La racialidad desde el humor

Los protagonistas de la serie de Netflix Astronomy Club

Mucho nos hemos abocado entender racionalmente y a exponer desde un punto de vista afro referenciado, es decir, racialmente consciente, centrado en la experiencia y vivencia encarnada de ser personas negras y creo que hemos logrado consolidar un lugar de habla difícil ya de callar o eclipsar. Por eso, creo absolutamente necesario plantear que si bien es cierto, el humor ha servido para afianzar el racismo en nuestras estructuras mentales y sociales, ha llegado el momento de apostar a él para desarmarlo.

Como antropóloga sostengo siempre que lo que las personas dicen y hacen no  es exactamente lo que piensan, que siempre hay vericuetos, intersticios, recodos de nuestra conciencia y sobre todo de nuestra inconsciencia que se hacen presentes en nuestras actitudes, comportamientos y dichos. Muchas veces me he encontrado tejiendo argumentos, hilando fino en el pensamiento y la palabra para lograr describir, dar cuenta, mostrar y demostrar un aspecto del comportamiento humano que cada vez creo más irracional: el racismo. Y, los resultados no son siempre los esperados. Y cansa, cansa muchísimo remar a contracorriente, cuesta sinapsis, cuesta tiempo, cuesta esfuerzos… y si en vez de eso, nos sacara risas? Si no les sirven los argumentos racionales y si no legitiman el conocimiento por nostres producido entonces, mostrémoslo de otro modo!!! 

En la era del entretenimiento, ¿qué mejor manera de combatir, plantear y replantear estereotipos que desde los mass media? La industria del entretenimiento  ha sido el epicentro de gestación de varios estereotipos reproductores de prejuicios sobre las personas negras. Y , por supuesto, como es un lugar de privilegio no hemos estado representadas allí. Esto cambió con la presencia de Spike Lee quien a través de su productora “4 mulas y 1 acre” ha dirigido una larga lista de películas donde la visión afro prima y se impone. El nombre mismo de su productora es un homenaje a la lucha afrodescendiente ya que alude a la compensación dada a los  negros recién liberados en EEUU bajo la orden del general William Tecumseh Sherman del 16 de enero de 1865 -meses antes de acabar la guerra civil- conocida como la ley de «los cuarenta acres y una mula».

Hoy en día existe en las diferentes plataformas de streaming  una oferta variadisima, amplia y altamente recomendable de producciones visuales basadas en una visión afro centrada de la vida, de los problemas sociales, de la racialidad, de la negritud y por supuesto lo más interesante como aporte afro referenciado: de la blanquitud. Pues, la blanquitud, en tanto norma de todo lo existente, ha dejado estratégicamente de lado un aspecto obvio: la blanquitud también está racializada. Ser blanco es ser una persona racializada, aunque, la connotación de racial esté asociada a las personas que encarnamos “la excepción a la norma”.

Elenco de la serie Black Ish

El humor acompaña los cambios sociales, alimenta los debates públicos, sirve de válvula de escape y catarsis colectiva: está presente en los hechos trágicos de la vida, en las situaciones de difícil resolución, se usa como herramienta de atracción y conquista, es un elemento a disposición del bullying, la discriminación. Claro, existen diferentes límites, funciones,causas y consecuencias del humor, pues como con cualquier elemento de expresión sus repercusiones depende de la motivación y objetivos con que se haga. 

En el último tiempo, se ha visto un desarrollo importantísimo de producciones que exploran el humor étnico, definido como humor en el que «se percibe comportamientos, costumbres, personalidad o cualquier otro rasgo de un grupo o sus miembros en virtud de sus identidad sociocultural específica « (Gonzalez & Wiseman-Ethnic Identification and Humor,2005:171 ).

El humor es un producto social y cultural, por lo que, es una habilidad aprendida, cultivada y transmitida localmente e intergeneracionalmente, con efectos positivos a nivel de salud mental, pues, es una herramienta que sirve para hacer frente a muchas situaciones de la vida. 

Al analizar las formas de producción e interpretación del humor puede ver que no es solo el lenguaje el protagonista, sino que de la misma forma influyen la historia y las tradiciones culturales. Por esta razón, me parece una enorme conquista tener hoy a disposición de una amplia porción de la población mundial programas en diferentes formatos que den voz a nuestro colectivo. Tenemos historia, tradiciones, saberes, conocimientos, hábitos, costumbres, lenguas, códigos que han sido aculturados, maltratados, borrados y negados por siglos, alrededor del mundo. Hoy, los tomamos, los honramos y nos aglutinamos en torno a ellos para fortalecernos individual y colectivamente. Pero, por sobre todo,los producimos desde nuestras propias visiones y sentires. Y si bien, aún queda mucho de desaprender en este camino, estoy convencida de que es un excelente aporte a la lucha antirracista mientras se siga produciendo desde una visión afro centrada con el objetivo de aumentar la conciencia sobre  los problemas que visibiliza. El humor es político.

Para comenzar este 2020 riéndonos de nuestras desgracias humanas, de los problemas que hemos creado y hemos hecho crónicos en nuestras sociedades, de la falta de sentido que nos guía día a día, de lo absurdo que podemos llegar a ser los sapiens del siglo XXI, les comparto una lista de series que ví, que amé y que considero necesario que veamos todes, a ver si logramos hablar de lo que hay que hablar, decirnos lo que tenemos que decirnos sin tanto velo de hipocresía, con más sinceridad y menos prurito.

Un clásico para mí, es este video del canal de youtube Una chica afroperuana que simplemente cambiando de roles entre personas blancas y afros da cuenta de lo estúpido y vacío que es el prejuicio racial global.  En dos minutos y medio, el video “el mundo al revés: SI LOS AFROPERUANOS DIJÉRAMOS LO QUE LAS PERSONAS SUELEN DECIR.” el racismo queda en evidencia y bastante mal parado:


Astronomy Club: Disparatada, aparentemente superflua y boba, indaga a fondo en la cultura norteamericana y sus relaciones  sociales interétnicas. Con un elenco que desborda talento, compuesto por actrices y actores afroestadounidenses en su reparto central apuesta alto a desmembrar no sólo los prejuicios raciales de la sociedad estadounidense, sino que, al mismo tiempo abarcan el género y  la clase de forma realmente inteligente: por ejemplo cuando Robin Hood roba a la única familia negra rica en Nottingham o cuando Mary Poppins se presenta frente a una familia afro y despliega sus habilidades ante el espasmo/sorpresa/horror de la familia que deja en claro que Mary es parte de la herencia eurocentrica que no tiene en cuenta la representatividad. Está en Netflix. Su creador es Kenia Barris, también afroestadounidense y creador entre otras de black-ish  una comedia familiar sumamente recomendable.

A Black Lady Sketch Show: Compuesta por un elenco central de mujeres negras, brillantes comediantes y actrices todas. Verla es un viaje de ida, mientras más delirante parece ponerse más escarba en la sensibilidad y en el imaginario colectivo de nuestras sociedades, poniendo especial foco en la cuestión de género y por ende dando inmensa visibilidad no sólo a lo que se dice sobre las mujeres afro, también a lo que queremos decir por nosotras mismas. Su productora ejecutiva, Issa Rae quien desde  Issa Rae Productions también ha desarrollado (como actriz de reparto o desde la dirección y producción) varias series donde la materia prima es el afro centrismo. Insecure de HBO es un claro ejemplo.

A Black Lady Sketch Show

Es cierto: son todas producciones que muestran solo una parte de la diáspora africana y su cultura. Se puede discutir sobre esto y sus efectos positivos o negativos, eso lo dejo a ustedes estimadxs lectorxs o para futuras columnas. Lo cierto es que, es un camino legítimo y necesario. Un espacio de poder y de habla que debemos conquistar y una deuda con nosotrxs mismxs que debemos saldar, que el dinero no sea una excusa para producir, actuar y hacer por y para nosotrxs.


Fernanda Olivar

Antropóloga Social
Especialista en Políticas Sociales
Integrante del  Colectivo Mujeres y discapacidad.
Docente universitaria Tallerista en afrodescendencia y derechos humanos.  


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!