Querido hombre negro

Wesley Snipes por Nigel Parry
Wesley Snipes por Nigel Parry

Ayer por la  mañana me senté frente al ordenador pensando en escribir un artículo que no era este. Por esas cosas de mi mente dispersa acabé echándole un vistazo a mi página de facebook y encontré que dos usuarios habían compartido en sus muros una publicación que llamó mi atención.

Por lo visto una mujer de raza blanca que vive en los Estados Unidos y mantiene una relación con un exitoso hombre afroamericano, se quejaba del hecho de que percibía que su relación parecía molestar a las mujeres afroamericanas, y continuaba señalando que consideraba que existía una preferencia clara y manifiesta de los hombres negros hacia las mujeres blancas por encima de las negras. Es más señalaba que su novio le había dicho expresamente que esa preferencia se debía al hecho de que las mujeres negras solían ser dependientes económicamente,  de carácter agresivo, de apariencia fuerte o gorda  y venir cargadas de hijos.

Para empezar, no creo que la realidad afroamericana sea  extrapolable a todos los territorios donde existan poblaciones negras conviviendo con blancos, pero quizá por el hecho de ser precisamente esta, la población afroamericana, la que más rostros afrodescendientes conocidos  tiene a nivel mundial,  me parece un buen escaparate para abordar ciertos temas.  Así que bucee en internet un rato introduciendo nombres de afroamericanos conocidos (artistas, deportistas, empresarios…políticos) y ups..¡vaya!, quizá tuviera  razón la mujer blanca de la publicación, ya que en efecto muchos de los rostros masculinos afroamericanos  famosos, resultaron estar  casados con una mujer blanca y en el caso de los que estaban casados con afrodescendientes, debo decir que la mayoría  eran de piel muy clara y pelo liso.

12ee9df724dc39f30c820b1d8ca00a43

Picada por la curiosidad, busqué información por internet respecto al tema  y compartí durante el resto de la tarde varios whassaps con algunos  amigos y conocidos,  tanto hombres y mujeres afros, como con  dos hombres blancos, con relación a este tema. Confieso que no me gustaron los resultados, ya que por lo visto los argumentos que la mujer blanca de la publicación ponía en boca de su novio afroamericano podrían ser compartidos por numerosos hombres afro, aparte de otros calificativos hacia la mujer negra  como «materialista» e incluso «con problemas de higiene». Me llamo la atención que sin embargo los hombres blancos culpasen a los estereotipos sobre la mujer negra o a cuestiones de aceptación social y familiar, el hecho de preferir mantener relaciones de parejas con mujeres blancas frente a las mujeres negras.

Generalizar siempre es un error. Así que no voy a pretender dar por verdad absoluta las conclusiones a las que me han llevado la información recabada ayer, pero como mujer negra y afro, quiero compartir esta breve reflexión:

Querido hombre negro: Nunca me atrevería a decirte a quién tienes que amar. No creo que por compartir mi raza y muchas veces mi sino, me debas lealtad. No, no lo creo, pero no puedo evitar sentir ira, cuando oigo que desprecias mi realidad. ¿Por qué? ¿Porque está tan relacionada y entremezclada con la tuya? Yo no soy solo la negra. Soy la negra hermana, madre, esposa y amante del negro… Sabes ¿cuántas veces el yugo que buscaba aplastarte, me ha golpeado a mí? Yo soy consciente de que tu vida y tu mundo no es fácil y si nunca te lo he contado, déjame decirte, que tu dolor acabó  generando parte del  mío, tu miseria generó parte de la mía. Así que tú eres parte de ese equipaje que ahora rechazas. Si bien sé que nunca me lo  pediste, fui haciendo míos tu sufrimiento, tu dolor y tu lucha : padre, hermano, hijo…  porque te he  visto  enfermo, y pobre ,  y sin aliento, y  preso, y marginado, y avasallado y despreciado y sin futuro …y reconoce que por ti  he cargado más , mucho más de lo que debía porque muchas veces estabas tan derrotado que no podías ser padre, ni marido, ni hermano. Así que me tocaba a mi hacer camino y  quizá en él  mi carácter se agrio, quizá engordó mi cuerpo, quizá olvidé echarme  loción de rosas y probablemente necesitándote, volví a quedarme sola, con más equipaje todavía…O es que has llegado a pensar que amo sufrir, que amo cargar con familias enteras sobre mis espaldas, o es que no sabes que soy más, muchísimo más que eso. Y no te confundas, esto no es un reproche, te repito: te crie como madre, te apoyé como hermana y como hija, y me entregue a ti como mujer y como amante, porque te querría fuerte y libre, y si en tu libertad eliges no amarme a mí… conseguido. Pero no desprecies mi realidad, no insultes mi equipaje…Sabes en el fondo de ti, que si no merezco tu amor, me debes tu respeto.

La dirección de Afroféminas no comparte la opinión de este artículo, pero nos interesa conocer vuestras opiniones

Ana Lourdes EsonoAna Lourdes Nso Mangue es madre de 2 hijos y está estudiando derecho por la Universidad de Salamanca. España.

Más de Ana Lourdes:

http://afrofeminas.com/?s=Ana+lourdes+Nso+Mangue

38 Respuestas a “Querido hombre negro”

  1. La verdad me parece que eso es algo irrelevante, mujeres sucias hay en todo lugar, personalmente prefiero a las mujeres afro, porque son más decididas y tienen ese valor que otras no tienen. Se hacen respetar como raza y como personas, mi mujer es morena y aunque no es la Adonis si me respeta como pareja, se proyecta como persona y que puedo decir, es lo mejor que he encontrado, las mujeres blancas son también buenas personas porque yo soy de familia blanca pero lastimosamente hasta en las mejores familias hay todo tipo de discriminación. Hasta luego.