debemos cuidarnos entre todas, finalmente invitaba a etiquetar a más mujeres a hacer el reto y recordaba “eres hermosa, fuerte e inteligente”. Este tipo de mensajes son positivos y cargan una intención de sororidad, sin embargo, pueden llegar a perderse en medio de una tendencia.

Al recibir el mensaje, lastimosamente no pensé en la sororidad, pero en la publicación que podría llegar a hacer. Por lo mismo “celebré” esas publicaciones que reconocían que más que una foto; afuera, en el mundo real, o al menos afuera de esa publicación, como mujeres tenemos que respetarnos y apoyarnos; estas mujeres de cierta manera “incluyeron” a aquellas que no recibieron el mensaje y que por lo tanto quedaban fuera de este reto de sororidad. 

Yo me puse a hacer este análisis, pero es algo que no había hecho en situaciones pasadas en donde yo misma participé probablemente en estos retos publicando una foto en blanco y negro, y por lo mismo me digo, ¿es esta tendencia en realidad un recordatorio a nuestro poder como mujeres? 

Nunca me cansaré de decir que lo digital es solo un soporte para promover todos los cambios sociales que queramos, sin embargo, aún se me hace muy difícil entender el propósito de estas tendencias que ni siquiera generan un dialogo. 

Las tendencias y el cuestionamiento que me generan son una cosa, pero la incomodidad que me generó este reto me lleva al segundo punto, ¿qué tan pertinente era hacerlo el 25 de Julio

Antes de empezar, me permito resaltar que posiblemente el reto (fuera de su contexto inicial) empezó días antes del 25 de Julio; pero aclaro que yo vi su furor en Latinoamérica principalmente el 25 de Julio, antes de ese día no había visto ninguna foto al respecto y es el caso de otras mujeres con las que he conversado. 

El 25 de Julio se conmemora el día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora, el 25 de Julio se celebra el día internacional de la mujer afrodescendiente como un recordatorio a hace 28 años cuando 400 mujeres negras de 32 países se reunieron en República Dominicana para conversar y visibilizar las voces y los problemas que competen a las mujeres negras y los aportes que estas han hecho a lo largo de la historia.


La tienda de Afroféminas



Llamémosle coincidencia a que este mismo día se haya desatado en redes el reto de la foto a blanco y negro para decir entre mujeres: “somos hermosas, fuertes e inteligentes”. Justo ese día, detrás de este discurso se invibilizó el día de la mujer afrodescendiente. Evidentemente este reto no afectó el destino de este día, pero mostró como el discurso del feminismo blanco que pretende hablar por y para todas las mujeres, siempre termina invisibilizando las voces de mujeres que se alejan de la norma hegemónica. 

Considero que este no era el día para resaltar la sororidad, pero por el contrario para promover un dialogo de feminismo negro o al menos para hacer lo que se buscó hace 28 años: visibilizar las voces, los aportes y la lucha de las mujeres negras. 

Supongamos que el reto en efecto comenzó antes del 25 de Julio, y entonces ¿por qué no haber hecho una pausa ese día como muestra de sororidad para conmemorar el día de la mujer afrodescendiente?

Días después del reto veo comentarios en los cuales se justifica que se hizo el reto para mostrar cómo todas las mujeres sin importar el color somos fuertes, y que por lo mismo la foto era en blanco y negro, ¿enserio? En ese orden de ideas el reto no solo invisibilizó el día de la mujer afrodescendiente pero además lo hizo detrás de un discurso que no ve colores y que por lo mismo no reconoce el racismo y la interseccionalidad, no reconoce que las mujeres negras estamos atravesadas no solo por el género sino también por la raza en un mundo patriarcal y racista. 

Repito, este reto no afectó el día de la mujer afrodescendiente porque nosotras como mujeres negras nos encargamos de levantar nuestras voces como lo hacemos los 365 días del año. Sin embargo, vuelvo a cuestionar el reto porque muchas lo justificaron diciendo que no sabían que el 25 de Julio era el día de la mujer afrodescendiente, y eso me lleva de nuevo a cuestionar esta sororidad que muchas veces no es interseccional. Porque si el feminismo (blanco) fuera para todas, todas seriamos conscientes de que el 25 de Julio es el día de la mujer afrodescendiente. Si, hay 364 días más para apoyar a las mujeres negras, pero como los simbolismos son importantes en la sociedad, conmemorar un día como este lo es también. 

Por lo mismo, más que decir que un reto en redes sociales no afecta a nadie y que cada quien es libre de hacer lo que le plazca, cuestiono de nuevo la sororidad que se queda en lo digital y cuestiono también el feminismo que no es interseccional.


Gabriela Murillo Mena

Afrocolombiana residente en Francia, afrofeminista y antirracista. Estudiante de lenguas extranjeras aplicadas. Vivo para desaprender y escribir es mi resistir.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!