Mi pelo malo. Testimonio de una joven de 18 años

Dieciocho años. Chica. Negra. Española. Todas las papeletas para ser la típica niña insegura que se alisó el pelo cuando fue lo suficientemente “mayor”(es casi un ritual que esperas desde chiquitina) para que nadie más se metiera con ella.

-¡Por fín seré guapa, mamá! Ahora tendré un pelo bonito.

La primera vez que fui con mi pelo natural al colegio, mi pelo que parece un planeta entero, que representa un continente; mi pelo, que tiene tanta historia detrás, infinidad de trabajo previo antes de salir de casa (antes se rompe el peine que estos rizos) me señalaron, se rieron, y no se quisieron acercar a mi lado.

-Qué tengo, mamá. Quiero ser blanca, mamá.

La primera vez que llevé dos coletas maravillosas, entré en el comedor y ocurrió lo mismo: diferente escenario, misma sensación de mierda:

-¡Parecen pompones! Qué graciosa.

-¿Si te estiro fuerte te duele?

Claro que me dolía, joder, por dentro y por fuera. Toca mi corazón.

-Por favor, no me sueltes el pelo, mamá.

Llevé trenzas toda mi vida y cada vez que el pelo tenía que descansar, mi madre me las quitaba y estaba durante una semana sin ellas.
Y lloraba el Atlántico entero: esos cinco días de colegio los pasaría aguantando miradas, esperando a que me exploraran el pelo los “curiosos”, que lo compararan con el pelaje de los animales.

-¡Eres la oveja negra! Ja ja ja.

Pero llegó el día, mamá. El día de sentirme una más, no la otra, la desplazada, la diferente. Una como esas con cabello de ángel, las que salen en la televisión, las películas, cuando pones “mujeres bellas” en google.

Y porque no podía cambiar mi piel.

La primera vez que fui al colegio con mi pelo recién alisado, todo fueron elogios, vitoreos, qué guapa estás, Paula.

Pero llegó el otoño, y mientras las demás chapoteaban bajo la lluvia y compartían momentos con los demás, no podía evitar ponerme la capucha y abrir mi paraguas. ¡Parecía sacada de la serie H20!

Después vino el invierno, y vuelta a hacerme un moño-nido-pájaro o dos trenzas para que no se me encrespara el pelo que había estado lavando-secando-planchándome durante tres horas.  Porque no fue sólo ponerme la crema de alisar, chicxs, tener un pelo igual que el de mis amigas suponía un cuidado extra que estuve seis años cargando a las espaldas, con ayuda de mi madre. Rutina champú-mascarilla-sérum-secador-plancha-serum-tubi.

foto mi pelo malo

Las horquillas se volvieron mis mejores aliadas, ¡nada de rizos, mejor un pelo relamido!

Y del verano ya no digo nada y lo digo todo (playa, piscina, globos de agua…Y yo deseando que no me volvieran a llamar fea, ni sentirme yo fea, así que ¡hoy no toca lucir pelo, Paula, hoy toca moño!)

De vez en cuando me ponía espuma y me lo dejaba así, con un rizado “apropiado”, ¿me entendéis? No natural, no, un rizado caucásico, un rizado del que no se burlen. Un rizado que aparente ser de chica blanca. Un rizado que me lo podía permitir. Y, aun así, empecé a ver a la gente en “las que dicen que les gusta mi pelo así también” y “las que me dicen que estoy más guapa de la otra manera”. Ni por esas…

Pero me apellido Valiente, chicxs, como lo oís, y me gusta esta desgracia de querer hacer honor a mi apellido. Me gusta que, si me tienen que halagar por algo sea porque el apellido me venga como anillo al dedo. Así que, hace seis meses, me envalentoné. Me quité los estándares de belleza, los insultos que recibí, los complejos, las personas a las que no les gusto como soy en mi totalidad de la espalda y me hice trenzas.

Y voy por la tercera vez que me las han vuelto a hacer.

150+150+120= 420 euros.

¿Tan caro me tiene que salir, de verdad, sentirme bien conmigo misma?

¿Tanta lucha?

¿Todavía se preguntan por qué Katy Perry con trenzas es apropiación cultural y no toda la comunidad afroamericana intentando adaptarse a los modelos establecidos de belleza alisándose el pelo porque quieren vivir en paz?

Ignoramos muchas cosas, muchas, y así se hace daño, se aplasta el trabajo de otro.

No puedes simplemente colocarte un hiyab porque es carnavales, porque no es un traje. Es un símbolo, y lleva consigo esa carga.

Estoy cansada, triste, y cabreada.

Y tengo miedo.

Porque soy consciente de que las trenzas no son para toda la vida, ya no sólo por coste económico, sino por orgullo, por quererme, y por dar una lección al patriarcado que hace que artistas negrxs, entre ellas Beyoncé, se hayan aclarado la piel a base de cremas.

Porque el negro asusta pero si eres Rita Ora te follaba porque eres blanca, sí, pero con rasgos de negra.

Llegará el día en el que me quitaré las trenzas.

Cuando esté preparada.

Porque no sé si me seguirán queriendo si lo hago, o lo que les costará quererme, o lo que querrán conocerme. Y sé lo fuerte que suena esto, pero es lo que siento, y legitimo mi derecho a sentirme mal conmigo porque estoy segura de que hay gente como yo.

Hola, no te voy a decir que te quieras, te voy a decir que te cuides, y que te dejes tu pelo cuando quieras.

Que no lo hagas si no quieras.

Y que yo no te tengo que decir nada.

Porque, como bien dice Sensei Aishitemasu en el vídeo, “se trata de un viaje de la recuperación de mi propio cabello. No es sólo pelo”.

Hasta entonces, qué bien sienta la lluvia.

Mi pelo malo

Autora: Paula Valiente

foto portada: https://es.pinterest.com/pin/384565255659706772/

 

28 comentarios

  1. Tan fuerte y tan real. Las mujeres del mundo entero da igual el color, vivimos encorsetadas en una serie de normas sociales, si quieres estar guapa tienes que sufrir. Se podían meter esa frase por el culo!!!. Si quieres ser guapa tienes que querete tal y como eres. Cuidarte y arreglarte no es sinónimo de cambiar tu aspecto, tu pelo, tu piel….. Lo que hace esta sociedad con las mujeres es una auténtica aberración, y las peores jueces y verdugos somos nosotras mismas. Hace dos años q me deje las canas largas, y la presión social para que me tiñera fue tremenda, a día de hoy a mi hija en segundo de infantil ya le machacan sus amigas con el pelo. Tienen 4 años y ya aceptan el dogma de que el pelo liso y rubio es el mejor. Ayer fue con el pelo suelto, hacia meses q no quería ir así, 4 años repito. Por supuesto le dijeron que no les gustaba. Pero hoy ha vuelto con su melenaza y su barbilla bien alta. Con ese pelo q atrapa al viento y lo deja enredado, con esos rizos que guardan secretos y su mama los trenza para que no se escapen. Allí en el fondo le escondo que la quiero, que se quiera, que es la más guapa, para q luzca con orgullo su raza.

    • La persona que ha comentado antes que yo tiene razón, pero pienso que una de las cosas que la autora pretende denunciar con este artículo tan increíble es que por desgracia el color todavía dista mucho de dar igual, y por supuesto que todas las mujeres sufrimos la presión social pero aún más las que caen en ciertas categorías (las no blancas, las indígenas, las gordas, las viejas, las no hetero, etc).

      Desde luego, a la escritora su apellido le viene como anillo al dedo 🙂

      • Tienes toda la razón, no se puede comparar, tampoco quiero. Todas las mujeres tenemos q obedecer los patrones de belleza y modificar nuestro aspecto hasta lograr encajar en la sociedad, sólo si hacemos eso obtendremos el éxito social. Pero en el caso de las afrodescendientes la realidad es todavía más cruel porque los cánones de belleza son blancos, con lo cual tienes q rechazarte a ti misma, ni vale el pelo, ni la piel, ni el físico. Y además te lo hacen saber desde bien pequeña, desde la misma infancia, machacando tu autoestima, haciéndote odiar tus raices. Todo es !!!Mentira!!!, ojalá ninguna niña tuviera que aguantar toda esa mierda. Los cánones de belleza de la supremacia blanca es el esclavismo del siglo XXI, africanos, asiático, latinos, y los propios europeos estamos inversos en una homogeneización, en una anulación de las personalidades, las singularidades y las diferencias. Lo blanco no es mejor ni más bonito y encima se mueren de envidia (nos morimos de envidia, puntualizó porque soy blanca). Deberíamos coger esos cánones y hacer una hogera con ellos, lanzárselos a la cara al imbécil q se los inventó. Lucir nuestras singularidades con orgullo es la primera forma de decirle al mundo q todos somos bellos tal y como nos hicieron, sin modificaciones.

  2. Buuuuf, simplemente me encanta. Duro y real como la vida misma. Soy afroespañola, de 23 años y desde hace unos meses llevo mi pelo natural. Me he pegado prácticamente toda la vida llevando trenzas o extensiones para ocultar (y sí, digo, ocultar) ese cabello al que consideraba una desgracia. Pero hace unos meses me harté. Me harté de tener que gastarme un dineral para sentirme guapa. Más bien, para que otros me vieran guapa. Me harté de tener que sufrir cada tres meses para colocarme unas extensiones que cada día me molestaban y me pesaban más. Y qué decir de las luchas diarias con las horquillas para intentar ocultar mi pelo natural cuando el cosido se iba para atrás. Batallas de dos horas delante del espejo para lucir “decentemente” ante los ojos de la sociedad. ¿Y ahora? Ahora llevo el pelo corto, casi rapadito porque poco a poco va creciendo. Y no puedo sentirme más feliz. Fue un cambio muy brusco y al principio lo único que podía decirme es: Estoy fea, parezco un chico. De vez en cuando aún me siento insegura cuando camino por la calle. Sobre todo si he olvidado ponerme esos enormes pendientes que me den un toque de feminidad. No soy tan valiente…

    Estoy en un proceso en el que mi pelo y yo nos estamos conociendo y reconciliando. Porque sí, nunca le había dado la oportunidad. Siempre lo había repudiado. Y a pesar de los “altibajos” no puedo sentirme más feliz. Es más, cada día me voy sintiendo un poco más libre y más a gusto conmigo misma. Es un proceso largo pero mi pelo y yo estamos trabajando en ello. Mi más sincera enhorabuena para la autora del artículo porque refleja de una forma muy sentida una realidad que muchas sufrimos en silencio. Y que otros ignoran o minusvaloran. Me ha gustado mucho el artículo, de verdad =)

    • Enhorabuena por vuestros logros! freedom nuestro caso es similar y cómo tú una manera calmada que hemos encontrado nosotras es llevar un corte bonito, puedes empezar con un corte asimetrico. Mi hija de 12 años todavía no esta con energía para emprender las rutinas que requieren una melena afro y tiene claro que las trenzas no le resultan cómodas, solo se las hice cuando era pequeña.
      Hemos encontrado la solución llevarlo corto. Ver a Lupita Nyong’o y a otras mujeres con pelos cómodos creo que le ha servido para aceptar y asumir que “las mujeres no siempre tenemos que llevar el pelo largo” uno en el que nos gustemos y nos sintamos lo más libres posible.
      Cuidado con esas palabras que dijiste “Estoy fea, parezco un chico” ¿Porque para ser mujer tenemos que llevar el pelo largo? propongo que nos liberemos de todas esas cargas que nos colocaron y nos colocamos todos los días. Si queremos manifestar nuestra femineidad estamos en nuestro derecho y sino también. Al hablar, caminar, elegir nuestra forma de vestir aportamos mucha información de nuestro sexo.

  3. Se lo que es sentir eso yo también lo he pasado…. De hecho he realizado muchas cosas en mi cabello desde keratina a alisado americano es horrible … Y estoy en el proceso de dejarlo crecer al natural

  4. Soy una más que ha pasado por esa fase. Al final pienso que el problema está en que nos centramos en juzgar a las personas por fuera, en lugar de por dentro, a la misma vez nosotras nos damos esa importancia también, por que convertimos sus pensamiento en nuestros. Cuesta mucho ver con claridad, pero cuando una pasa del odio al amor con su pelo, yo al menos, veo las cosas distintas, y me siento distinta, me siento YO. Cuando una misma es feliz consigo misma, la gente lo ve y lo siente.A día de hoy miro mis fotos con pelo liso, y por una parte me cabrea todo el proceso, sufrimiento físico y psíquico que me ha hecho pasar esta sociedad, y me veo otra yo, una chica insegura y ”horrorosa”, jaja.
    En esto, tenemos que ayudarnos y apoyarnos unas a otras.
    BE NATURAL & HAPPY! 🙂

  5. Hola, me ha encantado todo lo que has escrito me he sentido identificada en todo y yo tambien hace unos años decidi dejarme de permanentes y ir al natural y me parece que es la mejor decision que he tomado en mi vida. un beso.

  6. Me encantó! Pero no solo es el color de piel, yo por ejemplo soy blanca con cabello super rizado(puertorriqueña) y durante tantos años vivi bajo la sombra de quere alisar mi cabello para tener la aceptación de los demas. Incluso de la propia familia que te inculca el discrimen hacia tu propio cabello. Siempre escuchaba la misma frase “tiene el pelo malo”… Saben que? A mi edad me libere de los estigmas de la sociedad, me recorte todo el cabello alaciado y con mucho orgullo llevo ahora mi cabello en su rizo natural! Arriba chica! A llevar los rizos con orgullo!

  7. Tengo 23 y desde los 15/16 dejé el desrizante…a veces hay que ser valiente y aceptar lo que tienes, la cara que tienes con tu pelo natural, que la gente te pregunte, te lo toque (es ignorancia).

    De pequeña era un poco traumático, me sentía como un chico, pero llegó un momento (1º bachiller) en que asumí el papel de ‘gracias a mi, esta gente verá a personas como yo (mi color, mi pelo) de manera diferente, como personas normales’.

    Me pasé años sin soltarme el pelo, siempre coletas altas, que sinceramente, me quedaban genial!
    A día de hoy lo llevo suelto 6 meses, y trenzas 6 meses, así cambio de look, me costó pero dejar el desrizante hace años fue lo mejor que pude hacer por mi pelo y mi autoestima.

    Mi padre (que es blanco) me dijo una vez, cuanto más rechazas a la naturaleza, más fuerte regresa.

    Aunque a tí no te guste del todo… no es valiente seguir ocultándote tú misma, a tí misma.
    La gente de tu al rededor se sorprenderá, pero al final, les encantará… y créeme, hay pocas cosas más satisfactorias que marcar la diferencia 😀 hay que empezar a apreciarse!

    • Ole y ole.. La verdad es que yo, como hombre blanco, adoro ese pelo afro. Me parece soberbio, bello y da un toque muy especial a una mujer. Me gustan los pelos lisos, rizados y de todas las maneras, pero sobre todo me gusta ver una mujer luciendo su belleza natural. Tened esto en cuenta y dejaros de complejos. Un fuerte abrazo a todas las mujeres valientes!

  8. dios amo esto!! soy colombiana y aca aunque ultimamente es mas “normal” ver negros con afro es muy dificil para mi cambiar mi estilo de vida porque tener el cabello natural bien tratado no es cosas de niños y estoy decidida a hacerme el gran corte despues de leer este tan alentador texto gracias

  9. Pues no entiendo porque tantas críticas hacia ese tipo de pelo a mi me encantaaaa y envidio mucho a las negras por sus rasgos físicos tienen que estar orgullosas de ellos no avergonzadas

  10. aver yo vivi algo similar pero con una pequeña matizacion mis padres no era negros sino blancos y no sabian como peinarme asique por narices cuando llege ha la adolescecia me hacia trenzas yo sola y cuando podia me hacia yo sola los desrrizados . Me los sigo haciendo en la acutualidad pero no lo veo como un estereotipo de mi misma con el pelo largo como las chicas blancas solo me gusta el pelo liso , aparte tego una niña y tiene el pelo rizado mas bonito del mundo es mitad afo mitad canario jijij es mulata ,y ha todo el mundo le encanta el pelo de mi hija pero es un rizo mas suave el mio es mucho mas duro ,varia en la gente el gusto por el pelo rizado si es un pelo rizado afro total te dicen: menudo trabajo todos los dias pa peinar ese pelo . pero si es un rizo mas flojo lo ven precioso es increible

  11. Yo no soy negra, soy blanca, española, pero con pelo rizado, no es el mismo rizo pero he pasado por eso de odiar mi pelo, llevarlo lo más estirado posible, alisarmelo, etc.
    Hace unos años me fui a vivir a Santo Domingo y allí aprendí a querer mi pelo natural tan sólo de ver como allí maltratan su pelo para alisarlo, van a la peluquería varias veces a la semana para peinarse su pelo lisito, y a ese tipo de pelo rizado, afro, el pelo que tienen la mayoría de dominicanas, lo llaman pelo malo, como si hubiese pelos malos o buenos…simplemente es nuestro pelo natural, unas personas lo tenemos rizado, otros liso, pero eso no quiere decir que sea mejor o peor.
    Estando allí descubrí un blog llamado Miss rizos, os lo recomiendo, están luchando en República Dominicana para que se deje de discriminar a las personas por su pelo, Ya que allí en muchas empresas exigen llevar pelo liso.
    Muy buen artículo.

  12. Pues dejame decirte, que tienes un pelo precioso!! Y que en ningun momento debes esconderlo, quierelo tal como es!! Tal vez en el colegio, los ninios (lo siento, vivo ahora fuera de Espania y no tengo enie) fueron crueles contigo, pero los ninios son asi, y muchas veces es por desconocimiento y ver algo que se salga de lo habitual, ten en cuenta que por Espania, no se suele ver un pelo tan rizado como el tuyo, y eso llama la atencion.
    Mira, yo soy pelirroja, mi pelo es en Espania tan poco habitual como el tuyo, y creeme, tambien me han dicho lo feo que es y tal (a mi por color), incluso cuando voy a Espania y quedo con amigas, no paran de decirme, que me tinte de un color oscuro, y ademas casi se ponen en plan de que les de las gracias por “aconsejarmelo”, porque es un gran consejo y estare “mas guapa” que con una zanahoria en la cabeza (si, es de esos pelirrojos endemoniadamente naranjas el mio). De mas joven, incluso una llego a decirme que las pecas que yo tengo son defectos. Y habitualmente me critican por estar mas blanca que una pared.
    A mi antes me importaban mucho estos comentarios, me he quemado varias veces en piscina o plata por intentar broncearme como ellas (sin exito, solo me he llevado quemaduras hasta con alguna ampolla que dolian mucho) incluso lloraba por que siempre “me senti y aun me siento diferente” a todos.
    Pero ahora me siento diferente en el buen sentido, claro que lo soy, y que? Soy una minoria dentro de la gran masa de “todos iguales”. Somos dos unicornios entre caballos!!
    Creeme, tu y yo, llamamos la atencion sobre el resto, y somos preciosas tal como somos, todas la mujeres lo somos, que seria del mundo si tod@s fuesemos iguales?

  13. Te felicito, por tener la valentía de enfrentarte al mundo.
    Tienes toda la razón, yo estoy pasando por lo mismo. Soy Dominicana , y a pesar de que en mi país casi todas tenemos el pelo crespo queremos aparentar lo que no somos.
    Estoy aprendiendo a conocer mi cabello y aunque se rían de mí, me discriminen y me señalen dejaré mi pelo crecer naturalmente. Gracias por darnos ánimo para seguir pa ‘ lante , firmes- pelo malo.

  14. Uuouu. Me has tocado el corazón con tu historia y me he sentido totalmente identificada. Felicidades y cuando tu estés preparada será el momento. Se feliz por encima de todo porque tu eres lo primero siempre. Besos y bendiciones

  15. El dictado de las mayorías es enorme, implacable e intratable, pero quien te haya de querer te querrá; de eso puedes estar segura. Con el pelo de una forma o de otra. O sin pelo.
    Y sí que sienta bien la lluvia, sí…
    ¡La lluvia es Vida!

  16. La belleza es un estereotipo creado por la Sociedad..Dejemos esos hermosos cabellos afro ,libres en su naturalidad..Amarse a si mismo tal cual somos en esta historia. Difícil tarea pero no imposible.

    Raza superior la que posees Paula

  17. Te entiendo yo soy blanca pero también tengo un cabello horrendo, esponjoso, feo, gasto mucho en alisarlo y cortarlo es muyyyyy abundante y también soy blanco de burlas, chistes comparaciones crueles y me han quemado el cabello por maldad por burla, estoy tan deprimida, no sabes, ahora quiero volver s mi cabello original y no volverlo a arruinar con alisados ni planchas y me valdrá madres lo que me digan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s