No, no te lo estás imaginando: 3 formas en que las microagresiones racistas se meten en nuestras vidas

Texto publicado originalmente en everydayfeminism.com y traducido y publicado por Afroféminas.

¿Alguna vez has experimentado que alguien te insultó de una manera que te pareció un poco racista, pero no pudiste reaccionar?

¿Te preocupaba “ver racismo en todos lados”, “ser demasiado sensible” u ofenderte cuando no se pretendía?

Cuando sucedió esto, ¿le hiciste saber a la otra persona que estabas herida, solo para que se angustiara o se pusiera a la defensiva? ¿Has sido reacia a decir algo cuando te sentiste así porque tus opiniones han sido silenciadas o ignoradas en el pasado?

Como muchas otras personas de racializadas que viven he sentido todas estas cosas. Para algunas de nosotras, sentirnos así es la norma y, sin darnos cuenta, levantamos un muro para protegernos del daño que conlleva.

Estos sentimientos incómodos e inciertos pueden ser el resultado de lo que Chester M. Pierce, psiquiatra y profesor, acuñó como microagresiones raciales, originalmente definidas como los insultos racistas dirigidos a los negros por parte de los no negros.

El Dr. Derald Wing Sue, que también escribe sobre las microagresiones raciales, las explica como las “indignidades breves y cotidianas verbales, conductuales o ambientales, ya sean intencionales o no, que comunican desaires e insultos raciales hostiles, despectivos o negativos hacia las personas racializadas.”

Las microagresiones son “micro” porque a menudo ocurren en situaciones pequeñas y privadas, pero sus efectos a menudo nos impactan de manera masiva y peligrosa.

Con el tiempo, ser receptor de estos ataques cotidianos (aunque a menudo irreconocibles) puede provocar depresión, aislamiento social y disminución de la confianza. Debido a que hemos sido condicionadas a cuestionarnos a nosotras mismas y no a los perpetradores o las situaciones, comenzamos a preguntarnos si nuestros propios sentimientos y experiencias son legítimos.

A veces, sin entender lo que estamos haciendo, incluso internalizamos esas agresiones y las usamos para vigilar tanto a nuestros seres queridos como a nosotras mismas.

Cuando era niña, a menudo corregía la pronunciación de las palabras en inglés de mi madre. Aunque tenía acento chino, no necesitaba que le dijera cómo hablar inglés; había enseñado inglés como segundo idioma durante más de una década.

No me di cuenta de que al hacer eso, estaba comunicando que su acento extranjero no solo hacía que su inglés fuera diferente, sino que lo hacía mal. Y como tantos otros, no tenía idea de que estaba regurgitando la ideología racista (practicando el racismo interiorizado).

Si bien los pequeños actos de racismo internalizado como el mío pasan desapercibidos todo el tiempo, hay demasiadas ocasiones en las que la víctima está demasiado conmocionada para decir algo en el momento.

Cualquiera sea la razón, equivale a dejar que el racismo se libere. Cuando permitimos que estas pequeñas incidencias sigan sucediendo, estamos permitiendo que el racismo, en general, siga siendo parte de nuestra cultura.

Como continúa diciendo la Dra. Sue, los perpetradores de microagresiones a menudo desconocen cómo pueden estar ofendiendo o lastimando a otros.

Es importante que recordemos que el hecho de que un perpetrador de racismo no tenga idea (o niegue) el impacto de sus palabras no significa que sus acciones fueron menos violentas o que el impacto de esa violencia haya cambiado.

Cuando se trata de eso, la intención es irrelevante.

Si solo nos enfocamos en la intención, continuamos centrando y priorizando al perpetrador. Y seamos realistas: el perpetrador es siempre una persona más privilegiada que está acostumbrada a que sus opiniones y sentimientos sean validados.

Estamos capacitados para creer en personas con poder social.

Pero si alguna vez esperamos realmente poner fin al racismo (o cualquier otra injusticia), nosotras, como personas que nos encontramos con tanta marginación, también debemos validar nuestros propios sentimientos y opiniones. Volvemos a centrar nuestra atención en nuestras necesidades y experiencias enfocándonos en el impacto, no en la intención .

Al no reaccionar a las microagresiones, podemos perder la sensación de ser fieles a nosotros mismos. Nos arriesgamos a reprimir los sentimientos tóxicos provocados por el racismo interminable. Pero si reaccionamos con enojo, a menudo nos enfrentamos a la actitud defensiva y las críticas de nuestros perpetradores.

Pero, ay, hay un término medio, y es involucrar al perpetrador de una manera reflexiva. 


La Librería de Afroféminas



Los tres tipos de microagresiones

La Dra. Sue y otros en Teachers College of Columbia University han identificado tres formas básicas de microagresiones:

1. Microataques

Los microataques, la forma más consciente e intencionada de microagresiones, se asemejan más a lo que estamos acostumbrados a considerar como racismo “pasado de moda”.

Algunos ejemplos comunes son el uso de epítetos raciales (o lenguaje o nombres abusivos y despectivos), mostrar banderas confederadas o esvásticas, burlarse de otro idioma, contar chistes racistas y atender primero a los clientes blancos.

Lo que todos tienen en común es su carácter explícito. Ya sean verbales o no verbales, los microagresos son formas bastante directas de prejuicio y discriminación.

Las siguientes dos formas de microagresiones son menos directas e intencionales por parte del perpetrador.

2. Microinsultos

Los microinsultos comunican rudeza e insensibilidad hacia alguien en función de su identidad o herencia racial. Estos actos quitan la dignidad o el sentido de autoestima de una persona, pero lo hacen de manera indirecta.

Algunos microinsultos pueden parecer cumplidos para la persona que los dice.

Mientras crecía, los muchachos blancos me decían repetidamente que era “bonita para ser asiática”. Esto siempre me hizo sentir increíblemente avergonzada a pesar de que no había hecho nada malo. Me llevó a creer que ser asiática significaba ser poco atractiva. También me enseñó que los muchachos blancos nunca me verían como un individuo sino como una raza.

Otros ejemplos de microinsultos son: “Eres un ejemplo para tu raza” o “Eres tan elocuente”.

Estas declaraciones asumen que la inteligencia o el comportamiento del modelo a seguir está relacionado con la blanquitud porque revelan sorpresa por la excelencia del racializado en lo que hacen.

E incluso más ejemplos (porque el racismo es tan frustrantemente implacable) son una persona blanca que cruza al otro lado de la calle cuando se acerca un hombre negro o latino, o un dueño de una tienda que observa o sigue atentamente a un cliente racializado.

Esto transmite el mensaje de que estas personas merecen ser temidas y es probable que roben o lastimen, pero este miedo se basa en estereotipos racistas promocionados por los medios blancos.

Si bien algunos datos hacen que parezca que los racializados tienen más probabilidades de robar o lastimar a otros, se basan en un sistema racista (el complejo industrial de prisiones) que apunta a las personas de esas comunidades.

3. Microinvalidaciones

Las microinvalidaciones excluyen o niegan las experiencias, los sentimientos y la realidad experiencial de un racializdo.

Una microinvalidación común es la noción de “daltonismo” o la afirmación de que ahora vivimos en tiempos “post-raciales”. También es invalidante restar importancia a los casos de racismo, o decirle a un racializado: “Deja de ser tan sensible” o “¡No todo tiene que ver con la raza!”

Estas frases, quizás destinadas a suavizar la incomodidad de los perpetradores de la situación, descartan por completo las experiencias racializadas.

Lo que se encuentra en el corazón de la mayoría de las microinvalidaciones es la norma de la blanquitud y las experiencias blancas.

Descartar las experiencias racializadas es opresivo y continúa dando crédito solo a la experiencia de los blancos. Junto con eso, el pensamiento daltónico descarta la realidad del privilegio blanco y la supremacía blanca, y les permite seguir haciendo lo que hacen.

Un ejemplo de esto es preguntarle a una persona racializada: “¿De dónde eres?” o “¿Cómo se dice ____ en tu idioma?”

Esta pregunta a menudo se dirige a los asiáticos y latinoamericanos, ya sean inmigrantes que dominen otros idiomas o no, por simple curiosidad. Pero el mensaje es que incluso si consideran el país su hogar, nunca pertenecerán a él realmente.

Otro ejemplo es “No soy racista, ¡tengo un amigo ____!”

El racismo es culturalmente omnipresente, lo que significa que es parte de casi todos en esta sociedad. Ya sea que nos creamos racistas o no, nuestras palabras y acciones a menudo se ajustan a lo que nuestra cultura racista nos ha enseñado, y tener un amigo negro no cambia ese hecho.

Además: “Si trabajas lo suficiente, tendrás éxito”.

Esto se llama el “mito de la meritocracia”: la idea de que a través de la determinación y el trabajo duro, solos, podemos levantarnos y prosperar.

Esto es lo que nos lleva a creer en el estereotipo racista y clasista de que nosotros, los racializados (y la gente en general) que no tenemos éxito, somos vagos, estúpidos o incompetentes, que merecen lo que tienen o no tienen.

Pero la experiencia para muchos, aunque no para todos, es más complicada.

Factores como el racismo institucional, el nivel de educación de los miembros de la familia y el acceso a menos recursos que nos ayudan a tener éxito significan que muchos de nuestros caminos hacia el éxito personal son desafiantes en más formas que nuestras contrapartes blancas.

La verdad es que el privilegio,  debido a la raza o la clase  es lo que te ayuda a tener éxito en una sociedad injusta. 

Ésta es la razón por la que existe la Acción Afirmativa, aunque nunca puede igualar el campo de juego ni lo hará nunca.

Existe un último tipo de microagresión que no ocurre entre individuos. En cambio, las microagresiones ambientales se sienten en nuestro entorno cotidiano o a través de nuestro “clima” social.

Por ejemplo, una mujer latina que espera una entrevista de trabajo ve fotos de los otros empleados, todos ellos hombres blancos. Incluso si la empresa no es racista, su oficina le dice que ella no pertenece allí y que es menos probable que la contraten que un hombre blanco.

La forma en que se debaten los derechos al aborto, puede verse como una microagresión ambiental sexista porque invalida las necesidades de atención médica y la capacidad de toma de decisiones de las mujeres, especialmente aquellas con ingresos más bajos.

***

Como racializados, a menudo nos silencian o nos aturden las microagresiones. Pero así como existen formas positivas de lidiar con el estrés, existen formas empoderadoras de abordar las microagresiones.

La forma en que me enfrento a las microagresiones depende de la situación. No hay una única forma de afrontarlo.

Y así como la respuesta para mí difiere de un caso a otro, es posible que lo que me parezca útil no sirv para ti. Pero el primer paso es siempre el mismo, y es reconocer su sensación de malestar, dolor o ira.

Es mucho lo que podemos hacer por nosotras mismas para minimizar el impacto de tales eventos. El diario, la meditación o el movimiento (¿zumba o yoga, alguien?) Son todas formas de amor propio que pueden restaurar nuestro bienestar y dar a nuestras emociones una salida segura.

Comunicarse con amigos y otros confidentes de confianza puede ser una excelente manera de validar nuestros sentimientos. A veces, cuando sucede algo que hace que nuestra piel se erice de ira o decepción, todo lo que necesitamos es que alguien lo sienta con nosotras.

Si bien no tenemos que involucrar al agresor, entablar un diálogo con él es una forma de aceptar lo sucedido.

Antes de comenzar esa conversación, pregúntate qué quiere obtener de la conversación. La forma en que te acerques a ellos diferirá dependiendo de si estás tratando de cambiar su comportamiento o si solo deseas verbalizar tus sentimientos.

A menudo soy reacia a involucrarme con el perpetrador, pero puede ser especialmente importante hacerlo si la persona que te microagredió es alguien con quien te encuentras con frecuencia, y mucho más si es alguien que te importa.

Lo último (y quizás lo más importante) es dejarlo pasar. Con esto, no me refiero a perdonar u olvidar. Me refiero a tener cuidado de no darles a ellos, ni al microagresor, más poder sobre ti en el proceso.

Esto puede suceder de forma natural una vez que haya procesado el evento, pero a veces necesitamos recordar un poco que las microagresiones deben abordarse, pero no vale la pena insistir en ellas y revivirlas.

Vivir en constante anticipación al maltrato no solo es agotador y estresante, sino que incluso puede evitar que experimentemos alegría o dejemos que personas maravillosas entren en nuestras vidas. Este es el mayor desafío: fortalecernos sin endurecernos contra la vulnerabilidad.

La verdadera fuerza reside en la caña que se dobla con el viento pero no se cae. Está arraigada. Se vuelve hacia el sol. Independientemente de cómo elijas manejarlo cuando alguien te microagreda, recuerda que no estás sola. Tu opinión cuenta. Tus sentimientos importan. Y te mereces el sol.


Anni Liu es una escritora colaboradora de everydayfeminism.com. Es escritora, músico y DREAMer china. Anni está trabajando actualmente con niños con desafíos emocionales y conductuales en una escuela alternativa. Vive en Vermont con su pareja y su hijo y espera conocer a un alce.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko-Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Este medio RESISTE gracias a vuestras contribuciones.


Una respuesta a “No, no te lo estás imaginando: 3 formas en que las microagresiones racistas se meten en nuestras vidas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.