fbpx
miércoles, junio 12

La misionera que acabó con 105 niños ugandeses por negligencia médica


En el año 2019, se publicó una historia que puso al descubierto la terrorífica labor de Renee Bach, una misionera estadounidense que estableció una clínica en Uganda con la finalidad de tratar a niños desnutridos. El trágico final de esta historia fue la muerte de 105 niños ugandeses debido a la falta de formación médica de la misionera.

Ahora, HBO está emitiendo un documental de tres partes sobre la vida de Bach, el cual se estrenó el 26 de septiembre. El título del documental es: «Complejo de Salvadora». HBO ha anunciado que el documental explorará «la labor misionera en Uganda, donde se acusa a una estadounidense de haber causado la muerte de niños ugandeses vulnerables al tratarlos de manera peligrosa, a pesar de no contar con formación médica».

Renee Bach había trabajado como voluntaria en un orfanato dirigido por misioneros en Uganda durante nueve meses. Luego, a la edad de 19 años, Bach regresó a Uganda tras sentir el llamado de Dios.

Bach fundó su propia organización benéfica, la cual llamó «Serving His Children». Comenzó proporcionando comidas gratuitas a los niños de la comunidad y recibió una llamada de un empleado de un hospital infantil local que le pidió ayuda para tratar a varios niños gravemente desnutridos.

Financiado con dinero recaudado a través de círculos eclesiásticos en su país, Bach alquiló una casa grande en uno de los distritos más pobres de Jinja, llamado Masese, y comenzó a probar opciones, incluido un programa para servir una comida caliente gratuita a los niños del vecindario. Dos veces por semana, unos 1.000 de ellos hacían fila en la casa de Bach para recibir un plato de comida. .

La noticia de su programa de alimentación se extendió por Jinja. En el otoño de 2009, dice, recibió una llamada de un empleado del hospital infantil local preguntándole si podía ayudar con varios niños gravemente desnutridos.

Bach dice que el empleado le dijo que desde un punto de vista médico, estos niños habían sido estabilizados. Sólo necesitaban que se les devolviera la salud. ¿Podría Bach hacerlo?


Premium + Libros

Lectura anual sin restricciones + Envío TRIMESTRAL de 1 libro antirracista. Al terminar tu suscripción habrás recibido 4 libros. SOLO PENÍNSULA (ESPAÑA) + prioridad atención

Pago con tarjeta



Según la misionera estaba descorazonada al ver a los niños en un estado lamentable (brazos increíblemente delgados, costillas asomando, ojos hundidos) «fue casi una experiencia extracorporal. Y una sensación de: ‘Dios mío, esto no está bien. Esto necesita ser solucionado’ hay que detenerlo.’ «

Ella aceptó ayudar a los niños, a pesar de no tener ninguna formación médica. Y al poco tiempo llegó a sentir que éste era el plan de Dios para ella: convertir la casa en un centro donde los niños desnutridos y sus madres pudieran vivir mientras los más jóvenes se recuperaban, con raciones gratuitas de los alimentos especiales que necesitarían, los medicamentos que los médicos le habían dado prescritos y lecciones para las madres sobre nutrición… ah y eso si, mucha Biblia.

Bach ignoró los riesgos que suponían tratar a niños desnutridas sin la asistencia médica necesaria, debido a su enorme vulnerabilidad.

La misionera contrató a tres enfermeras ugandesas para ayudar durante el día y llenó una habitación que ella llamó «la clínica» con equipo médico como tanques de oxígeno, catéteres intravenosos y equipo de monitoreo. El centro atendía hasta una docena de niños a la vez.

Pero esos niños no sólo estaban desnutridos. Tenían enfermedades complicadas: neumonía, parásitos intestinales, tuberculosis o VIH.

Casi todas las semanas moría un niño.

Todo este asunto criminal acabó con una demanda presentada por dos madres ugandesas cuyos hijos fallecieron en el centro de Bach. La misionera llegó a un acuerdo con la organización benéfica de Bach para pagar alrededor de 9,500 dólares a cada una de las madres, sin admitir responsabilidad. Las madres involucradas en la demanda eran Gimbo Zubeda, cuyo hijo Twalali Kifabi fue uno de los niños afectados, y Kakai Annet, cuyo hijo Elijah Kabagambe falleció en su hogar poco después de recibir tratamiento de la organización benéfica.

Bach se libró de toda responsabilidad aprovechándose de la miseria de unas madres que necesitaban dar de comer a su familia.

El documental de HBO, «Complejo de Salvadora», proporciona un relato detallado del viaje de Renee en Uganda. Analiza críticamente sus intervenciones médicas y sus fatales consecuencias. Además, la serie enfatizó los matices raciales de tales acciones, explorando la historia de los misioneros blancos en África y sus, a menudo, equivocados intentos de «salvador».

Pero Bach acabará haciendo caja después de todo. Le hacen un documental en vez de ir a la carcel.


Premium + ECO

Lectura anual sin restricciones + envío de 2 libros relacionados con temas ambientales + 2 lotes productos eco. El envío será trimestral. Al final de tu suscripción habrás recibido 2 libros +2 lotes productos eco. SOLO PENÍNSULA (ESPAÑA) + prioridad atención

Pago con tarjeta


Deja un comentario