Eres todos los colores del arcoiris en uno

Así retumba en mi cabeza, y es así como queremos sentirnos, así es como queremos oírlo, de este modo queremos que nos vean. Con un color único, uno brillante, que reluce por su intensidad, por toda la historia que lleva detrás, por el amor con el que puede cargar. Y es que no siempre me sentí así, no siempre pensé que mi color es una bendición. Dudé de mí, e incluso llegué a pensar que todos mis problemas se reducían a uno solo, el ser negra. 

Sufrí mientras crecí, por fuera feliz, y por dentro rota, sintiendo que todos aquellos pedazos dentro de mi se reflejaban en mi color, ese color por el que a veces me llegaron a señalar. Sentí que era una carga, y cuanto más avanzaba más me pesaba. Lo que no sabía era que vivía con una venda interna, que no dejaba ver lo bella que era, y solo quedaba frente a mis ojos la otriedad. Admiraba la belleza de los demás porque todos y todas seguían un mismo cánon estético. Y yo no estaba dentro. Pero esque además cuando quería encontrar algún referente que me hiciese sentir segura de mi misma… Podíamos tener muchas similitudes pero jamás el mismo pelo, el mismo marco cultural, y mucho menos, la misma piel negra. Y es que mi color, me hundía en la soledad, por ser incapaz de pensar, por no saber su valor en aquel momento. 

Entonces, mi padre me dijo aquellas palabras: “eres todos los colores del arcoiris en uno”. Y aquellas simples palabras me arrancaron una lágrima. Me calaron, y retumbaban por dentro de mí. El problema no eran los demás, el problema no era estar rodeada de mujeres y hombres de piel blanca, el problema no era esta rota sociedad. El problema estaba en mí. No había aprendido a verme, a escucharme, a quererme y a valorarme. Me había olvidado de mí para centrarme en los demás. 

Mi color no son cadenas, no es un ancla que no me deja avanzar, no es una carga que me impida pasar. Mi color es sudor, constancia, historia, amor y mucho más. Mi color, y el de todos, tienen algo que contar, algo que gritar, alguien a quien enseñar. Son únicos. Por eso, nuestros colores, son todos los colores del arcoiris en uno.


Gelia Pereira

Estudios Interculturales en la Universidad de Jaime I, Castellón. 


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!