¿Es diferente la menopausia de las mujeres negras?


Es cierto que las fases de la menopausia pueden variar significativamente de una persona a otra. Cada mujer puede experimentar esta transición de manera única y con distintos síntomas. Algunas pueden pasar por un período con sofocos durante un tiempo y luego darse cuenta, después de un año, que no han tenido un período menstrual completo. Mientras tanto, otros pueden enfrentar desafíos como depresión e insomnio durante casi una década antes de alcanzar durante la menopausia, y luego lidiar con sofocos que persisten unos siete años adicionales, más de lo que podrían esperar. Esta diversidad en las experiencias de la menopausia destaca la importancia de una atención personalizada y comprensiva para las mujeres que atraviesan esta etapa de la vida.

Existen diversos factores que influyen en esta situación. Desde hábitos como fumar y nivel de actividad física, hasta antecedentes familiares y el nivel de estrés diario, todo puede tener un papel en la experiencia de la menopausia. Sin embargo, un factor sorprendente es la influencia de la raza y el origen étnico. Estudios que sugieren que las mujeres negras y latinas pueden experimentar la perimenopausia a edades más tempranas, vivir efectos más intensos y atravesar una transición más prolongada.

La investigación

La edad media de la menopausia varía según la ubicación geográfica en diferentes continentes como: Europa 50,1- 52,8 años; América del Norte 50,5 a 51,4 años; América Latina 43,8 a 53 años, y Asia 42,1 a 49,5 años. Los rangos de edad son tan altos que no podemos llegar a conclusiones claras.

En Estados Unidos es dónde se está llevando a cabo el mayor estudio en curso sobre las mujeres y la menopausia, que comenzó en 1996 conocido como SWAN. Es un estudio epidemiológico, longitudinal y multiétnico centrado en los cambios físicos, biológicos, psicológicos y sociales durante la menopausia. Han participado mujeres de una variedad de orígenes socioeconómicos y étnicos, dando a los investigadores una idea de las posibles diferencias en cómo todos experimentamos la transición.

Tomando como referencia esta investigación, se ha demostrado que las mujeres negras llegan a la menopausia a los 49 años, dos años antes que la media. Otros datos del estudio muestran que las mujeres latinas también llegan a la menopausia dos años antes de la edad promedio. También parece que las mujeres negras pasan más tiempo en la transición a la menopausia que las mujeres blancas. Y luego están las diferencias en los sofocos, una de las molestias más comunes de la transición. Más mujeres negras y latinas reportan experimentar síntomas vasomotores (sofocos y sudores nocturnos) que las mujeres blancas, y las mujeres latinas experimentan más sequedad vaginal que otras mujeres. Entre las mujeres que informan síntomas vasomotores, las mujeres blancas experimentan sofocos durante alrededor de 6,5 años, mientras que las latinas son 8,9 años y las mujeres negras son 10 años.

¿Cuál es la causa de las disparidades raciales en la vivencia de la menopausia?

Las diferencias en la experiencia de la menopausia entre mujeres de diferentes grupos raciales son un tema complejo. Los estudios sugieren que estas disparidades pueden deberse a diversos factores, entre ellos el estilo de vida, el estado socioeconómico y otros factores estresantes, como el racismo sistémico y sus consecuencias a largo plazo.

En una investigación dirigida por la Dra. Santoro, profesora titular de la Cátedra de Obstetricia y Ginecología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, utilizando el estudio SWAN, se trató de identificar cómo la discriminación percibida se relaciona con condiciones como la hipertensión y otros problemas cardiovasculares. Sorprendentemente, encontraron que las mujeres blancas informaron de la mayor discriminación en forma de sexismo, mientras que las mujeres negras lo hicieron menos. Se interpretó que las mujeres negras podrían estar tan dadas a la discriminación que la perciben como algo común en sus vidas, lo que dificulta evaluar completamente el impacto del racismo sistémico en su carga alostática (el desgaste acumulado que el cuerpo experimenta debido al estrés crónico).

Además, las latinas que vivían en comunidades donde solo se hablaban español información menos discriminación en su vida diaria, ya que tenían menos interacciones con personas que probablemente las discriminarían.



La carga alostática es el “desgaste” del cuerpo que proviene de la acumulación de estrés crónico. El estrés no está solo en tu cabeza, está en el tu cuerpo, dañando la salud cardiovascular, interrumpiendo la digestión y provocando inflamación. Y esto puede conducir a un mayor riesgo de enfermedades y una menor capacidad de recuperación frente a la enfermedad.

Debido a que es acumulativa, la carga alostática aumenta para todos los que llegan a la mediana edad. Sin embargo, un estudio de 2018 encontró una mayor carga alostática para las mujeres negras en comparación con las mujeres blancas de la misma edad.

La Dra. Arline Geronimus, profesora del departamento de conducta sanitaria y educación sanitaria de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan, llamo a esto “desgaste” tras desarrollar el concepto a través de sus estudios sobre las disparidades raciales en la salud. Su equipo descubrió que las mujeres negras de todos los niveles socioeconómicos tenían las puntuaciones de carga alostática más altas en comparación con otras personas de la misma edad.

Según Geronimus, los efectos de la exposición de vivir en una sociedad consciente de la raza pueden ser mayores entre aquellas mujeres negras que tienen más probabilidades de involucrarse en situaciones de enfrentamiento y lucha.

Aunque el racismo sistémico sin duda afecta negativamente nuestra salud, es importante reconocer que no es el único factor que influye en la llegada de la menopausia en las mujeres o en la duración de esta transición.

¿Una mayor carga alostática conduce a un inicio más temprano de la perimenopausia o a una transición menopáusica más prolongada? No lo sabemos a ciencia cierta. Pero como mínimo, soportar una larga transición a la menopausia con sofocos y sudores nocturnos más severos ciertamente no ayuda a una persona a sobrellevar los altos niveles de estrés.

Factores socioeconómicos

Por supuesto, es sumamente complejo desvincular la raza y el origen étnico de los factores socioeconómicos. Existe una base sólida entre la raza y el origen étnico autoidentificado y los resultados de salud. No obstante, todo esto plantea la cuestión de si estas disparidades raciales/étnicas tienen su raíz en la genética o en el entorno social. Aquí, el término «entorno» abarca todo lo que no es genético, desde el estilo de vida hasta el nivel socioeconómico. En su mayor parte, parece que el entorno juega un papel preponderante, pero, por supuesto, la genética también puede estar jugando un papel. El problema radica en que resulta extremadamente complejo descifrar estas interacciones, sobre todo para las mujeres negras, quienes tienen una mezcla de orígenes.

Consecuencias para las mujeres negras y latinas

Una transición hacia la menopausia más tardía y más breve no solo resulta más cómoda, sino que también se considera un indicador de envejecimiento saludable. El momento en que se produce la menopausia está estrechamente relacionado con el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, osteoporosis, fracturas óseas y la expectativa de vida en general. Tener una menopausia más tardía y de menor duración se traduce en beneficios en todos estos aspectos. Una prolongación también se ha asociado lamentablemente con un mayor riesgo de cáncer de mama y de ovario.

Es probable que puedas experimentar los síntomas de la perimenopausia antes de lo que esperabas. En este momento, sería conveniente buscar un ginecólogo especializado en menopausia que te pueda brindar apoyo durante esta transición. Para muchas mujeres, la perimenopausia representa una oportunidad crucial para realizar cambios en el estilo de vida y mantener una buena salud en la segunda mitad de sus vidas. Ahora es el momento adecuado para empezar a priorizarte a ti misma, de modo que puedas desempeñar un papel importante en tu comunidad como un referente para los demás.

Afroféminas


Deja un comentario