Los eternos niños

8a8959acb7f0e9be0eb34e758699b9b7

Llamo así a los guineanos. Parece ser que necesitamos que venga siempre gente de fuera para enseñarnos y protegernos.

No somos humildes ni capaces de reconocer nuestros errores, pedir perdón, y arreglar las cosas entre nosotros. Siempre confiamos más en los que vienen de fuera que en nuestros propios hermanos. De hecho, un extranjero tiene más derechos y cobra mucho más en Guinea que los propios guineanos. No digo que se rechace a los extranjeros, creo que me entendéis. Si uno no es nadie ni tiene derechos en su propio país, ¿dónde los va a tener? Los europeos vinieron en siglos pasados para «civilizarnos»; ahora vienen porque les llamamos. Entonces no nos quejemos del neocolonialismo.

Escrito por: Padre Faus (Faustino-Esono Nguema Ankara)

5 Respuestas a “Los eternos niños”