fbpx
miércoles, junio 12

«Hate Songs»: Un viaje a través del odio y la redención en Ruanda

El cine posee la capacidad de adentrarse en las emociones más íntimas del ser humano, y pocas películas lo hacen con tanta audacia como «Hate Songs».


Nansi Nsue

El próximo 19 de abril llegará a las pantallas de cine la película del director y guionista Alejo Levis que transportará al espectador a la Ruanda de los años 90 para narrar la historia de la RTLM (Radio Télévision Libre des Mille Collines), conocida como la «radio del odio», que incitó al genocidio de la población tutsi durante el conflicto en el país africano.

Àlex Brendemühl, reconocido por su participación en películas como «Creatura», junto con Nansi Nsue, y Boré Buika, lideran el elenco de la película. En la trama, dos actores ruandeses (Nansi Nsué y Boré Buika) y un técnico de sonido belga (Àlex Brandemühl), se reúnen en abril de 2019 en la antigua sede de la emisora de radio (RTLM) clave en el genocidio ruandés de 1994 para ensayar el programa que transmitió a sus oyentes las canciones del odio que incitaron al exterminio. Con la intención de terminar de cerrar una herida aún abierta, verán que a medida que avanza el ensayo la reconciliación no es tan fácil como creían. 



El argumento original de «Hate Songs» es obra de Levis, quien coescribe el guion con la actriz, dramaturga y directora teatral Denise Duncan. La película, lejos de ser u mero testimonio de los sucedido, aborda el papel que juegan las potencias europeas en los conflictos africanos y muestra el peligro de los discursos de odio en los medios que hoy en día son, desgraciadamente tan frecuentes. El rodaje se llevó a cabo durante cuatro semanas en Bilbao y Kigali, y la película se presenta en inglés, francés y kinyarwanda, siendo este último el idioma principal en Ruanda.

La historia de la RTLM

La Radio y Televisión Libre de las Mil Colinas era una estación de medios de comunicación controlada por el gobierno, que desempeñó un papel significativo en la propagación del odio étnico y la incitación a la violencia durante el genocidio. En los meses previos al genocidio, la RTML transmitió mensajes de odio dirigidos principalmente a la minoría étnica tutsi, demonizándolos y retratándolos como enemigos del pueblo hutu.



Durante el genocidio, que comenzó el 7 de abril de 1994, la RTML desempeñó un papel crucial en la coordinación y la incitación a la violencia contra los tutsis. Transmitía consignas para incitar a los hutus a matar a sus vecinos tutsis, y proporcionaba información sobre la ubicación de los tutsis y cómo atacarlos.

“Los tutsi no merecen vivir. Hay que matarlos. Incluso a las mujeres preñadas hay que cortarlas en pedazos y abrirles el vientre para arrancarles el bebé. (…) Las tumbas están sólo a medio llenar.”

Mensajes como este se transmitieron a través de la RTLM. Una buena porción de la población, manipulada y deshumanizada, tomó las calles con machetes, matando incluso a niños, porque la radio se lo pedía. La incitación venía acompañada de datos de tutsis (dónde vivían o dónde se escondían).

El término «Radio de las Mil Colinas» hace referencia a la topografía montañosa de Ruanda y se usaba a menudo como apodo para la RTML. Este medio de comunicación influyó en la opinión pública y desempeñó un papel importante en la movilización de los perpetradores del genocidio.

Después del genocidio, la RTML fue cerrada y algunos de sus líderes fueron procesados por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR). La estación de radio y televisión fue ampliamente condenada por su papel en incitar y promover la violencia étnica que llevó a la muerte de aproximadamente 800,000 personas en Ruanda en solo 100 días. La RTML pasó a ser un símbolo oscuro de cómo los medios de comunicación pueden ser utilizados como herramientas para promover el odio y la violencia étnica.

La película

La propuesta de «Hate Songs» es fascinante y aborda temas profundamente importantes, como el perdón, la memoria, el poder de la palabra y la peligrosa influencia de las «fake news» y el discurso de odio. Al situar la historia en los antiguos estudios de la RTML, un símbolo del poder destructivo de los medios de comunicación durante el genocidio de Ruanda, la obra crea un contexto poderoso y evocador.

La radionovela de «Hate Songs» se basa en Musekeweya (nuevo amanecer), un proyecto que, desde 2003, utiliza la ficción radiofónica para aliviar las tensiones entre comunidades, difundiendo un mensaje reconciliador.



La estructura propuesta, que entrelaza la ficción con la realidad al incorporar casos reales de supervivientes, descendientes y perpetradores del genocidio, promete una experiencia narrativa profundamente conmovedora y reflexiva. Al reunir a representantes de los tres grupos étnicos clave involucrados en el genocidio, la obra busca crear un espacio para el diálogo y la comprensión mutua, desafiando las divisiones pasadas y fomentando la reconciliación.

La idea de trabajar con la dirección y la puesta en escena para traer el pasado al presente, recordando al público que las heridas del genocidio de Ruanda aún resuenan en el mundo actual, añade una capa adicional de relevancia y urgencia a la historia.

«Hate Songs» marca el debut cinematográfico del proyecto MUNDO CERO, una productora fundada por Ibon Cormenzana con la misión de generar contenido audiovisual con un propósito social en colaboración con organizaciones como ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Redacción Afroféminas


Deja un comentario