Afrofeminismo: entendiendo a la feminista africana moderna

La mujer africana que vemos ahora está libre de las cargas de las mujeres que vinieron antes, ella entiende los sacrificios de quienes la precedieron, pero se niega a heredar sus prisiones.
Este texto se publicó originalmente en Globemich 

Hace unas semanas, en una fresca noche de verano, mientras tenía en mi mano una copa de vino tinto, un amigo se volvió hacia mí y me preguntó cómo era la feminista africana moderna, de que mujer se trataba. Esta pregunta debería haber sido fácil de responder, ya que pensé que sabía de quien se trataba, pero no lo era.

Como la mayoría de las cosas que suceden en una tarde de verano que se puede prolongar hasta la puesta de sol dependiendo de la lentitud del astro, la pregunta se hizo más feroz y aterradora cuanto más observaba el horizonte atenuado. Creo que abordaré la pregunta ahora, lo mejor que pueda. 

Lo fácil sería decir que la mujer africana moderna es una mujer de negocios y domina la sala de juntas. Sería fácil decir que ella ha derrotado a los mitos del viejo mundo y ha abrazado a la tigresa del nuevo mundo. Eso sería lo fácil.

La verdad es que sigue siendo una incógnita turbia, atrincherada por lagunas en la ley y regímenes que se niegan a salir de las edades oscuras. Ella es ahogada por la religión y limitada por el chantaje emocional de sus compañeros y las figuras masculinas en su vida. Cuando todo falla, el defecto para las mujeres africanas es volver a los viejos caminos, la forma en que nuestras madres y sus madres lo hicieron: la aceptación.

Sin embargo, no se puede negar la embestida del afrofeminismo, un sorprendente segundo acto en la historia de las mujeres africanas y sus revoluciones. La aparición de la mujer africana moderna es a la vez accidental e intencional, un movimiento desorganizado desatado por una causa simple: ser todo lo que podemos ser. Este resurgimiento y afirmación se ha extendido por todo el continente y todos se están dando cuenta y haciendo espacio para las intensidades tranquilas y la expresión estimulante de la mujer africana moderna.

Es fácil identificarla con ideas preconcebidas y la calidad impecable de los titulares de los medios de comunicación y los creadores de noticias. La verdad es que la feminista africana moderna es profundamente defectuosa, una criatura de decisiones apresuradas y pasión ardiente. Pero, ¿puedes culparla? Al crecer, las niñas africanas tienen prohibido salir, pero a la edad apropiada se espera que traigan a casa al marido perfecto. Una idea que desafía la lógica, dejando a las chicas jóvenes en citas secretas. La feminista africana se basa en este desafío, siempre forjando un camino cuando el camino está bloqueado.

Durante años, las mujeres en África encarnaron la complacencia. Eran esposas y madres, y las niñas pequeñas que crecieron compraron este destino porque nadie les dijo que no tenían que hacerlo. A medida que cambia la marea y estas percepciones a su vez se desenredan para revelar más roles para las mujeres en la sociedad, el mito de lo que es la mujer se está volviendo más complejo. Las jóvenes africanas lo ven y, rápida y fácilmente, comienzan a pasearse por sus propias identidades con facilidad mientras caen en el feminismo con alegría y abandono negligente. Porque al final, para ellas, es la norma.

La mujer africana que vemos ahora está libre de las cargas de las mujeres que vinieron antes, ella entiende los sacrificios de quienes la precedieron, pero se niega a heredar sus prisiones. Es mucho más fuerte y descarada, no se disculpa por la sexualidad y no tiene tiempo para la timidez. Para ella, el sexo no es una herramienta para ser usada en un juego de azar o audacia, sino un factor de la vida y una fuente de placer.

Al final, lo que realmente es el afrofeminismo es un despertar. La feminista africana está desacreditando los mitos que la encajonan en un rincón de un mundo que es demasiado grande para ser una sola cosa. Ella predica el amor propio, calcula su trayectoria profesional teniendo en cuenta al marido y los hijos, así como a las niñeras que ayudan cuando ella está en el trabajo. Ella apoya a su pareja y espera que la apoye, emocional y mentalmente. Ella contribuye activamente a los ingresos del hogar y, a veces, gana más dinero. Juega un juego peligroso de ajedrez cuidadoso y calculado, donde las alianzas estratégicas guían su camino.

La feminista africana moderna se parece a quien sea y como quiera que sea, a la persona que es más cómoda para ella. Ella no busca la autoafirmación, sino que se esfuerza por sobresalir a su manera.


Mich Atagana

Blogera, periodista y feminista sudafricana. Referente en el continente. Puedes leerla en http://globemich.com

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.