Esposa, antes que mujer

Foto de Wallace Chuck

Ella llega a mí con la excusa de una orientación jurídica, puesto que la agenda para PAPSIVI estaba bastante demorada. Es una mujer de 55 o 56 años, cabello afro, tez mulata, ojos color miel, sus dientes desgastados en la parte de abajo, supongo de noches de malos sueños.

Le pregunto qué cuál es la orientación jurídica que necesita, y me dice que realmente requiere ayuda de un psicólogo porque lleva más de un año sin poder tener relaciones sexuales con su esposo. Que le preocupa, pues él no sabe por qué razón salieron desplazados de la finca donde vivían. Que a la primera persona que le cuenta es a mí. Salgo del letargo en el que me encuentro y le presto toda la atención. Me dice que a su casa llegaron unos 15 hombres armados, que obedecían a un hombre mestizo de bigote (no se le puede olvidar esta señal del hombre).

Me dice que ese día y los siguientes ocho días fueron los peores, pues este señor no hacía sino manosearla y tocarla en sus partes íntimas, no contento se masturbaba delante de ella y la inculpaba porque causaba este tipo de actuaciones en él.

Me cuenta que como pudo agarró a su suegro, un hombre de 90 años a su cuidado, porque su marido estaba en otra finca trabajando y lograron escapar de este grupo armado.

Llora y me dice que no quiere que su compañero sepa, pues ella sabe que él la culpará también del desplazamiento y de haber provocado las conductas de este mal hombre. Mientras la escucho, pienso que para ella lo importante es su matrimonio, independientemente de su salud mental. Pienso también que es una forma de machismo, porque antes que mujer, en el caso de ella, impera la figura de esposa.

A través de mí, se logró no solo la atención con la ruta PAPSIVI, sino también a través de la Sub Red Sur Occidente, que otorga este tipo de ayudas a las víctimas del conflicto.

P.D. Se necesita educar a nuestras futuras mujeres en temas de feminidad

P.D. Se necesita educar a nuestros futuros hombres en temas de feminidad.


Marcela González Bonilla

Bogotá (Colombia) Abogada, trabajando con la población víctima del conflicto armado.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!