Es el dinero estúpido. No hay inmunidad, hay racismo

En el siglo XIV se descargó sobre Europa una calamidad de grandes proporciones. Una epidemia de peste bubónica (la Peste Negra) que en un lapso de 15 años arrebató las vidas de, según distintas fuentes, entre un tercio y un 60% de los habitantes de Europa.

Aquellos que tenían la posibilidad, huían a los campos y los que quedaban en las ciudades vivían en constante temor. Por la mañana era común escuchar el pregón: “Sacad a vuestros muertos”, y los cadáveres eran amontonados en carros y sepultados en fosas comunes. Grupos de flagelantes recorrían las ciudades flagelándose salvajemente como “expiación de los pecados que habían provocado la peste”.

Y fue en ese momento que una parte del clero comenzó a acusar a los judíos de haber provocado la peste. Comenzó a circular el rumor de que ciertos rabinos españoles habían elaborado un veneno poderoso, que enviaron sus correligionarios en toda Europa, quienes contrataron a leprosos para que arrojaran ese veneno en los pozos de agua a fin de provocar la peste. La mortalidad entre los judíos fue bastante menor que entre los cristianos, lo cual alimentaba los rumores.

En muchos lugares los judíos eran capturados y, después de ser torturados, confesaban. Y esto derivaba en pogromos que al final costaron la vida a miles de judíos y terminaron con cientos de comunidades.

Los estudios posteriores han apuntado a las razones por las que los judíos estuvieron menos afectados por la Peste Negra.  Por ejemplo, no solían utilizar las fuentes públicas porque sus costumbres de higiene les impedían utilizar algo compartido de esa manera y las leyes rabínicas los obligaban a ser más limpios que sus contemporáneos y además vivían en cierto aislamiento, lo que los protegió contra lo peor de la plaga.

Hace unos días se anunció que unos científicos italianos estaban investigando porque había pocos casos entre la población subsahariana en una zona del norte de Italia. Fue noticia de alcance y salió en varios noticieros italianos y españoles. Desde Afroféminas se denunció en la redes que se lanzaran este tipo de afirmaciones sin contrastar científicamente. 

Algunas personas preguntaban qué tenía de malo anunciar este tipo de cosas, incluso hablaban de que era algo bueno, si se confirmaba.

Ahora imaginémonos una Europa donde mueren miles de personas por coronavirus, los sistemas sanitarios están saturados y hay falta de asistencia médica, mascarillas, medicamentos y camas UCI. Imaginemos que en esa Europa, donde ya la extrema derecha ha dejado de ser una anécdota para ser una realidad pujante, la gente empieza a creer que a los africanos subsaharianos no les afecta el virus. Muchas de esas personas son gente sin papeles que sobreviven de manera irregular en los países europeos. ¿Cuánto tardarían en oírse voces que solicitasen que no se les atendiese sanitariamente? ¿Alguien piensa que en este ambiente de tensión y problemas de enorme calado, con la crisis económica a la vuelta de la esquina esto no iba a tener consecuencias?

La historia de los judíos en la Europa medieval y la peste Negra nos pone sobre aviso de las consecuencias de este tipo de rumores y de lo infundado de los mismos. Normalmente las explicaciones suelen ser más sencillas que una presunta inmunidad al virus. 

Es difícil entender porqué nadie ha pensado que quizás muchos subsaharianos que viven en esas zonas simplemente no acuden a los hospitales por miedo, ya que muchos son irregulares. Italia hasta hace cuatro días tenía un ministro del interior de extrema derecha que hablaba de expulsiones masivas, cierre de fronteras y de negar la asistencia a estas mismas personas. Parece claro que estos precedentes hacen que ese colectivo se aísle y se relacione poco con una ciudadanía en la que crecía la animadversión hacia ellos. 

Los datos que llegan de Estados Unidos nos dicen que la población negra está siendo afectada con virulencia por la epidemia. La pobreza y la falta de asistencia sanitaria, debido a las condiciones propias del país, parecen ser las responsables.

Es el dinero estúpido.


Marián Cortes Owusu

Educadora. En mis ratos libres redactora en Afroféminas


Desde hoy y hasta que termine la crisis al final de los artículos de Afroféminas encontraréis esta imagen. El enlace da acceso al mapa interactivo de recursos que ha puesto en marcha @CEAntirracista Cualquier ayuda, aporte y recurso es necesario para personas en especial estado de vulnerabilidad. Puedes entrar a través de este enlace:

https://emergenciaantirracista.ushahidi.io/views/map