Sobre la raza, la guerra y el conflicto entre el Occidente y el Oriente en Ucrania (Final I Parte)

Podría decir un millón de cosas para desmentir esto. Pero…¿acaso la mera existencia de este colectivo antirracista con sede en España no es prueba suficiente de que los países europeos tienen conflictos étnico-raciales y que sus comunidades afrodiaspóricas se han estado movilizando al respecto desde hace MUCHO tiempo? ¿Por qué tenemos que esperar a que ciertas instituciones “validen” las denuncias de discriminación para que las tomemos en serio?

Lo que es peor es que esto es en realidad una larga tradición en la política estadounidense. Cuando y dondequiera que los negros comiencen a organizarse, Estados Unidos los ha acusado de ser agentes rusos. Inclusive acusaron a todo el movimiento de Derechos Civiles de ser una conspiración soviética. Aún más absurdo es que EE. UU. se ha quejado que los medios rusos cubran instancias de violencia contra la comunidad afroestadounidense que EE. UU. ni siquiera niega.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

“Sí, hicimos algo racista. Pero, ¿por qué tenían que decirles a todos que hicimos algo racista? Ahora ninguno de los africanos en las Naciones Unidas quiere votar por nuestras resoluciones para difundir la democracia y los valores liberales. Y dos tercios de todos los miembros tampoco son blancos, así que tampoco querrán unirse a nosotros.” Ojalá estuviera bromeando, pero esto es básicamente un resumen de la correspondencia entre el embajador de los Estados Unidos ante la ONU Henry Cabot Lodge y el presidente Dwight Eisenhower en 1957 cuando noticias de la represión de las protestas contra la segregación se hicieron mundiales.

En el imaginario estadounidense de la Guerra Fría, el miedo a los rojos era miedo a los negros y viceversa. Esa tradición no ha desaparecido a pesar de que hace mucho tiempo que los soviéticos desaparecieron como una amenaza para Washington. La Federación de Rusia, aunque un artificio obviamente anticomunista, paradójicamente ha heredado esta asociación. Esta es la razón por la cual los movimientos insurreccionistas negros que siguieron al de Ferguson todavía son acusados de ser financiados por Rusia.

Europa también ha copiado esta estrategia, y dado que entre ellos y los estadounidenses controlan la mayoría de los medios del planeta, esto ha resultado en el desestimatorio sistemático de cualquier testimonio de racismo dentro del núcleo imperial como ser o meramente anecdótico o al servicio de aquel espectro Kommunist que agobia a Europa desde el siglo XIX.

Allá ellos mintiéndose entre sí. Quien no es blanco, no puede negar lo obvio. Cualquier persona que es racializada en Europa puede decirte que es muy difícil entrar si no tienes alguna ciudadanía e incluso con todo y eso te la pueden cuestionar. No dudo que la cobertura del tema en los medios estatales rusos pueda ser interesada. Sin embargo, habría que ser muy ingenuo para creer que la cobertura del tema en Estados Unidos y el resto de Europa no lo es de igual manera.

No me malinterpreten: la invasión rusa de Ucrania debe ser condenada y Putin es sin duda un fascista que miente cuando dice que la intención de esta guerra es “desnazificar” a Ucrania. Prueba de ello es que su gobierno como ningún otro ha permitido la explosión del neonazismo dentro de Rusia al reprimir a todas las fuerzas políticas que lo combaten. Sin embargo, no se equivoca al afirmar que Ucrania tiene un problema de neonazismo. De hecho, es irrefutable que todas las naciones implicadas en esta controversia, especialmente Polonia y Hungría, tienen un problema de neonazismo. Y también el resto de Europa.

De hecho, no hay Europa sin violencia etnoracial.

Un texto de María Libertad

Lee el anterior aquí CONTINUARÁ!!!

FUENTES:

Engenius, Gabriella, et. al. Gate-keeping the nation: discursive claims, counter-claims and racialized logics of whiteness, Ethnic and Racial Studies, 44:16, 215-235, DOI: 10.1080/01419870.2021.1943483, 2021

Ignatiev, Noel. How the Irish Became White. New York: Routledge, 1995.

Hall, Stuart, et al. Stuart Hall: Selected Political Writings. Lawrence & Wishart, 2016. Project MUSE muse.jhu.edu/book/48883.

Haney-López, Ian, White by Law: The Legal Construction of Race (New York: New York University Press, 1996).

Gilmore, Ruth Wilson, et al. Selected Writings on Race and Difference. Duke University Press, 2021. Project MUSE muse.jhu.edu/book/82348.

Martikainen, Jari, et al. Visual (de)humanization: construction of Otherness in newspaper photographs of the refugee crisis, Ethnic and Racial Studies, 44:16, 236-266, DOI: 10.1080/01419870.2021.1965178, 2021

Robinson, Cedric, Black Marxism: The Making of the Black Radical Tradition, 2 edition (Chapel

Hill, N.C: University North Carolina Pr, 2000), 317–8.

Said, Edward. 1979. Orientalism. New York: Vintage Books, A Division of Random House.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.