fbpx
miércoles, junio 12

Protestan en Ripoll contra el racismo y la censura de la candidata ultraderechista Silvia Orriols


Contra la censura, el racismo y el fascismo clamaban este jueves alrededor de un centenar de habitantes de Ripoll, quienes interrumpieron el discurso de la candidata fascista Silvia Orriols durante el pregón de la fiesta mayor y exhibieron en el balcón municipal el cartel que la alcaldesa de tendencia ultra había prohibido por la presencia de un velo. Silvia Orriols, también candidata a la Generalitat en las próximas elecciones por el partido xenófobo Aliança Catalana, ha estado retirando carteles en la localidad y multando a quienes los colgaban. Algunos manifestantes expresaron su preocupación por estar viviendo algo parecido a una dictadura.

A solo dos días de las elecciones al Parlament de Catalunya, numerosos vecinos de Ripoll han querido mostrar nuevamente su rechazo hacia la alcaldesa de tendencia ultra. Cerca de un centenar de personas se presentaron en el evento de apertura de las festividades luciendo camisetas con el diseño del cartel ganador del concurso de la fiesta, y se dieron la vuelta cuando la alcaldesa inició su discurso.

Varios vecinos se han infiltrado en el balcón del ayuntamiento y han desplegado una gran pancarta con el cartel ganador de la fiesta principal, que fue vetado por la alcaldesa de extrema derecha, dejando boquiabiertos a los habitantes de Orriols, algunos de los cuales intentaron en vano detenerlos. Tanto la alcaldesa como el concejal de cultura se vieron envueltos en un forcejeo con los manifestantes para retirar la pancarta reivindicativa. Posteriormente, la alcaldesa calificó la protesta como «vergonzosa» enrrabietada por que le habían privado su momento de gloria.

La candidata de Aliança Catalana vetó este cartel personalmente, así se lo hizo saber a la artista. El motivo, aparecía un personaje femenino que portava un pañuelo en la cabeza. La propia artista tildó esta decisión de islamófoba en declaraciones a este diario, ya que su idea era la de mostrar un pueblo diverso y tolerante.

Después la ciudad ha amaneció con reproducciones del cartel censurado. Silvia Orriols y su equipo municipal se han empeñado en retirarlos uno a uno, como se puede apreciar en un video que circula por las redes sociales. La propia alcaldesa ha confirmado esta acción y ha anunciado que ha comenzado el proceso para multar a los vecinos responsables de colgar el cartel, a pesar de haberlo hecho en lugares designados para ello. Algunos residentes afectados han contactado con este periódico para presentar sus quejas. La sanción que la alcaldesa podría imponerles podría ascender a más de 700 euros.


Las entidades antifascistas en Ripoll consideran crucial transmitir un mensaje unificado en contra de las posturas ultraderechistas de su alcaldesa. Por ello, también han repartido folletos calificando a Aliança Catalana y Vox como «dos caras de la misma moneda» y exhortando a los ciudadanos de Ripoll a no respaldar a partidos «xenófobos y fascistas». Orriols también enfrenta críticas de varias organizaciones de derechos humanos, la Sindicatura de Greuges, la Generalitat, el Gobierno de España y la Comisión Europea por obstaculizar el empadronamiento de inmigrantes en Ripoll. Además, ha sido multada por sus declaraciones racistas por parte de la Conselleria d’Igualtat i Feminismes. AGENCIAS


Si has sufrido racismo, o conoces alguien que lo haya sufrido, contáctanos. Podemos ayudaros.

Deja un comentario