La masacre de Thiaroye

Fotograma de la película “Camp de Thiaroye”. 
La cinta de Ousmane Sembene ayudó a sacar del olvido este episodio de la Segunda Guerra Mundial.
Foto: (C)Prod

El 1 de diciembre de 1944, en el campamento militar de Thiaroye situado a quince kilómetros de Dakar, capital de la Federación del África Occidental Francesa (AOF),  cientos de tirailleurs (fusileros) de África Occidental que regresaban de Europa tras cuatro años de cautiverio fueron asesinados por sus Oficiales franceses por exigir el dinero que se les debía. Esta tragedia ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, antes del surgimiento de las luchas de liberación por parte de los pueblos colonizados en todo el imperio francés. 

La repatriación de tirailleurs de la metrópoli

En el otoño de 1944, las autoridades de la metrópoli tenían que pagar los salarios atrasados ​​del cautiverio de los tirailleurs senegaleses que habían luchado en las filas del ejército francés desde 1940. Estos soldados que fueron reclutados en 1857 en todo el África colonial francesa para paliar el número insuficiente del cuerpo expedicionario francés y facilitar las operaciones de conquista y control sobre el territorio colonial, fueron ampliamente movilizados durante las dos guerras mundiales. 

Tomados prisioneros después de la derrota de mayo-junio de 1940, los tirailleurs generalmente fueron encarcelados en Francia en Frontstalags., e inicialmente fueron custodiados por los nazis y más tarde, tras la prolongación del conflicto en el frente oriental, por sus propios oficiales franceses, hecho que muchas veces se vivió como una humillación. 

Tras la liberación del territorio metropolitano, los tirailleurs fueron desmovilizados y hubo que organizar su repatriación a África. Un primer barco saldría de Bretaña con un contingente de tirailleurs africanos a bordo. Sin embargo, más de 300 de ellos se negaron a embarcar hasta que recibieron parte de su salario atrasado. Esta negativa marcó la primera movilización de los tirailleurs contra lo que consideraban una injusticia. Las normas estipulaban que una cuarta parte del saldo de su cautiverio debía pagarse en el momento del embarque y el resto en Dakar en el momento de la desmovilización.  Los tirailleurs que aceptaron embarcar, que los diversos informes estiman entre 1.200 y 1.600, llegaron a Dakar el 21 de noviembre.

La masacre del 1 de diciembre

Los tirailleurs fueron llevados al campamento militar de Thiaroye, donde se suponía que esperarían su desmovilización antes de regresar a sus hogares en África Occidental. Más de 500 tirailleurs tenían que subir a un tren a Bamako el 27 de noviembre. Sin embargo, los pagos se retrasaron y el día 27 y los tirailleurs se negaron a abandonar su campamento hasta que les pagaran, por temor a que nunca recibirían el dinero una vez que se dispersaran en sus pueblos.

Al día siguiente, el comandante general de la División Sénégal-Mauritanie, Marcel Dagnan, el oficial de más alto rango presente ese día en Dakar, fue a Thiaroye. En su informe del 5 de diciembre, indicó que estuvo a punto de ser tomado como rehén por los tirailleurs del campamento.. No existe en los archivos ningún documento que sustente esta afirmación y que pueda ser entendida como una justificación de la masacre. 



A partir de ese momento, la lógica del derecho dio paso a una de represión que culminó con el asesinato de los tirailleurs el 1 de diciembre. Si bien las autoridades políticas de Dakar aprobaron este recurso a la violencia, no se conoce si el Gobierno Provisional de la República Francesa (GPRF) en París avaló la operación. Si los telegramas enviados desde Dakar a París se pueden encontrar en varias colecciones de archivos, no hay registro de las respuestas de París, parece un borrado deliberado de la historia. 

El 1 de diciembre, unidades de la fuerza de represión destacadas en la colonia rodearon el campamento. En los diferentes informes que redactaron tras los hechos, los agentes escribieron que reaccionaron a una protesta de los tirailleurs, y se vieron obligados a abrir fuego. Sin embargo, las declaraciones de los tirailleurs detenidos tras los hechos cuentan una historia completamente diferente, según la cual se reunieron en una de las explanadas del campamento antes de ser atacados a tiros por vehículos blindados. El número de víctimas también es una cuestión muy delicada. Si bien las fuentes contemporáneas mencionan con frecuencia la cifra de 35 víctimas, debe abordarse con cautela, ya que hay dos versiones diferentes del informe redactado por Dagnan el 5 de diciembre, que se conservan en dos colecciones de archivo diferentes. El primero enumera 35 víctimas, el segundo 70. Esta discrepancia muy probablemente da testimonio del deseo de las autoridades francesas de minimizar las bajas del 1 de diciembre, que en realidad pueden haber sido de cientos, una posibilidad considerando que no sabemos exactamente cuántos tirailleurs desembarcaron en Dakar a finales de noviembre. 

Inmediatamente después de la masacre, en un procedimiento de desvío de responsabilidades, los tirailleurs fueron detenidos por las autoridades militares: 34 de ellos fueron condenados en marzo de 1945 a penas que oscilaban entre uno y diez años de prisión, en su mayoría por actos de rebelión. Finalmente fueron liberados, pero no indultados, en la primavera de 1947.

Del recuerdo a la memoria

La masacre de Thiaroye surgió rápidamente como un hito conmemorativo en Senegal. En la inmediata posguerra, el recuerdo de Thiaroye permaneció fuerte en ciertos círculos activistas de la zona de Dakar, especialmente en los vinculados al Rassemblement démocratique africain (RDA), el gran partido panafricanista creado en Bamako en octubre de 1946. Por ejemplo, hasta principios de la década de 1950, se organizaban peregrinaciones (como se les llamaba entonces) al pequeño cementerio militar donde se encontraban los cuerpos de los tirailleurs asesinados. El recuerdo de Thiaroye perduró después de la independencia de Senegal en 1960. Léopold Sédar Senghor escribió un poema sobre Thiaroye a fines de la década de 1940.



Durante estos años, surgió una escena teatral senegalesa (en francés y en varios idiomas africanos) y se hicieron referencias históricas relacionadas especialmente con la resistencia colonial del siglo XIX. Thiaroye estuvo entre los eventos históricos que se destacaron como parte de la lucha en el presente. A principios de la década de 1980, se habló de adaptar al cine una obra de teatro del joven escritor Boris Boubacar Diop. La película, que se suponía que iba a ser dirigida por Ben Diogaye Beye, nunca se hizo; otro cineasta, Ousmane Sembène, revivió el proyecto e hizo un documental. El presidente senegalés asistió al estreno en diciembre de 1988 y la película disfrutó del éxito entre el público antes de ser retirada repentinamente de las salas de cine de Dakar. Muchos en la ciudad sospecharon que la embajada francesa era responsable de esa retirada. Por cierto, la película no se distribuyó en Francia, a pesar de que había sido preseleccionada para el Festival de Cine de Cannes y había ganado un premio especial en el Festival de Cine de Venecia. 

Si bien Thiaroye ha sido objeto de muchas manifestaciones culturales en Senegal, incluso antes de que los historiadores estudiaran los eventos a fines de la década de 1990, su recuerdo ha sido más persistente en el mundo de la política. En 2004, el presidente Wade organizó un primer día de conmemoración de los tirailleurs, en el que la tragedia del 1 de diciembre de 1944 jugó un papel importante. Casi diez años después, durante una visita oficial a Senegal en 2012, el presidente francés, François Hollande, reconoció “las partes oscuras de nuestra historia”, así como la responsabilidad de Francia.

Todavía falta un mundo para que Francia resarza todo el dolor causado en la colonización.

Afroféminas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.