¿Qué y cómo regalar?

juguetes para regalar_Afroféminas

“A ti nunca te gustó jugar con muñecas”, me dice mi madre. Es difícil auto analizarme con carácter retroactivo, la verdad, pero, a mis 34 debo decir que no me sorprende. ¿Cómo me iba a gustar si ninguno de esos “bebés” se parecía a mí? Y, por otro lado, ¿por qué tendrían que gustarme?  ¿por el hecho de ser niñA?

 

Curiosamente, ahora sí me agradan. De manera natural, con la edad, sin pensarlo, sin cesar, comencé a comprar muñecxs en mis viajes: Nicaragua, Canadá, Lituania, China, Sudáfrica… Ya no jugaría con ellxs, pero podría resarcirme de mis reflejos ausentes  y me servirían para acordarme de cuán grande es el mundo en cuanto a fenotipos y culturas se refiere… 

Lxs que vengan después, niños o niñas, al menos en mi hogar, tendrán muñecxs igual que  ellxs y también diferentes, como debe ser. Y no lo digo yo sino Augusto Nkoni, el pedagogo al que hemos entrevistado en Afroféminas para tratar un tema de lo más recurrente en estas fechas: los regalos navideños para los más pequeños. Lo haremos desde un punto de vista cuantitativo, cualitativo, de género y de etnia. 

Comencemos:

CANTIDAD

Cada vez existe mayor controversia ligada a los regalos navideños en términos cuantitativos … Dinos, ¿cuándo es demasiado?

Cuantificar es complicado. Depende del tipo de regalo. En términos emocionales, un niño o niña es igual  de feliz con dos que con cuatro regalos si esos dos regalos son de calidad. De modo que es más importante la calidad que la cantidad así como el hecho de que los padres sepan el regalo que es más conveniente para sus hijos e hijas. Otra cosa bien diferente es la manera en que los medios de comunicación  educan a los más pequeños generándoles enormes necesidades materiales.

¿Mejor mucho o poco? 

Vuelvo a la idea de cantidad y calidad. Lo que está demostrado que debe ser mucho es el afecto que los más pequeños necesitan.

¿El regalo debe exigir una contraprestación por parte del/ de la niño/a? (comportamiento, buenas notas, etc…)

 Sí, de hecho es bueno establecer las expectativas previamente a la consecución de premios.  Eso aumenta la motivación extrínseca. Por otra parte, hay niños y niñas a los que no se les puede exigir determinados comportamientos debido a las carencias que tienen (síndromes, dificultades…), por lo tanto los padres deben establecer expectativas que sean reales.

En España llevamos años padeciendo una fuerte crisis económica, ¿es bueno que el/la niñx lo sepa de cara a sus exigencias navideñas?

 Es bueno que el niño/a sepa desde pequeño que no siempre puede tener todo lo que desea, y que a veces hay tiempos más complicados. Dependiendo de la edad del menor y la personalidad, su egocentrismo puede ser un impedimento en la aceptación de esta idea. 

¿Sólo caprichos o también regalos necesarios (los típicos calcetines, por ejemplo)?  ¿Además de o en detrimento de?

Ni sólo caprichos ni sólo lo necesario, porque ambas cosas son a veces necesarias.

Bien canalizado por parte de los padres, yo diría que “además de”, en el sentido de premio extra. La recompensa por el buen trabajo puede estar acompañada por un premio extra. Salvando las distancias, sería como un pequeño sobresueldo por el buen trabajo. Je, je.  El conductismo, con sus aspectos positivos y negativos, es una teoría esencial para entender la conducta humana.

CALIDAD

GÉNERO

¿Es fácil escapar a la construcción social del género en el caso de los más pequeños? 

Depende de los padres. Los tiempos han cambiado, pero en un porcentaje alto, hay roles asociados en casi todos los aspectos de la sociedad. Respondiendo a la pregunta, no es fácil.

¿Cuál debe ser la posición de los padres y las madres? 

Educar a sus hijos e hijas para que crezcan sin sesgos y vean la diversidad como algo normal.

Centrándonos en esta época de bombardeo publicitario ¿Existen anuncios para niños y para niñas? ¿Y juguetes para niños y para niñas? 

Por supuesto. Eso está pensado, medido y estudiado por las grandes corporaciones. Lo normal es que el niño quiera un superhéroe y la niña una muñeca o cocina. Que sea así no significa que sea correcto.

Si un niño pide una cocinita y una niña un coche (cayendo en el topicazo), ¿debemos interferir en su decisión? ¿Puede generarle problemas con el resto de niñxs, precisamente por esa construcción social que es el género, apoyada por la publicidad? 

En mi opinión, no debemos interferir porque frenamos un deseo, lo cual genera frustración. En un mundo ideal, el hecho de que un niño tenga una cocinita no debería general problemas sociales, pero en la realidad eso está visto como raro. Por ello, los padres, aún dejando libertad a sus hijos para escoger, deben estar atentos a los efectos sociales que ello puede generar. Siempre es conveniente la comunicación y conversación por parte de los padres con las personas que interactúan con sus hijos.

¿Es bueno que sean los padres y las madres los/as que rompan la dictadura del género regalando artículos tradicionalmente asociados al sexo opuesto o es preferible dejar que sean ellxs, lxs niñxs, los que elijan?

La labor de los padres es de informar a sus hijos e hijas de las opciones que hay en la elección de artículos, de transmitirlos que cualquier elección es buena, y de mostrarlos su apoyo en la elección que tomen.

¿Por qué es positivo que un niño juegue con muñecas y una niña con trenecitos? 

Primero por el simple hecho de jugar, lo cual en los más pequeños favorece la exploración, el descubrimiento del mundo que les rodea y desarrolla su motricidad. Por otra parte, normaliza hábitos y desmitifica concepciones sobre juegos y sexo. Si todos los niños y niñas jugaran con frecuencia tanto con muñecas, cocinas, coches, héroes, trenecitos …etc, y los medios de comunicación no dieran una imagen sesgada de juego y sexo, quizá algunas de estas preguntas no serían ni necesarias.  En definitiva es una cuestión de educación.

ETNIA

A día de hoy, prácticamente, todos los países cuentan con una población mixta en términos de etnia,  ¿dirías que existe un reflejo de esa diversidad en los juguetes? ¿y en la publicidad de dichos juguetes?

Hay más diversidad que hace 20 años, pero aún estamos lejos de poder decir que hay una amplia diversidad de juguetes. Si lo analizamos en porcentajes nos damos cuenta de un hecho: una amplia mayoría de los juguetes  tienen apariencia caucasiana.

¿Por qué es bueno que un/a niñx juegue con muñecxs de su misma etnia? ¿Y por qué es positivo, también que juegue con muñecxs que no lo sean? 

Al jugar con muñecos de su misma etnia el niño/a proyecta la imagen de sí mismo en algo con lo cual se identifica, lo cual genera familiaridad y seguridad. Por otra parte, y como expresaba anteriormente, jugar con muñecos de etnias diferentes  educa en la imagen que los niños crean del mundo. Y más si tenemos en cuenta que en determinadas edades la imaginación de los más pequeños casi les lleva a tratar a los muñecos y juguetes como si fueran reales.  Es tan sencillo como pensar así: hay gente que se parece a mí y gente que es diferente, y me lo paso de maravilla con ambos. Eso es genial.

Esta pregunta me lleva a pensar en la educación multicultural temprana.

Y, al contrario, ¿es negativo que ÚNICAMENTE juegue con muñecxs de su etnia  o de una etnia que no sea la suya? ¿Por qué?

En la mayoría de los casos, las palabras únicamente  y diversidad no se llevan bien, de modo que si tuviera que elegir entre positivo o negativo diría que es negativo. Si no tuviera que elegir diría que no es enriquecedor para su educación debido a que reduce o limita la visión que el niño/a se crea del mundo.

Los efectos de la pregunta que haces dan para un monográfico.

Tú eres español, igual que yo, cuando era pequeña no había muchas opciones y casi el 100% de mis muñecxs fueron blancxs , rubixs y con el pelo liso. ¿Crees que España ha cambiado en ese sentido? 

Ha cambiado porque hay más diversidad, pero al mismo tiempo me pregunto:

¿Qué valor real da la sociedad al hecho de tener muñecos diversos? ¿Qué porcentaje de muñecos de diferentes etnias hay?

¿Quiénes de los que anuncian creen de verdad que es beneficioso que los niños jueguen con muñecos de diferentes etnias? ¿Qué porcentaje de padres y madres lo creen así y lo transmiten a sus hijos e hijas?

El factor socio-económico juega un papel importante. Es obvio que el que ofrece el producto está pensando en las características del consumidor.

¿Algún consejo más para los padres y las madres? 

La manera en que educan a sus hijos e hijas es clave para la imagen que ellos se crean de la sociedad, de modo que les animo a  educarles en la libertad de elección, en dar importancia a cosas que no son materiales, y en crear hábitos y costumbres que favorezcan el tener una sociedad más diversa.  Los padres también pueden ser modelos de referencia para sus hijos y ”predicar con el ejemplo”.

Me alegra ver que hay padres que regalan a sus hijos e hijas cosas como libros, juegos culturales, películas interesantes, tickets para visitar  sitios de sus ciudades…etc.

psicopedagogo_AfroféminasAugusto Nkoni Ada es pedagogo, maestro, educador social habilitado y músico. Vive en Kansas City (Missouri), donde trabaja como maestro de español e inglés en el colegio de inmersión ”Foreign Language Academy”. Aparte de su labor educativa en un centro escolar, actualmente está desarrollando un proyecto educativo-musical enfocado a educar en valores a los más jóvenes a través de la música.

Email: nkoniada@gmail.com

 

Lucía_AfroféminasAutora: Lucía Asué Mbomio Rubio

Más

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s