10 consejos para mi pareja blanca

55002_1612153778093_2463874_o
Foto de Asunolivanphotography

Hace unos años sonó el teléfono de mi casa. Al otro lado oí la voz de mi mejor amigo bastante angustiado. Me dijo «Maya, mi mujer me acaba de llamar super nerviosa. Acaban de gritarle por la calle `negra vete a su país´ y está muy asustada, y cree  que ya no quiere seguir viviendo aquí. Quiere que volvamos a Haití. ¿Me puedes aconsejar que le puedo decir cuando vuelva a casa?”. Me encantó y le felicité por ser tan sabio buscando consejo en alguien que pudiera comprender a su mujer.

Reflexionando sobre eso, os quiero enumerar algunas particularidades a tener en cuenta cuando tienes  o te gustaría tener a una pareja afrodescendiente. Los he organizado en 10 puntos que son factores que yo considero imprescindibles cuando te embarcas en una relación interraciales.

Partimos del punto de que el amor solo nunca es suficiente. Es algo fundamental, por supuesto. Pero a la hora de tener una relación duradera se tiene que valorar si las dos personas tienen la misma visión de la vida, metas comunes y un profundo respeto. La mera atracción física no hará que todas las diferencias desaparezcan. Solo un profundo respeto por el otro permitirá que  esa relación prospere y en base a esto he recopilado estos puntos.

Eso si, sobre todo tomároslo  con humor. Este texto no pretende ser un ensayo científico. Sino una pequeña reflexión entre amigos.

1. Esta tarde no puedo quedar porque me toca sesión de pelo.
No, no es una excusa. Nuestro pelo es muy importante. Para muchas de nosotras, el cuidado del cabello implica a veces varias horas. Nos gusta disfrutar de nuestro momento para aplicarnos las mascarillas, para trenzar o para alisar, para coser extensiones, para ponernos pelucas. En fin, para hacernos lo que nos da la gana. Por eso es fundamental que nos dejes nuestro espacio. Y recuerda » Don’t Touch my Hair»

2. No estoy aquí para satisfacer tus fantasías sexuales racistas.
Continuamente se siguen alimentando prejuicios en cuanto a nuestra supuesta superioridad sexual. Durante la esclavitud y colonización no fuimos dueñas de nuestro cuerpo. Y cuando por fin lo somos se nos presupone una fogosidad, y una libidinosidad para ningunear nuestra capacidad intelectual. 

3. Si no soportas que te miren. No estés conmigo.
Porque todavía en la España del siglo XXI, te van a mirar, y muchos no entenderán porque habiendo tantas chicas españolas has elegido a esta «morenita» como mujer. Algunos incluso tendrán tortícolis de girarse para miraros de nuevo.

4. No le digas que la entiendes porque es imposible.
Ya que si no has nacido negro y no has sufrido:
– Los insultos, como «negra de mierda vuélvete a África»
–  La discriminación (en un vagón de metro lleno de gente, los dos únicos asientos libres son los que están al lado tuyo.
 La mofa (cantándote  la canción de Georgie Dan “Mami que será…” o la del “Negrito de del Cola Cao”.
– La ignorancia (tocarte a ver si destiñes).
– La desigualdad (no obtener el trabajo a pesar de ser el puesto a tu medida porque la empresa no quería dar una imagen exótica) basada simplemente por el color de tu piel.

No puedes entenderlo. Simplemente abrázala y dile que siempre estarás con ella y que contigo se sentirá segura.

Simone-Becchetti-Interracial-Couple-dating
5. Adivina quién….
Es un racista. Prepárate para desenmascarar a familiares, amigos, colegas racistas que nunca te hubieras imaginado. Los comentarios fuera de tono, o los consejos no pedidos abundarán. Y te sorprenderá la gente que te lo diga. Porque algunos serán muy próximos. Ante una situación hipotética casi nadie es racista, pero ante una situación real tu verdadero instinto aflora.

6. No estaré contigo si tu familia nuclear es racista.
Para mí la familia es muy importante. Si bien es cierto de que tú no has elegido la familia en la que naciste, yo sí que puedo elegir la familia en la que quiero entrar. El ambiente exterior a veces ya es bastante hostil como para no poder relajarme en mi propia casa o en casa de familiares. Quiero suegros que presuman de sus nietos, y familia extensa que no se avergüence decir que soy su cuñada, prima, sobrina etc.

7. Parecidos imposibles.
Muy poca gente a tu alrededor podrá distinguir que tus hijos son igualitos que tú con unas capas más de melanina. En mi caso tuve que poner una foto en blanco y negro de mi chico con 3 años y una de nuestra hija con la misma edad. Y así se dieron cuenta que mi hija era la viva imagen de su padre. Pero claro, es que como todos los negros somos iguales… Pero que sabré yo, si todo el mundo dicen que me parezco a Whoopi Goldberg… pero yo no veo el parecido por ningún lado.

8. Cuidado en como hablas.
Dejar de utilizar vocabulario racista. Trabajar como un negro, tener un futuro negro, por supuesto no contar chistes racistas, y se da por sentado el no reírse de ellos. Si lo haces no eres digno de mí.

9. Respalda mi activismo.

Cuando estoy indignada y triste por alguna de las causas Pro derecho de los afrodescendientes no le quites importancia. Desde la abierta persecución de la población negra hasta identificar los microracismos. No te puedes escaquear, sobre todo si tenemos hijos en común. Tu descendencia es Afro y esa causa también es la tuya. Así que te quiero ver ya con la camiseta de » Black lives Matter»

10. Si cariño. Toda esta familia tan negra es mía. Y son como yo.
Mucha gente, compañeros de trabajo, amigos cercanos etc al cabo de no mucho tiempo acaban diciéndote que ya no se acuerdan de tu color. Y me lo creo, ya que a no ser que seas un racista recalcitrante, orgulloso de ser así, al final miras el interior de las personas.
Pero se nota de que pasta estas hecho cuando tengo que ver como aguantas el tipo en una reunión y/o evento en la que todos son negros. ¿Te sientes inseguro entre los míos? ¿Les miras por encima del hombro menospreciando sus costumbres, sus ritos? ¿Su idioma?

¿Creéis  que podríais aprobar el examen?
Recordad, amad, sed felices pero elegir a alguien que os RESPETE. No os conforméis con menos.

 

Mayalène Mercier Lafond

Mayalène Mercier Lafond. Nació en España hace 38 años de padres haitianos. Es Trabajadora Social y Lic. en Antropología Social y Cultural.

Otros textos de Mayalène:

Carta a mis hijas

 

23 Respuestas a “10 consejos para mi pareja blanca”