La radio en Malí, un vehículo para la independencia femenina

Periodistas de Studio Tamani entrevistando a una mujer maliense. Foto: Samuel Turpin/Fundación Hirondelle
* Este es un artículo basado en un texto de Emma Heywood publicado en The Conversation bajo el título: ‘Radio in Mali can empower women by remembering they are a part of a social web’

“La evolución de un país depende del lugar que ocupen las mujeres en el espacio público de este”, argumentó una vez la política, escritora y activista maliense Aoua Kéita y parafrasea Emma Heywood, investigadora y profesora de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), en su artículo para The Conversation

A día de hoy, las mujeres de Malí se enfrentan a una serie de obstáculos que las impiden alcanzar este lugar de relevancia en el espacio público: “Leyes discriminatorias, poligamia extensiva y violencia de género en medio de la pobreza generalizada. Para aliviar las cargas financieras, muchas niñas incluso se ven obligadas a casarse para que sus familias puedan beneficiarse del precio de la novia”, expone la autora.

El empoderamiento es diferente para cada mujer. En ocasiones puede significar acudir a la escuela, en otras tener relaciones más equitativas o incluso iniciar un negocio que la permita ser independiente de su familia. Lo que está claro, tal y como defiende Heywood, “es que el acceso a la información es una ruta” para lograr cada uno de estos objetivos. En Malí, la radio es la principal fuente de información. El país cuenta con 170 radios privadas, de las cuales 121 son administradas por voluntarios. Asimismo, este medio es “ampliamente confiable” y cubre una variada gama de intereses: religiosos, comunitarios, confesionales… Comparte también noticias de fuentes internacionales como RFI, BBC África o la radio de las Naciones Unidas. Teniendo en cuenta esta relevancia, este medio de comunicación puede funcionar para transmitir hechos que ayuden a sensibilizar sobre la posición de las mujeres y ayudarlas a tener mayor control sobre sus vidas.

El empoderamiento como cuestión colectiva

Emma Heywood y Beatrice Ivey, también investigadora de la misma institución, han llevado a cabo una investigación centrada en este tema. Para ello, realizaron “un análisis de contenido de una serie de programas de radio relacionados con las mujeres y transmitidos por Studio Tamani, perteneciente a la Fundación Hirondelle entre 2018 y 2020”. Tras esto, formaron grupos de discusión con los oyentes antes y después de que escucharan los programas seleccionados, para determinar el impacto de estos.

Los encuestados declararon que “las actividades de las mujeres suelen llevarse a cabo para depender de otros”. Por ello, la información dirigida a empoderar a las féminas debe reflejar esto, es decir, “cómo viven las mujeres en relación con otras personas y con las culturas y normas que dan forma a sus vidas”.

Pero, ¿qué significa esta capacitación para los entrevistados? Tal y como explica Heywood, tanto hombres como mujeres respondían que puede significar “independencia”, pero nunca de los niños. Por su parte, para las mujeres más jóvenes, el empoderamiento refleja el ser capaces de tomar sus propias decisiones sin ser restringidas por un futuro marido. Aunque ninguna de ellas consideró un mañana sin pareja: “Independencia no significa necesariamente estar solo”.

En base a esto, la docente expone que se evidenció que la capacidad de autodeterminación de las mujeres en Mali no puede reducirse a una cuestión individual. “Los programas de desarrollo tienden a considerar la emancipación de las mujeres como una cuestión individual. Pueden aislar artificialmente a las mujeres de las tradiciones socioculturales que las rodean. No consideran completamente las muchas «redes de relaciones» que pueden verse afectadas por posibles cambios en la autonomía. Tampoco consideran las redes que pueden influir en la vida de las mujeres y su libertad para tomar decisiones”, explica.

Necesidades futuras

Como conclusión, la investigadora aclara que los programas de radio analizados retrataban a las mujeres en relación con otras personas, grupos o roles. Es decir, los contenidos rara vez las representaban como personas independientes. Sin embargo, no todo es malo: Studio Tamani, como radio, está normalizando el debate sobre los problemas de la mujer mediante la difusión de programas relacionados con estas. “Este es un primer paso para aprovechar la radio como un medio ideal para crear un entorno empoderador”, defiende Heywood. Pero para lograrlo, es necesario que no sean extraídas de la red de relaciones en la que están envueltas. 

“Las mujeres malienses no hablan con una sola voz, por lo que sus diversas perspectivas, experiencias y conocimientos también deben tenerse en cuenta en la radiodifusión”, culmina la autora.



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.