“Las mujeres migradas son un claro ejemplo de cómo esta crisis está afectando más a la población más vulnerable en todos los aspectos”

Marisol Saelo

A Marisol Saelo, trabajadora social de la Concejalía de Feminismo del Ayuntamiento de Fuenlabrada y merecedora de un reconocimiento por parte de la Comunidad de Madrid por su importante labor, ya le hicimos una entrevista en Afroféminas. Con todo, teniendo en cuenta que desempeña su tarea en el ámbito de intervención con mujeres víctimas de violencias machistas y que  la situación actual de confinamiento está endureciendo las condiciones, ya de por sí terribles, de muchas compañeras que están encerradas con sus agresores, quisimos que nos hablara de las herramientas de las cuales disponen y de la realidad específica de las mujeres migradas. 

¿Cómo ha cambiado tu rutina laboral en el confinamiento?

El confinamiento nos ha obligado a sustituir nuestra actividad presencial por el teletrabajo, pasando a realizar nuestras intervenciones de forma telemática, y estableciendo los contactos y coordinaciones por teléfono y/o por correo electrónico principalmente.

¿Y de qué manera se ha transformado la vida de las mujeres en atención?

Ha cambiado de forma significativa, las familias monomarentales se encuentran con infinidad de dificultades para la conciliación familiar y laboral (quienes tienen el privilegio de mantener su trabajo desde casa). 

Muchas mujeres, trabajadoras del hogar o que han desempeñado su trabajo en economía sumergida,  en su mayoría migradas, han tenido peor suerte y han cesado temporal o definitivamente su actividad, perdiendo su fuente de ingresos, y quedando expuestas a la incertidumbre de la nueva realidad económica post-confinamiento.

En el caso de los núcleos familiares y de familias extensas, además de las complicaciones que supone la limitación de espacio, en muchos casos, para muchas mujeres permanecer en el hogar  junto a sus parejas no es seguro, y el confinamiento agudiza los “síntomas” de padecer violencia de género en la convivencia. 

¿Qué mecanismos se han activado para responder a las necesidades de quienes tienen que pasar ahora más tiempo con su agresor?

Todos los dispositivos de atención a mujeres víctimas siguen operando de forma telemática, en municipios como Fuenlabrada se han implementado campañas y recursos complementarios para favorecer el contacto con las mujeres que lo precisen. Incidimos también en la denuncia o comunicación del vecindario ante posibles situaciones de Violencia de género de las que puedan ser testigo y hemos habilitado dos líneas de whatsapp para favorecer el contacto con las mujeres que tienen dificultades para hablar por teléfono habitualmente.

A nivel nacional, el  016 sigue funcionando como numero de teléfono de referencia en la atención a mujeres victimas las 24 horas del día, los 365 días del año,  en distintos idiomas, y ofrecen también líneas de wasap para la atención psicológica.

El otro día leí que fue el hijo de la víctima quien alertó, por teléfono y a escondidas, a la policía, ¿qué peso puede tener la infancia en las denuncias? ¿Y la gente del vecindario? 

En mi opinión, la infancia no debería asumir la responsabilidad de denunciar a un agresor, en la medida en que ya que de por sÍ resulta muy traumático convivir en un entorno en el que se ha normalizado la violencia en el contexto familiar. 

Frente a situaciones de riesgo es importante que cualquier persona que sea conocedora de estos hechos comunique, mediante cualquier medio, esta situación y no se deje de prestar apoyo a las víctimas.

¿Qué consejos prácticos estáis dando a las mujeres que se enfrentan a una situación así?

Que pidan ayuda siempre que la necesiten y que no se sientan solas, aunque los centros de atención a mujeres no estén funcionando presencialmente, hay recursos a su disposición para ofrecerlas apoyo y, ante situaciones de riesgo, todas las fuerzas y cuerpos de seguridad siguen operando con normalidad. (Policía, Guardia Civil…etc)

¿Cómo lo vive el personal de servicios sociales?

En nuestro día a día, la función del equipo es muy importante, y en esta situación extraordinaria, gestionar estas situaciones desde casa, evoca por momentos emociones y situaciones que solamente pueden ser compartidas virtualmente. 

El “teletrabajo” social, en este sentido, nos obliga a adaptar nuestras estrategias de intervención y nos sirve como aprendizaje para identificar las debilidades y retos que nos plantea la intervención en contextos de crisis mas allá de la contención.

Muchas mujeres en Fuenlabrada son migradas, ¿eso plantea un panorama diferente a la hora de trabajar esta problemática en la actualidad?  ¿En qué sentido? 

Las mujeres migradas son un claro ejemplo de cómo esta crisis está afectando más a la población más vulnerable en todos los aspectos.  

La intervención, en el día a día, ya implicaba considerar factores que inciden en su realidad como son la falta de redes, barreras idiomáticas, condicionantes legales derivados de su situación administrativa, etc…

La crisis actual puede incidir en una mayor sensación de miedo de las mujeres que conviven en pareja, ante una posible salida del domicilio, y/o en su caso, cuando existen menores, ante las “amenazas” que se suelen proferir en torno a estxs, frente a una posible separación, por parte de los agresores.

La intervención para con ellas se centra en el acompañamiento y en la orientación respecto a la disposición de recursos u opciones alternativas, con el objetivo de que no se sientan solas ni obligadas a mantener y permanecer en una situación de riesgo en contra de su voluntad.



Entiendo que, como en el resto de ámbitos y debido a lo excepcional de esta situación, es complicado hacer cualquier tipo de previsión ,pero… ¿qué otros planes estáis pensando implementar? 

Resulta complicado planificar la intervención a medio plazo, ante la incertidumbre de los tiempos que nos está marcando la evolución de esta pandemia. En mi opinión las actuaciones tendrán que replantearse conforme al nuevo escenario que surja tras el periodo de confinamiento, y la intervención debería mantener su orientación hacia una respuesta integral frente a las necesidades específicas, de las mujeres en situación vulnerable, en este caso, a nivel individual, grupal, y comunitario.


Lucía Mbomío

Periodista, actualmente en “Aquí la Tierra” en TVE
Twitter @luciambomio 
Istagram: luciambomio


Hasta que termine la crisis al final de los artículos de Afroféminas encontraréis esta imagen. El enlace da acceso al mapa interactivo de recursos que ha puesto en marcha @CEAntirracista Cualquier ayuda, aporte y recurso es necesario para personas en especial estado de vulnerabilidad. Puedes entrar a través de este enlace:

https://emergenciaantirracista.ushahidi.io/views/map