Queen B: A toda mi gente los estoy liberando

Se ha cerrado el museo, está abriendo en un horario especial para que accedan por una puerta diferente Beyoncé y Jay Z. A partir del video titulado Apeshit nos dan un recorrido diferente al que normalmente se hace dentro del museo Louvre, se apropian de salas relevantes que abarcan casi todo el museo. La ruta que irán marcando es a través de las obras más emblemáticas que posee el museo que reconstruye una historia del arte basada en sucesos que marcaron una postura del gobierno francés con su sociedad, donde utilizaran estas colecciones de arte para resaltar la problemática de la exclusión de la imagen del negro. Esta vez The Carters han sido los que toma como bandera la lucha racial tratando de incorporar su Black-Power dentro del recinto de blanquitud. De igual forma crean poses miméticas de estos cuadros re-significando la narrativa tradicional que se les ha dado a lo largo del tiempo.

En esta ocasión lo que me interesa enfocarme es el vacío del discurso tradicional de obras emblemáticas del museo Louvre reemplazadas por la representación de la negritud de Beyoncé y Jay Z esto a través de una lectura contemporánea. Teniendo en cuenta que este es un espacio que demuestra por excelencia la tradición de cómo ver arte, es decir, que dentro de sus salas los espectadores siempre tienen un distanciamiento con las obras, los letreros de “no tocar” y las línea que marcan tu posición permitida como espectador es la manera en que se impone tu acercamiento con esas obras invaluables. Pero ahora, esto se transforma en el momento que se rompe lo establecido durante años y se decide mejor bailar. Es un performance de Queen B y Jay Z, quienes se hacen llamar The Carters. Como lo diría Beyoncé: “No puedes tocar nuestro reinado”, pero lo podemos reinterpretar.

Por otra parte, este video pone una mirada crítica en diversos aspectos: la representación restaurada sobre una obra ahora será trasladada a una realidad y la ritualización casi incuestionable de este arte. Parece que hay un juego constante para la renovación de estos espacios que están comenzando aburrir con su discurso de siempre, ahora hay un sistema de jerarquías creativas que se renuevan a partir de lo que se impuso durante años y es lo que deciden presentar estos artistas. Con ello, entramos a la problemática de la selección curatorial del vídeo y la curaduría tradicional del museo Louvre sus intereses se trastocan ya que la selección de ambos refleja una supremacía que contiene una historia que remarca por un lado el poder de la corona francesa dentro del arte VS el poder de entrar y poner en discusión esta historia de dominio con el complejo hecho de seleccionar detalles de dichas piezas que causarán problemáticas por parte de artistas contemporáneos del pop del siglo XXI.

El museo Louvre con el paso del tiempo, adquirió tanta fama que es una de las principales atracciones turísticas en Europa y de esta manera en un factor importante para la economía de Francia, todo comenzó a caer cuando surgieron problemas por los sucesos terroristas que pasaron en el 2015, se encontraban en un estado de alerta. Posteriormente en febrero del 2017 un presunto yijadista atacó a militares franceses en el carrusel del Louvre. Con todo lo anterior, el turismo bajo y con ello había un grito ahogado de ayuda. El museo tuvo que pensar rápido, la atracción de espectadores con las colecciones reales tradicionales se tendrían que modificar.

Un año después y con total discreción el actual director Jean Luc Martínez concedió los espacios para que dos artistas afroamericanos legitimaran su poder, denunciaran problemas raciales dentro de un lugar que por excelencia ha sido el factor de una blanquitud que se reafirma cada que puede. Aunque el museo sería criticado por prestarse de esta manera, ponían en una balanza la situación y dada las circunstancias no se negaría ante esta posibilidad del escándalo ya que funcionaría com factor importante para la fama. No es gratuito que tanto haya sido el éxito que actualmente se ofrecen visitas guiadas por las mismas piezas en donde grabó Beyoncé y Jay Z.

La representación.

Este vídeo comienza por un ángel negro que está afuera del museo Louvre y la luz que posee ni siquiera es cerca de poderlo aclarar, se encuentra de noche, este personaje se convierte en un gran problema; al frotar sus manos es solo el comienzo de una batalla… es una denuncia que hace Beyoncé ya desde años atrás; ya que en su momento estuvo muy activa en el caso de la muerte de Trayvon Martin, un chico negro de 17 años de edad víctima de la policía blanca en Miami, su delito fue vestir un abrigo con capucha y caminar cerca de propiedad privada. Un policía lo viosospechoso, sin pensarlo le disparó. La historia pudo ser diferente si este chico hubiera sido blanco. Pero siempre la historia ha condenado al negro por ser negro.

De esa imagen externa nos adentramos a La Galería de Apolo, estaremos prestos a bailar, ya no a la manera que lo hacía Luis XIV , sino moviéndonos como Beyoncé; La Galería de Apolo es la gran representación de un rey que ha durado más tiempo gobernando en la corona francesa y es relevante mencionar que es creador del llamado “código negro”, el cual “se refería a las personas negras como bestias y que debían ser tratadas como los “monstruos” que eran”. Su memoria histórica se plasmo en un lugar intocable que podría durar para siempre y que es un espacio que sería la gran representación del rey provocador de un genocidio “legalizado” durante 163 años. Luis XIV conocido también como “El Rey Sol” se demuestra su esplendor, su legitimidad y su sabiduría a través de la apropiación del Dios clásico Apolo quién representaba las artes, la música y la curación. Esta sala, hipócritamente, se pensó para que fuera accesible para “todos” y se dice que era una demostración especialmente clara del compromiso del estado con el principio de igualdad. Por otra parte, se hace énfasis al signo zodiacal Virgo, el cual sería el signo zodiacal de Luis XIV y el signo zodiacal de Beyoncé. Como si de ironía se tratase. Dos poderes que se rozan poéticamente con
herencias totalmente separadas. Un espacio colmado de contradicciones que inicia la crítica a la historiografía del arte occidental.

La Gioconda de Leonardo Da Vinci ubicada en la Gran Galería, es la obra más emblemática de la colección de pintura italiana, además de ser el punto culminante del arte del retrato del siglo XVI. Beyoncé sonríe de la misma manera que lo hace la Mona Lisa, al encontrarse tan estática delante de esta obra, con una sonrisa casi de burla, nos está cuestionando ¿quién será ahora la nueva Mon Lisa? Ella es la que tiene el poder, les guste o no. Ambos con atuendos que nos remiten a la estética utilizada dentro del Blaxploitation un género del cine donde los líderes eran los afroamericanos en los Estados Unidos y tenían una estética contestaría y violenta. Desde sus atuendos hasta el propio lenguaje corporal que ambos poseen tienen una carga simbólica.

Se continua con la Victoria alada de Samotracia. El vestido que utiliza Beyoncé es parte de una colección del diseñador de moda Stephane Rolland. Sus vestidos son una inspiración de añadir elementos escultóricos a una gama de siluetas más sencillas; recordemos que la Victoria Samotracía al ser encontrada sólo tenía el ala izquierda, esto remite a quien está construyendo la otra parte de la escultura es ahora Beyoncé al tener el elemento del ala derecha pero no la izquierda, como si ella fuera la otra mitad. La escultura de Niké representada de manera muy en consonancia con la victoria que remarca ambos al casi camuflarse con el mismo color del mármol, ellos fueron ahora encontrados y traídos hasta el museo representando que son la pareja victoriosa.

La negritud.

Los comentarios que surgieron en torno al vídeo pasaban de ser críticas constructivas a destructivas. Esto me lleva a pensar el grado de ofensa y agresión que pueden sentir las personas ya que señalar y criticar es sencillo cuando no se tiene empatía con una historia de una comunidad que por años ha sido golpeada. Este vídeo tiene una relación entre establecer una forma de protesta y de querer reivindicar a las personas negras dentro de la historia del arte. De algún modo el Louvre contiene un arte de gente blanca, retratando personas blancas, que solo demuestran su posición extremadamente eurocentrista.

Un ejemplo para repensar la historia de la negritud dentro del Louvre es que se pintan líderes gobernantes que sus antecedentes era atentar contra las personas que para ellos eran seres inferiore tal es el caso de Napoleón I, quien restauró la esclavitud en 1802 en Francia aunque esta había sido abolida en 1792 por la Asamblea Nacional Francesa.

Esto me conduce a uno de los lienzos que con sus grandes dimensiones empieza hablar por sí solo, se trata de La Coronación de Napoleón, los discípulos de Napoleón I le recomendaron que opte por el momento en que corona a su esposa Josephine, algo que no era muy atípico para la pintura de la época. La respuesta de Beyoncé es situarse justo debajo de la corona, se posiciona con un atuendo de lujo Burberry; junto con otras bailarinas con diferentes tonos de piel que las podríamos
considerar como la diversidad racial que existe en torno a la negritud, bailan enfrente de un cuadro en donde la mujer es la protagonista, sin embargo, ninguna de ellas se diferencia con su estética como lo hace Beyoncé al poseer esa vestimenta, a pesar de que todas comparten un tipo de herencia en común, Beyonce no es cualquier persona negra, es una negra privilegiada.

El cuadro de Madame Récamier según las descripciones del Louvre, se trata del ideal de la elegancia femenina. Hay dos mujeres reproduciendo su propia versión del cuadro, se sientan ante la Madame que personifica a una mujer despreocupada, las mujeres negras parecen ser el “soporte”, sin embargo, la realidad ahora será el borramiento de la mujer blanca, la atención se enfocará en reafirmar que estas mujeres negras también son icónicas a su manera.

El ritmo se vuelve más pausado, una escena de 10 segundos nos cuenta la historia Los fantasmas de Paola y Francesca quienes aparecen ante Dante y Virgilio, una escena inspirada en la Divina Comedia, se encuentran condenados en el segundo círculo del infierno, el de los lujuriosos. Justo al instante una pareja se encuentra en la habitación de un hotel, parecieran estar dentro de una de las casas de esclavos en donde no se les dejaban salir, hay un gran acto de fuerza mutua. Una pareja condenada. Cabe mencionar que ellos se encuentran afuera del museo, se mantienen en total silencio, no son tan afortunados para entrar.

Continuamos con La balsa de la medusa de Gericault. Se hace énfasis al personaje negro que pide ayuda en la orilla de la balsa, este cuadro es el único que Jay Z voltea a ver como si no se tratase ajeno a la obra, Gericault es un artista que poseía un espíritu crítico, la obra remite al terrible acontecimiento de la célebre Medusa. Los liberales elogiaban que veían en la balsa a la propia Francia, mal gobernada y en riesgo de naufragio. Una historia que remarca que siempre se han despreocupado por aquellos personajes que no tienen el poder, los marginados. Este cuadro podría ser entendido desde la historia de la negritud ¿Cuantas personas no murieron en las transportaciones marítimas que se hacían entre los territorios por la trata de esclavos?

La balsa de la medusa

La escultura de Hermes, se trata de un instante donde se arrodilla para ponerse la sandalia, un gesto tan simple que continúa a través de una serie de hombres que se encuentran en la misma postura; si embargo la separación del discurso es enorme, esta imagen remite a la controversia y polémica que se genera en la NFL después de que varios jugadores decidieron arrodillarse durante el himno nacional de manera de protesta por la brutalidad policíaca contra la comunidad negra que se experimentaba en Estados Unidos, siempre regresando al trauma con la representación del ángel negro al principio del vídeo.

Lentamente se acerca La Venus Milo su torso dio pauta a todos los desnudos femeninos del arte occidental. Lo que el escultor buscaba representar era la belleza divina, la de los ideales de Platón, una eterna búsqueda hacia la belleza. El blanco significa la belleza suprema. Entonces el negro la fealdad. El estereotipo de la belleza occidental se ve transgredido por Beyoncé cuando ella decide mostrar su cuerpo curvilíneo a comparación de la Venus de Milo. Es un cuerpo que por mucho tiempo fue agredido de diferentes maneras; durante la etapa de la esclavitud fueron cuerpos desde violados hasta exhibidos con agresión.

Con todo lo anterior mencionado, esta recontextualización del arte occidental, merece dejar de ser leído por un instante para mejor denunciar a través del rap esta postura de poder de Beyonce.

Los enemigos deben temblar a estas alturas están apropiándose casi de todo el museo. Hay algo inusual, es una pareja peinando su afro enfrente del cuadro de la Mona Lisa; el cabello ha sido un factor importante para la cultura de afro-descendientes y con ello de símbolo de vergüenza se ha convertido en un símbolo de poder. Al igual que en el cuadro de la Gioconda, el cabello se vuelv invaluable, están espejeando el significado. Reafirman su poder de negritud enfrente del cuadro más querido por Francia, y el mas visitado por el mundo.

Las bodas de Caná una obra realiza por Veronese, es un lienzo que hacen énfasis específicamente en individuos negros, al mismo tiempo hay una vasija de oro donde se reparte el vino, al parecer se anticipa a través de estos fragmentos un acontecimiento importante. Al igual que Veronese traslado este episodio bíblico a su época de Venecia del siglo XVI, Beyoncé traslada la comunidad negra de la actualidad para sacarlos del cuadro, mientras canta “a toda mi gente las estoy liberando”. Está haciendo alusión que ya no serán más excluidos de esta manera.

Retrato de una mujer negra
Retrato de una mujer negra

Todos están teniendo una fiesta enorme dentro del museo, lo están celebrando, por fin pudieron entrar a la gran fortificación, entraron de la mano de Queen B y Jay Z. Esto es por lo que hemos estado peleando, estamos ante el penúltimo cuadro que muestran dentro del vídeo, se trata sobre el Retrato de una mujer negra por Marie-Guillemine Benoist creado en 1800. Aunque no se sabe la postura de la pintora ante la situación, este cuadro se convirtió en una alegoría que representaba la esclavitud recién abolida, era un símbolo de libertad, una pintura inusual ya que se trata del retrato de una mujer negra. Posteriormente se enfrenta a la Mona Lisa, ambos retratos parecen mirarse mutuamente y solamente permanecen con una sonrisa congelada.

Algo en mi, se niega a creer que lo han logrado, acaso ¿es un canto al éxito frente a la opresión?


Elizeth Uribe Merino

Estudio Historia del arte en la Universidad Iberoamericana en la CDMX, hice un grado de arte en la Universidad Complutense de Madrid, tengo experiencia en el campo de curaduría de arte contemporáneo en México y mi linea de investigación se centra en los estudios de África y el Caribe dentro del arte y moda.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.