La Niña de Mallorca y el Racismo Inverso por Iker Jiménez

Afroféminas, nos ha llegado este vídeo y os proponemos debatir sobre esto. Nuestra posición es la siguiente: 

Si las personas que cometieron las faltas eran inmigrantes, eso no era razón para que no se juzgara con toda la contundencia. Si se cree que es diferente, entonces se está siendo condescendiente y por tanto microrracista.

Por otra parte aún no entendemos por qué los medios de comunicación necesitan decir la nacionalidad u origen de las personas que cometen una falta, teniendo en cuenta que ese dato es anecdótico. Lo que lleva a delinquir a una persona no es su origen sino su escasa educación. Esa es la razón por la que podemos encontrar buenas personas en todos los sitios al igual que delincuentes.

Nos hubiese gustado que Iker aclarara esto, de lo contrario está haciendo lo mismo que critica. Sus palabras podrían generar xenofobia porque no es claro, directo ni justo con el inmigrante que nada tiene que ver con la delincuencia y que lejos de quitar trabajo, lo genera y trae muy buenas ideas al país. Nos sorprende que no haya hablado de ellos. Se quedó muy corto nuestro querido Iker Jiménez.

Y vosotrxs, ¿qué pensáis?

 

3 Respuestas a “La Niña de Mallorca y el Racismo Inverso por Iker Jiménez”

  1. Me da mucha lástima que se mezcle la raza en todo. ¿Qué tiene que ver que el agresor sea de una procedencia u otra? No me entra en la cabeza.
    Se pierde de vista lo importante: unos niños de 14 años han machacado a una niña de 8, en el patio de un colegio con total impunidad.
    Algo que deja en evidencia lo que todos los que tenemos hijos escolarizados sabemos: en los patios no hay control. Es horario lectivo y parte muy importante de la formación de nuestros hijos y, sin embargo, es cuando menos vigilancia tienen.
    Y por poner un ejemplo, en el colegio de mis hijos se juntan 300 alumnos en el recreo y hay TRES profesores vigilando. El resto, en el bar tomando café.
    Y ojo, que ese ratio es el que tienen por normativa y lo cumplen a rajatabla. Algo que es legal, pero que el sentido común dice que es insuficiente.
    No es que en este caso en concreto el colegio se lave las manos porque los agresores son de otras “etnias”. Es que no quieren admitir lo que hacen mal.
    Y no lo quieren admitir ellos, ni la consejería, ni el gobierno… Porque sería admitir que nuestro sistema educativo no funciona, que sus normativas son una porquería y que se necesita una verdadera revolución en las leyes para que estas cosas paren.
    Y mientras tanto, alguien como Iker Jiménez, personaje público con cierta repercusión, deja un mensaje como este para que muchos de los “yo no soy racista, pero…” le digan cuánta razón tiene. En fin.
    Triste. Muy triste!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.