fbpx
miércoles, abril 24

Anatomía del placer sexual

Ilustración: Caitlin Keegan

Queremos ayudarte a comprender mejor la anatomía sexual. Pero en lugar de centrarnos en la reproducción, queremos hacerlo sobre el placer. Hablar sobre anatomía de una manera que resalte el placer puede ayudar a desafiar los mensajes vergonzosos, vergonzosos e incorrectos que hemos recibido sobre nuestros cuerpos y genitales. Como todos nuestros cuerpos y la forma en que les gusta ser complacidos es única, una de las mejores formas de conocer tu anatomía sexual es a través del sexo en solitario. A lo largo de esta lección de anatomía, ofreceremos consejos sobre cómo explorar y dar placer a su cuerpo.

Conceptos erróneos comunes de anatomía

Si bien hablaremos sobre la anatomía de la vulva y el pene, queremos reconocer algunos puntos:

Primero, como subraya Emily Nagoski en su libro Come As You Are, cuando se trata de nuestros genitales “todos tenemos las mismas partes organizadas de diferentes maneras”. Un pene es equivalente a un clítoris, los testículos son equivalentes a los ovarios y los labios mayores son similares a un escroto. Esto es importante porque pensamos que los genitales son completamente diferentes, pero hay muchas similitudes, por ejemplo, tanto un clítoris como una polla se ponen erectos y cambian de tamaño cuando están excitados.

En segundo lugar, el sexo, los genitales y el género no son categorías binarias. Nos enseñan que si tienes los cromosomas XX, tendrás una vulva que te convierte en mujer y si tienes los cromosomas XY, tendrás un pene y serás un hombre. Pero hay mucha más diversidad que eso. Hay personas intersexuales que tienen cromosomas XXY, X, XXX y toda una serie de otras combinaciones cromosómicas genéticas. Pueden tener una anatomía sexual que es una combinación de rasgos «masculinos» y «femeninos», como tener tejido ovárico y testicular.

Cada vez más estamos aprendiendo sobre las múltiples posibilidades del género. Ese género no es solo mujer y hombre, sino que puede ser no binario, transgénero, pangénero y mucho más. Si habláramos más sobre la variedad natural que existe en la naturaleza, muchos de nosotras no creceríamos pensando que hay algo malo en nosotros debido a las formas diferentes y únicas en que se ven nuestros cuerpos y nos expresamos.

Entonces, aunque hablaremos de una vulva y un pene, esto no significa que todos los genitales se parezcan a estas dos opciones y no significa que tener un conjunto particular de genitales determine su género, orientación sexual u otros mitos. como todos los hombres tienen impulsos sexuales elevados.

Esperamos que esta lección de anatomía no solo sea educativa, sino que ayude a profundizar la curiosidad sobre qué más se puede explorar. Hay tanto que no sabemos acerca de nuestros cuerpos. Pero cuando se trata de nuestro placer sexual, sabemos que hay más de lo que parece. Nuestro placer sexual es una experiencia genital plena. Hay partes de los genitales que se estimulan indirectamente pero nos aportan un placer inmenso. ¡Así que imagina el placer que nos espera cuando exploramos y estimulamos intencionalmente esas áreas!

La vulva


A-Monte de venus B y C- Clítoris D- Uretra E- Labios menores F- Labios mayores G- Abertura vaginal
H- Perineo I- Ano

La vulva

A menudo escuchamos a las personas usar la palabra vagina cuando se refieren a toda el área genital, pero la vagina y la vulva son diferentes. La vulva se refiere a todas las estructuras de los genitales externos, algunas de las cuales son internas, y la vagina es el canal interno. Las partes más visibles de la vulva incluyen el monte de Venus, los labios menores y mayores, la cabeza del clítoris y la uretra y las aberturas vaginales.

Monte de Venus

Este montículo carnoso se encuentra sobre el área del hueso púbico donde crece el vello púbico, de ahí el nombre. También se le llama montículo púbico y, aunque todos los sexos pueden tener un monte de Venus, es más prominente para las personas con vulvas.

Esta área responde tanto al tacto ligero como a la presión firme, lo que puede ser placentero para explorar. Los músculos del clítoris, que se extienden hacia arriba, hacia abajo y alrededor de la vulva, se pueden estimular frotando, tirando y presionando el monte de Venus. Esto explicaría por qué algunos de nosotros podemos disfrutar masturbándonos mientras estamos acostados boca abajo o rechinando. Además, a medida que la piel del monte de Venus se tira hacia el abdomen, la membrana que forma el capuchón del clítoris también puede moverse y estimular el eje del clítoris.

Los labios

También conocidos como labios menores y mayores, labios internos y externos y labios vaginales, son las partes más visibles de la vulva. Los labios son los pliegues carnosos de piel que rodean y protegen la abertura vaginal, la uretra y el clítoris. Varían en color, longitud, forma y simetría. No hay dos iguales e incluso pueden diferir en apariencia en el mismo cuerpo.

Los labios cubren los bulbos del clítoris, por lo que estimularlos frotando, presionando y tirando puede indicarle al cuerpo que comience a producir lubricación y aumente el flujo sanguíneo, lo que aumentará el placer y la sensibilidad. A medida que nuestros cuerpos se excitan más, podemos comenzar a notar cambios en nuestros genitales. Los labios se llenarán y se oscurecerán debido al aumento del flujo sanguíneo. Una forma de calentar esta área es usar una técnica de ventosas. El calor de una mano junto con la pulsación suave, el movimiento y la presión de las palmas y los dedos pueden ayudar a explorar.


A-Eje B- Glande del clítoris C- Pilar del clítoris D- Bulbo

El clítoris

La única función del clítoris es proporcionar placer a su dueño y estimularlo es la forma principal para que aquellos que lo tienen alcancen el orgasmo. El clítoris es una estructura formada por una cabeza, un eje, piernas y bulbos y, al igual que el pene, se pone erecto y se extiende hacia el interior del cuerpo. Entonces, lo que podemos ver es solo una pequeña parte de todo el órgano. Comúnmente se dice que hay aproximadamente de 6000 a 8000 terminaciones nerviosas en toda la estructura del clítoris. El capuchón del clítoris cubre el clítoris en diversos grados y se retraerá a medida que se ponga erecto. El tejido de esta zona es más fino y sensible cuando está seco y puede resultar incómodo al tocarlo. Para minimizar el dolor y maximizar el placer, use lubricación para evitar la fricción al tocar la cabeza. Los bulbos del clítoris están hechos de tejido eréctil y se vuelven más grandes y más sensibles a medida que nos excitamos más.

Uretra

Debajo de la cabeza del clítoris se encuentra la abertura de la uretra, por donde salen la orina y la eyaculación del cuerpo. La uretra es un área muy sensible compuesta de tejido eréctil y terminaciones nerviosas sensibles. Estimular esta zona mediante frotamientos o golpecitos puede resultar placentero para muchos. Algunas personas también disfrutan estirando la uretra e insertando un dedo o un vibrador muy pequeño. Asegúrese de usar las manos y los objetos limpios cuando explore para disminuir la posibilidad de tener una infección del tracto urinario o UTI. Cuando no están completamente excitados, muchas personas informan tener una respuesta neutra o desagradable a la estimulación de la uretra, así que intente explorar el área antes de hacer un contacto directo y completo.

La vagina

La abertura vaginal es el orificio de la vagina interna. Las paredes vaginales se tocan en su estado de reposo y pueden estirarse y expandirse hasta casi duplicar su tamaño cuando están completamente excitadas. Los primeros centímetros dentro de la vagina son los más sensibles y contienen más terminaciones nerviosas que en el interior más profundo de la vagina. Sin embargo, la penetración puede estimular aún más los bulbos del clítoris y una penetración más profunda es placentera para muchos.

La próstata vaginal, o punto G, se encuentra en la pared superior de la vagina y se ha descrito que se siente esponjosa. Se hincha durante la excitación, aprecia la estimulación firme y constante y juega un papel importante en los chorros.

En la parte más profunda de la vagina y debajo del útero se encuentra el cuello uterino, que contiene nervios que pueden ser tanto intensos como placenteros de estimular. Dos áreas específicas, el fórnix anterior y posterior, o los puntos A y P, pueden ser difíciles de alcanzar debido a que el cuello uterino los cubre. Pero cuando está excitado, el cuello uterino se moverá hacia el ombligo, lo que expone mejor esa área de la vagina. De lo contrario, estimular esa área puede sentirse como una presión incómoda o incluso dolorosa cuando no está completamente excitado.

El Perineo

El perineo, comúnmente llamado mancha, es el tramo de piel ubicado entre la abertura vaginal o el final del escroto y el ano. Su función es apoyar los sistemas urogenital y gastrointestinal, pero es una zona erógena conocida. Estimular esta área puede ayudar a liberar la tensión muscular, lo que puede aumentar la relajación y la capacidad de sentir placer en los genitales. Esto puede verse como una presión suave o firme o colocar un juguete sexual vibrador sobre la piel en esa área.

El ano

La abertura externa del recto se encuentra entre las nalgas. El área perianal está rodeada de nervios y músculos que se concentran principalmente alrededor de la abertura y unas pocas pulgadas dentro del recto, similar a la vagina. A diferencia de la vagina, el ano y el recto no se autolubrican, por lo que es necesario usar lubricante ya que esta área es más susceptible a microdesgarros y dolor.

El área perianal puede ser agradable de explorar para muchas personas, pero puede serlo más para aquellas con próstata. A menudo, cuando las personas escuchan sexo anal, piensan en la penetración y pueden desanimarse. Sin embargo, como se mencionó, hay muchos nervios sensibles justo en el exterior, por lo que frotar y masajear suavemente, pulsar o presionar puede ser suficiente y siempre es una buena idea antes de pasar a cualquier penetración anal. Siempre que se explore la penetración anal con juguetes, asegúrese de usar juguetes específicos para el juego anal porque tendrán una base ensanchada para evitar que sea succionado y atascado en el recto. Tratar de empujar cualquier objeto que se haya atascado en el ano es imposible, así que use los juguetes de manera adecuada y segura para evitar un viaje al hospital.

El pene


A-Ano B- Próstata C- Escroto D- Eje E- Frenillos F- Glande

La próstata

La próstata, que es una glándula del tamaño de una nuez ubicada entre el pene y la vejiga, desempeña un papel en la producción de semen. Es una glándula sensorial que puede ser estimulada internamente a través del ano o externamente a través del perineo. Cualquiera de los dos puede ser agradable y una forma de explorar es masajear suavemente el perineo y dos pulgadas dentro del ano con lubricante. Algunas personas pueden experimentar orgasmos solo con el juego de próstata, mientras que otras encuentran que mejora las sensaciones de otras áreas.

El escroto

El escroto contiene los testículos, que son glándulas reproductivas que producen semen y andrógenos. Sin embargo, son una zona erógena ya que hay muchas terminaciones nerviosas sensoriales en el escroto que responden a la estimulación. Explorar el placer puede parecer masajear, frotar y sujetar, o tirar ligeramente hacia abajo, lo que también puede ayudar a prolongar la eyaculación. También hay anillos de juguetes sexuales que se pueden colocar alrededor de la parte superior del saco para lograr un efecto similar. También se ha descrito que la cresta de tejido que se encuentra en el medio del escroto responde a la estimulación sexual.



El eje

El eje del pene se extiende desde la parte inferior del monte de Venus hasta la punta por donde el semen y la orina salen del cuerpo. Tiene el cambio más visible cuando está excitado, ya que se endurece y se alarga durante una erección. Muchas personas con pene comparten que la parte inferior del eje es la más placentera de tocar, en comparación con otros lados. Explorar podría parecer como masajear firmemente el área con los dedos, acariciar o colocar un juguete vibrador contra ella.

El frenillo

El frenillo es una banda de tejido que ayuda a retraer el prepucio y se asienta debajo de la cabeza del pene. Es sensible al tacto ya que hay muchas terminaciones nerviosas sensoriales en esa área y algunas pueden alcanzar el orgasmo solo con la estimulación del frenillo. Con la ayuda del frenillo, el prepucio cubre la cabeza del pene cuando no está erecto y se retrae cuando está erecto. En la edad adulta, el prepucio constituye aproximadamente una pulgada y media de piel. Esta área contiene 1000 terminaciones nerviosas y se considera una zona erógena. A un pene circuncidado se le habrá quitado gran parte de esa piel. Sin embargo, algunas personas comparten que la cicatrización de la circuncisión también es muy sensible al tacto.

El glande 

La cabeza del pene también se conoce como glande. En la parte superior de la cabeza se encuentra la abertura de la uretra, que es por donde el semen y la orina salen del cuerpo. Para muchas personas, esta también es una parte muy sensible y placentera del pene. Al igual que la cabeza del clítoris, se dice que la cabeza del pene tiene de 6000 a 8000 terminaciones nerviosas sensoriales. Explorar el placer en la cabeza puede parecer probar diferentes técnicas de sujeción, masaje y caricias, jugar con la presión y el ritmo, o colocar un juguete que vibra alrededor. Sostener o presionar la abertura de la uretra puede ayudar a prolongar la eyaculación.

Ahí lo tienes, anatomía sexual a través de la lente del placer. Recuerde que todos nuestros cuerpos vienen en muchos colores, formas, tamaños y eso incluye nuestros genitales. Desde tener un monte de Venus carnoso, labios menores de diferentes longitudes y tonalidades, un pene circuncidado y más, nuestros genitales se verán diferentes a los de los demás. ¡Lo más importante es que te diviertas explorando las muchas formas en que tu cuerpo puede experimentar placer!

Con placer, paz y poder,

*Texto publicado originalmente en Afrosexology y traducido por Afroféminas


Rafaella (she/ella)

Mientras crecía, Rafaella era la amiga sexual positiva de al lado que estaba ansiosa por investigar y hablar sobre sexo cada vez que surgía. Ahora, como educadora y terapeuta sexual, combina su pasión por la educación comunitaria y la sanación sexual para crear espacios centrados en el placer, el bienestar y la liberación. Tiene una maestría en trabajo social y es propietaria de una práctica de terapia especializada en terapia de relaciones, sexo y trauma.


Dalychia (she/her)

Dalychia es una soñadora que cree profundamente en nuestra capacidad de construir vidas, relaciones y un mundo que satisfaga nuestras necesidades y deseos más liberadores. A través de la educación sexual del placer, ayuda a las personas a conocer y sentir íntimamente la libertad en sus cuerpos y relaciones, a expresarse de la manera más auténtica y a liberarse de la vergüenza y las barreras basadas en la opresión. Es una educadora sexual, escritora, oradora y profesora graduada apasionada por las relaciones saludables, la vida orgásmica y la liberación negra.


Deja un comentario