¡Libertad para Rokia Traoré!

Rokia Traoré, la cantante maliense de fama internacional, se ha declarado en huelga de hambre en la prisión de Fleury-Mérogis cerca de París desde que fue arrestada el 10 de marzo con la acusación falsa de secuestro de su hija.

Traoré fue arrestada en un aeropuerto francés mientras viajaba entre la capital de Malí, Bamako y Bruselas. Tenía planeado asistir a una audiencia en la que esperaba revocar una decisión de 2019 de un tribunal belga que había otorgado la custodia exclusiva de su hija de cinco años a su ex pareja Jan Goossens. Goossens es el director del Festival de Marsella y ciudadano belga; Traoré tiene la ciudadanía maliense y francesa.

Traoré esperaba impugnar una orden de arresto europea emitida contra ella por «secuestro y toma de rehenes» de su hija, porque se había negado a entregarla a su padre. En un comunicado emitido desde la prisión, ha confirmado su decisión de empezar una huelga de hambre: «He comenzado una huelga de hambre … para pedir un juicio justo en Bélgica y que la orden de arresto europea dejara de aplicarseme injustamente».

No se le han permitido visitas debido a la pandemia de coronavirus, e incluso su abogado no ha podido verla desde el jueves 19 de marzo. Nadie tiene acceso a ella.

Este asunto es algo más que una dolorosa batalla de custodia entre famosos, porque también implica un choque entre los sistemas de justicia europeos y africanos y sin duda un comportamiento racista y colonial de la justicia europea. Francia actuó con una orden de arresto de Bélgica, pero los funcionarios en Malí ven la situación de manera muy diferente. Un tribunal de Malí le dio a Traoré, y no a Goossens, la custodia del niño, y el gobierno de Mali emitió una declaración en apoyo de la cantante, señalando que ella tiene un pasaporte diplomático de Malí.

Traoré presentó denuncias sobre Goosens en Mali, Francia y Bélgica, e insiste en que nunca se han investigado. Hay un claro doble rasero que parece sin duda cargado de misoginia racista. Además la justicia belga tiene una larga tradición de actuar contra las madres separadas según denuncian activistas del país.

Hija de un diplomático maliense, Traoré es una celebridad. Es embajadora del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y como cantante y compositora ha sido pionera en una fusión de estilos africanos y occidentales. Ha trabajado con el director estadounidense Peter Sellars y ganó el importante premio de música francesa Victoire de la Musique. En 2019, fue directora artística del Festival Brighton.

Traoré permanecerá en huelga de hambre hasta el 25 de marzo, cuando un tribunal francés decidirá si es liberada o extraditada a Bélgica. Si se la encuentran culpable de secuestrar a su hija, podría enfrentar cinco años de prisión.

Entre los que piden su liberación se encuentran estrellas africanas como Salif Keita, Youssou N’Dour, Angélique Kidjo o también Damon Albarn, quien actuó con ella en el grupo Africa Express.

Desde Afroféminas nos unimos a la campaña #FreeRokia, liberar a Rokia. Sabemos con certeza que si no hubiera sido una mujer negra africana no se hubieran tomado medidas tan drásticas como su encarcelamiento. Creemos que detrás de esto hay un grave comportamiento racista, colonial y patriarcal.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!