4 reflexiones para sentirse fabulosa y poderosa con el cabello afro

Algunas por rebeldía, muchas por  libertad  y otras como símbolo de un nuevo comienzo en sus vidas. Existen muchas razones que nos llevan a las mujeres negras a realizar un cambio radical en nuestros cabellos, un cambio que quizá, para el resto de las mujeres no represente un mismo impacto, pero para nosotras siempre marcará un antes y un después en nuestra percepción personal.

Cuando hacemos consciencia de que nuestro cabello afro simboliza lucha, reivindicación de nuestros derechos, orgullo por nuestra identidad y amor a nuestra herencia, decidimos amarnos tal cual somos y buscamos alternativas que nos liberen de sentirnos solamente bellas con la melena lisa.  

Lo anterior me llevó a buscar ayudas que contribuyeran a sentirme fabulosa y poderosa  con el cabello afro, de ahí surgieron las siguientes cuatro reflexiones:

  1. Los referentes  reales son vitales

La carencia de representación es un gran problema al buscar ese amor propio al lucir nuestro cabello natural. 

Un gran catalizador en mi proceso de aceptación fue encontrar bloggeras, celebridades y artistas en  Instagram y Pinterest  muy parecidas a mí, en cabello, color de piel y facciones, la diferencia era simple, ellas si gozaban de seguridad, o al menos lograban transmitir esa sensación.

Hallar todas esas mujeres orgullosas de sí mismas, libres, felices y exitosas, me mostró que es posible, que yo también podía brillar con mi cabello natural.

2. Los  referentes que generan frustración deben ser eliminados

Cuando empecé a apropiarme de mi identidad afro noté como la sección «Explorar» de mi Instagram empezaba a cambiar, ya no mostraba mujeres blancas de cabello lacios, sino mujeres negras con diferentes peinados, estilos y ocupaciones. 

Es fundamental eliminar los referentes inalcanzables que nos generan frustración. En el momento que nos aferramos a la idea de querer parecernos a mujeres totalmente distintas a nosotras,  nos deprimimos y agredimos nuestros cuerpos, si bien es cierto son bellas, nosotras también lo somos, tenemos que aprender a apreciar nuestras diferencias y soltar todo aquello que nos genera frustraciones y tristezas.  

3. Mis posturas son mis pensamientos, reflejan mi inseguridad o confianza

La psicóloga Amy Cuddy en su libro el Poder de la presencia, expone los resultados de una investigación basada en que nuestro lenguaje corporal muestra lo que pensamos y sentimos sobre nosotras mismas, así mismo este influye en nuestra confianza. 

Al leer el libro, me percaté  que inicialmente mis posturas y mi actitud al usar el cabello afro  eran muy diferentes al usarlo lacio, ya  que era totalmente consciente que  mi cabello no sería aceptado en la mayoría de entornos, sería objeto de burlas, de preguntas incomodas, toqueteos innecesarios  y de miradas abrumadoras. 


La tienda de Afroféminas



Desde antes de salir de casa, mis pensamientos ya iban saturados de una carga negativa que se evidenciaban en mi postura, y expresión facial, demostraban mi incomodidad e inseguridad, originando que al usar el cabello afro no me sintiera, ni me viera bella; a diferencia de los días que  lo usaba lacio,  aquellos estaba confiada en que sería aceptada en los diferentes lugares que frecuentaba, eso implicaba que muchas personas me percibieran más linda, así como yo me sentía, ya que lograba manifestar una mayor seguridad y poder.

Es determinante que hagamos una autoevaluación de nuestros pensamientos y actitudes al usar el cabello afro, donde garanticemos que al lucirlo gocemos de pensamientos positivos y empoderadores frente al espejo y al salir a las calles, recordándonos en cada momento lo fabulosas que nos vemos y somos, siempre con posturas de alto poder, con la espalda erguida y con una actitud de jefas y divas, donde no permitamos ningún derrumbe frente a comentarios inapropiados que no aportan a nuestras vidas. 

4. Encuentra tu gente

Finalmente, en este proceso es de gran importancia rodearnos de personas que lo entiendan y nos acompañen con comentarios acertados, amigas negras que lo hayan vivido antes o también se estén construyendo. 

Existen diversos grupos afro activistas, varios presenciales, como los de universidades y grupos comunitarios, y muchos en Facebook, algunos más centrados en nuestros cabellos como: Mi afro es mi corona, Quiérete afro y  Afro y rizos tips y cuidados; que nos aportaran en esta transición. En estos últimos las mujeres negras suben fotos de su proceso, tips para el cuidado del cabello y situaciones raciales o discriminatorias.

Estar con personas con la que podemos compartir nuestras vivencias  es fundamental, nos llena de motivación, hace que nos sintamos acompañadas y nos anima cada día a continuar.

Para terminar, comparto algunas reflexiones de afro instagramers referentes al gran corte:

 “Comprendí que no tenía que seguir un patrón de belleza y me sentí libre”. Deicy

“Lo hice sin pensar,  ahora me veo fabulosa y me encanta mi afro”. Nalle

“Me siento maravillosa”. Any

“Fabulosa, mi cabello ya no resistía más la keratina”. Liskeida

“Me hice el corte porque estaba cansada  de tener dos texturas y quería una nueva yo”. Angie

 “Al principio me dio miedo un cambio tan extremo, pero me encanta como me veo”. Dayana

“Me siento genial. La última vez que me corté el cabello lo hice para empezar mi transición”. Yeen

“Como una mujer nueva y poderosa, lo hice porque quería generar un nuevo cambio en mí, que mi decisiones solo dependieran de mí y de nadie más”. Monica

“Al principio fue difícil, luego ya encanta”. Juliana

“Me siento súper libre, creería que muchas cosas fluyen mejor”. Estefany


Bibliografía

Cuddy, A. (2016). El poder de la presencia. Barcelona: Urano, S.A.U


Eliza Ramírez

Administradora de empresas, mercadóloga digital y bloggera de temas raciales y de género.
Instagram: @elizaramirez___
E-mail: Elizaramirezrivas2019@gmail.com


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!