Ambulantes

 

titular forbes olimpiadasYa sucedió durante el mundial de fútbol celebrado en Sudáfrica y ahora también en Río de Janeiro, las noticias meramente deportivas comparten portada con titulares negativos relativos a la inseguridad del país o/y ciudad organizadora. Lo curioso es que eso sólo pasa en algunas partes del mundo.

Aline Pereira da Encarnação vive desde hace 7 años en España. Es pedagoga, profesora de portugués, hace traducciones y, junto a su marido, ha puesto en marcha una maravillosa editorial para acercarnos a través de los libros un Brasil negro, indígena, diverso, femenino y activista, que es más que los titulares reduccionistas y estereotipados. Mucho más.

En esta entrevista nos habla de las Olimpiadas, de su país, de sus proyectos personales y profesionales  y, cómo no, de libros.

Otro interesante referente, otra Afrofémina. ¡Comencemos!

Viniste de Brasil y te trajiste sus letras…¡Háblanos de tu proyecto!

Aline 1
Aline Pereira da Encarnação

Sí, se trata de una editorial que abrimos en España especializada en literatura brasileña y sobre Brasil. Se llama Ediciones Ambulantes y está afincada en Madrid. Es un proyecto que llevó a cabo con Víctor David López, que también es mi marido. Este año, de hecho, Ambulantes cumple 5 años de existencia. Nunca imaginamos que resistiría  tanto tiempo y que pasaría todo lo que nos ha pasado hasta ahora…

¿Por qué decidiste embarcarte en algo así?

En Brasil es muy común que las personas emprendan proyectos propios, incluso cuando son muy jóvenes. Estar sin trabajar, cuando terceros no te dan trabajo o cuando no te interesa el trabajo que te ofrecen, nunca fue vista como la primera opción en mi vida. Me acuerdo que el máximo de tiempo que estuve desempleada, cuando vivía en Brasil, fueron 2 meses, porque dejé un trabajo que no me gustaba. Siempre pensé que estar desempleada no significa estar parada. Solo consigo moverme profesionalmente por cosas en las que creo. No sé si, económicamente, eso es bueno o malo. De lo que sí estoy segura es que social y emocionalmente es lo que me hace bien. Me bloqueo en proyectos con los que no me identifico, por eso prefiero ser sincera conmigo y con el empleador y decirle “hasta luego”. Ha habido veces en las que, internamente, incluso me dio gustirrinín decir eso. En muchos momentos de mi vida laboral escuché frases descorazonadoras que, seguramente, muchxs otrxs trabajadorxs han escuchado diariamente, pero la cosa cambia y tiene que cambiar cuando no crees en las frases castrantes de algunxs jefxs y panoramas laborales. Hay que sacar coraje de los ovarios y hacer lo que una quiere y cree importante. La vida pasa en una vuelta de página.

En esos dos meses que estuve desempleada en Brasil, me busqué la vida para pagar los gastos de mi facultad de la época, Pedagogía. Confeccionaba, vendía y entregaba cestas de desayuno a domicilio; confeccionaba y vendía invitaciones de bodas; daba clases de refuerzo escolar de portugués y español a niños y a adolescentes. No cuento estas cosas por sacar las historias tristes, sino para intentar conectar con experiencias que, seguramente, otras personas también pasan o han pasado. En España, en Brasil o en cualquier otro país.

Con la editorial fue algo parecido, pero la diferencia es que yo no estaba desempleada. Trabajaba (y sigo trabajando) en Madrid impartiendo clases de portugués como lengua extranjera y traduciendo textos técnicos para empresas. Así también es más cansado, pero menos arriesgado económica e ideológicamente. No depender del lucro (la editorial es una asociación cultural) fue un punto que creíamos importante para que Ambulantes y sus publicaciones fueran independientes.

portada para texto brasil

A mí se me ocurrió la idea de que deberíamos abrir algo cultural y con “nuestra cara”. A Víctor se le ocurrió que podría ser una editorial. Tenemos gustos culturales y personales muy parecidos y queríamos aprovechar eso profesionalmente, compartir con la gente. Empezamos a hacer un filtro, porque las ideas eran demasiado amplias y no llegábamos a ninguna parte.

Siempre nos fascinó la literatura y, evidentemente, nos apasiona Brasil y su cultura. Estudiamos las obras, autoras y autores brasileños publicados en España, y casi nos dio algo… Encontrábamos siempre los pocos autores de siempre, las temáticas de siempre, las editoriales de siempre. Ratificamos también algo que ya imaginábamos: que el Brasil retratado en España (y quizás en el propio Brasil, pero cada vez menos) era totalmente distinto del Gigante literario y cultural que nos hacía vibrar. Lo poco de Brasil retratado en la literatura publicada en España era de clase alta o rica, blanco, masculino, no indígena, no afro, no periférico, no luchador, pocas mujeres y no madres, no guerreras, no trabajadoras (casi siempre erotizadas o psicologizadas), no, no, no… De ahí nació Ediciones Ambulantes, como los vendedores ambulantes de Brasil que nunca están parados, que están por todas partes, que no se fijan en ningún lugar pero saben exactamente de donde provienen. Sé perfectamente que la mayor parte de la venta ambulante en Brasil es de economía informal, pero me fascina. En lo que algunas personas leen como un atasco en el semáforo, ellos ven como una oportunidad laboral y te venden agua, comida, cargadores portátiles de móviles… Donde algunos ven inundaciones, ellos ven soluciones para todos: te venden paraguas, chubasqueros, te venden solución. ¡Pura estrategia! Oportunismo también, je je, pero sólo quieren trabajar, y lo hacen.

Ambulantes_Afroféminas

¿Cualquier autor/a brasileñx o hay algún elemento de unión en vuestra selección más allá de la nacionalidad?

No es cualquier autor o autora, eso hay que admitirlo. Físicamente ya hay una limitación porque somos pocos en la editorial y no podemos ni queremos abarcar con muchos autores, obras y después no poder cuidarlos como nos gusta. Ideológicamente, por supuesto, publicamos obras y autores con algún compromiso social y que escriba un Brasil no estereotipado. El Brasil plural, multi e intercultural nos interesa bastante; tanto publicarlo como defenderlo. La editorial, la verdad, es la institucionalización de nuestras camisetas activistas, de los pensamientos en los que creemos. No se puede negar. Queremos publicar, también, a escritorxs de gran calidad pero, desafortunadamente, todavía poco conocidos. Los poco conocidos en España nos interesan, y eso da un abanico gigantesco de autorxs. Hay que seleccionar casi a dedo cuando se publica, como nosotros, máximo cuatro títulos anuales.

Para este año y el que viene, por ejemplo, estamos dedicados a seleccionar literatura femenina y negra, además de la literatura indígena. Además, siempre rendimos homenaje a algún gran escritxr brasileñx, y este año será el querido Eric Nepomuceno. Son tantas buenas novedades que estamos ansioso por publicar todos los libros y que la gente los lea. Es absurdo e injusto que, en un país con mayoría negra, como es Brasil, casi no se conozca (ni dentro ni fuera) la literatura escrita por la población afrodescendiente. No es que no se escriba, es que casi no se les atribuye espacio. Es más, muchas veces se conoce a la población negra a través de la voz de los autores blancos. No es que yo no reconozca el buen trabajo de denuncia social o de información sobre la cultura afrobrasileña que se hizo literariamente por escritorxs brasileños blancos, ¡pero no es posible que eso no pueda ser contado por los mismísimos afrobrasileños! Los puntos de vista son muy distintos cuando se habla desde dentro, aunque yo, como ya he mencionado, no desconsidero las visiones y opiniones externas de algo. Si hablamos de la literatura indígena, por ejemplo, apaga y vámonos. Pero nosotros no “apagaremos”. Intentaremos, poco a poco pero constantes, publicar literatura relevante y de calidad que refleje de manera un poco más realista el panorama literario de Brasil.

cuidado con los nuevos_Afrofeminas

¿Hay un alto porcentaje de literatos afrodescendientes en Brasil? ¿existe una literatura afrobrasileña? ¿Cómo es?

La hay, pero es poco conocida incluso por lxs brasileñxs. En las escuelas casi no se enseña y, cuando se enseña, se le disfraza de literatura escrita por personas blancas. Por ejemplo, el que es considerado el mayor escritor brasileño e incluso uno de los grandes universales, Machado de Assis, no es “impartido” en las escuelas como un escritor negro, ni afrobrasileño (que no es lo mismo que ser negro en Brasil). Machado de Assis, Lima Barreto y João do Rio eran negros, pero pasan por la literatura como blancos porque cuando no se dice que alguien es negro, en Brasil se le entiende como blanco, principalmente si son escritores clásicos y las fotos suyas que ves son casi todas en blanco y negro… si encima no se dice claramente que era negro, aquí no ha pasado nada. De ahí la importancia, sí, de hacerlo explícito..

Si vamos a la literatura afrobrasileña femenina, esa sí casi ni se ha oído hablar. Yo misma sólo he estado en contacto con ella en la edad adulta, de manera independiente. Nunca me han hablado en la escuela, tampoco en la universidad, sobre nombres como Carolina Maria de Jesus. En la actualidad, estoy descubriendo (y casi persiguiendo) los textos y las entrevistas de la gran Conceição Evaristo o la joven y potente Mel Duarte.

el alma encantadora de las calles

Hablando de lxs afrobrasileñxs, ¿qué conquistas han obtenido y qué retos tienen por delante a 2016?

Los retos son muchos, como creo que en casi todo el mundo los temas racismo, deuda histórica y herencia africana todavía son tratados en un segundo plano y como si fuera vergüenza ajena y no propia. En Brasil muchas veces se ve como algo de otros, como si estas cuestiones no fueran nuestras, no ocurrieran. Se abordan como si fueran, únicamente, cosas del pasado, como si el pasado no influyera en el futuro y como si habláramos de un pasado muy remoto y no de hace poco más de cien años. Históricamente eso es casi nada. Principalmente para Brasil, que fue el último país en América a abolir la esclavitud ( en 1888).

Cuando la gente en España, por ejemplo, me compara la conquista de Brasil con la que sufrió España por muchos otros pueblos, no creo que tenga, ni de lejos, el mismo impacto. La esclavitud marca una gran diferencia. Es un pasado muy presente en Brasil, no es lo mismo. Yo, por ejemplo, soy tataranieta de una mujer africana que fue esclavizada y llevada a la fuerza a Brasil. Mi abuela me hablaba de ella, no leí sobre ello en los libros de historia ni lo supe a través de documentales. Lo escuché de su boca. Es una experiencia empírica para mí y para muchos, no solamente teórica.

Los cupos en las universidades públicas y en el funcionariado fueron conquistas muy importantes. Recuerdo que en mi clase en la universidad yo y unos tres o cuatro más éramos casi los únicos negros de un grupo de 45 alumnos. Los programas sociales de transferencia de renta para la población en miseria o en riesgo de miseria también fueron un avance (porque en Brasil, desafortunadamente, ser pobre muchas veces significa ser negro o descendiente de negros. Si eso no es herencia directa de la esclavitud, que baje Yemanjá y lo diga). Por primera vez en Brasil, se empezó a ver a los negros frecuentando espacios físicos e ideológicos que antes no frecuentaban. Para la ONU, para la opinión internacional y para muchxs brasileñxs que no somos fascistas eso fue digno de aplauso. Para otrxs brasileñxs clasistas, fascistas, esas acciones eran claramente una amenaza. Amenaza suficiente para que salieran incluso a las calles protestando contra los cupos, protagonizando actos racistas y vandálicos en las universidades o diciendo que no se enseñaba a pescar a los beneficiados por los programas sociales, aplicando la meritocracia a personas que casi se morían de hambre mientras ellos, la aristocracia brasileña, enviaban a sus hijos al extranjero para estudiar inglés a los 12 años de edad. Los mismos hijos que luego son mayoría en las universidades públicas, que en Brasil son 100% gratuitas para los alumnos pero que, sorprendentemente, abarcaba en su casi totalidad a estudiantes cuyo sueldo medio familiar supera el de la mayoría de familias brasileñas en casi 10 veces.

esclavos

¿Qué diferencias te llamaron más  la atención al llegar a España con respecto a lxs afroespañolxs?

Lo primero, voy a ser sincera: no sabía que existían tantos afroespañolxs. Solo les/os empecé a conocer cuando me vine a vivir definitivamente en España (primero vine de vacaciones, solamente 15 días). Y luego, profundizando un poco más, me alegré de haber conocido más sobre sus cuestiones e inquietudes en el Festival Afroconciencia, en el Matadero de Madrid. Ahora ya no son sólo sus cuestiones, yo las tomo también como mías. Somos hermanxs. Aunque también tengo que decir que para mí es una experiencia muy peculiar conocer afrodescendientes europeos, y si son españoles, todavía más. Es un mundo cultural nuevo que abre para mí.

Cuando no conoces mucho sobre un tema (en mi caso la lucha afrodescendiente en España), es muy, muy importante que el primer contacto sea a partir de fuentes de calidad. Principalmente si se trata de niñxs. Lo que viene después y sus búsquedas por cuenta propia casi siempre podrá ser más positivo y con apertura a pensamientos críticos. Soy muy selectiva con muchos temas, lo confieso. No voy a cualquier evento brasileño solo porque soy brasileña y me gusta Brasil. Igualmente con la cuestión afroespañola en España. Creo que la gente tiene que evaluar con cuidado cómo son tratados los temas, por quiénes, con qué objetivos y, principalmente, como sentenció mi querido Paulo Freire, saber si sus ideologías son inclusivas o excluyentes. Porque nulos de ideologías ningún movimiento o evento lo es.

peces que llueven del cielo

¿Qué podríamos aprender lxs unxs de lxs otrxs? (O qué echas de menos aquí y allá)

Pienso que hay mucho que aprender con el intercambio de experiencias, siempre. En Brasil, aunque algunos brasileños siempre hayamos criticado el imperialismo norteamericano, se aprendió mucho de la lucha más densa y la organización del movimiento negro de EEUU.

En el Festival escuché que las personas negras muchas veces no nos apoyamos. La verdad es que me sorprendió escuchar esto en España. Si fuera en Brasil… Tampoco tengo datos estadísticos, pero la poca experiencia profesional que tuve con españoles negros, incluso con la mayoría de los españoles no negros, fue y es relativamente buena, cercana. Creo que es eso, la cercanía española. Profesional, tampoco nos vengamos arriba. Ja ja ja. Dejando a un lado las bromas, aunque los brasileños  tengamos fama mundial de ser muy simpáticos, creo que es más bien otro estereotipo. No niego la espontaneidad brasileña, una característica que muchas veces se puede confundir con simpatía, pero algunxs españolxs que conocí, profesionalmente, son mucho menos clasistas y más cercanos que algunos brasileñxs que he tratado. Eso sería un excelente aprendizaje. Por prejuicios y mantenimiento de privilegios excluyentes, muchas veces algunxs brasileñxs pierden buenas oportunidades e intercambios profesionales, sociales e, incluso,  humanos. Podría hablar de muchas barreras creadas, pero para resumir destaco aquí las barreras en cargos de toma de decisiones o en profesiones consideradas “tradicionales” en las que, históricamente, se  negó y aún se niega la participación de personas negras. Lo que invisibiliza las representatividades, que hace la rueda girar únicamente en una dirección. Hay gente que dice que lo importante es que la rueda gire, sea con blancxs o con negrxs. Yo digo que no, que debe llegar a todos los lados y de manera igualitaria. Faltaría más. La intento empujar hacia el otro lado, humildemente, pero a veces la gente, mucha de ella brasileña, intenta hacer con que la rueda me pille a mí misma. Es ahí que lxs españolxs me echan una mano. Como se dice en Brasil: “uma mão na roda”. Tampoco siempre. Tampoco me gusta generalizar. Quizás, mi contexto social, familiar, de amistad y tipo de trabajo elegido me hayan llevado a estar en contacto con determinadas personas que otrxs brasileñxs no hayan tenido e incluso opinarían de manera muy distinta a la mía. Es muy relativo. Brasil y España tienen mucho que aprender entre sí. Porque creo que las personas siempre tienen mucho que aprender entre sí. Sin desmerecer que países con relatos y experiencias similares en la cuestión de la afrodescendencia tienen mayor afinidad, por supuesto. Además, con la inmigración (forzada o no) de ambas partes a ambos países, cada vez hay más de Brasil en España y de España en Brasil.

machado de asis

Seguimos con los libros… ¿Qué  hay de las mujeres? ¿son muchas en el mundo de la literatura? ¿Tienen reconocimiento?

Es lo que había mencionado antes. Son muchas, pero pocas las que consiguen espacio en la prensa, consecuentemente poco espacio en los eventos literarios, menos todavía publicadas por alguna editorial. Aquí incluidas blancas y negras. Pero, de las pocas que hay, frecuentemente se eligen las escritoras blancas y, si es posible, con fenotipo europeo. Menos aún las que son traducidas a otros idiomas y reconocidas internacionalmente. Hay mucho que hacer, todavía.

Algunos nombres que se eternizaron a través de sus letras podrían ser Carolina Maria de Jesus, Clarice Lispector, Cora Coralina, Cecília Meireles, Rachel de Queiroz. Del escenario actual: Conceição Evaristo, Nélida Piñón, Ana Miranda, Carla Guimarães (publicada por Ed. Ambulantes), Adriana Lisboa, Ana Paula Maia, Mel Duarte, Luisa Geisler… y podría seguir nombrando a muchas más. Seguro que estoy siendo injusta con muchas otras al no nombrarlas, pero son muchas. ¡Lo mejor es buscarlas, leerlas y sacar las propias conclusiones de unx!

¿Cómo dirías que es el Brasil que conocemos en España y, en contraposición (o no), qué Brasil nos muestra la literatura que nos estáis acercando?

Creo que la literatura que os estamos acercando es una versión corregida y ampliada del Brasil que conocéis en España, con el plus de la sorpresa del roscón. La sorpresa del roscón es toda la carga inédita, social, crítica, rompedora, tropical de allí y no de aquí, todo lo que de verdad os queremos enseñar. Como todo dulce que viene con sorpresa, lo compras porque te encanta el dulce pero te apasiona la magia del “qué vendrá”. Lo que nos interesa es que, para lxs lectorxs, la sorpresa les ayude a girar y dejar girar la rueda más cercana al entorno de cada uno.

masticando humanos

¿Qué acogida están teniendo vuestros libros?

Casi la misma acogida que los inmigrantes latinoamericanos y africanos tenemos en España. 

Estamos en fechas Olímpicas y Brasil tiene mucho protagonismo mediático ¿cómo consideras que los medios españoles están retratando tu país?

No se puede negar que Río de Janeiro es casi Oro Olímpico en inseguridad urbana, pero la ciudad es mucho más y, principalmente, Brasil no se resume en Río de Janeiro. Y ojo, que eso es algo difícil de admitir, teniendo en cuenta  que soy una carioca orgullosa. Tenemos 26 estados y 1 Distrito Federal, más de 200 millones de habitantes. Brasil, antes incluso de llamarse así, estaba habitado por los indígenas, luego llegaron los portugueses y los europeos en general, de manera nada pacífica, después forzaron a personas negras africanas a venir y a trabajar de manera esclavizada, más adelante le llegó el turno a la inmigración asiática, tropocientas religiones, un territorio en que cabría, casi casi, toda Europa. No será por falta de contextos diversificados y de temas. El escritor brasileño Nelson Rodrigues resumió bien la complejidad en intentar hablar sobre Brasil, incluso por lxs propixs brasileñxs: “Brasil no es para principiantes”.

Tampoco soy del tipo de persona que rechaza la opinión exterior en relación a mi país. Pienso que el alejamiento extranjero, sus experiencias y puntos de vista distintos pueden contribuir enormemente para la evolución y construcción de pensamientos cooperativos, de solución de problemas que se adapten a la realidad vivida en Brasil. El único problema es querer hablar con propiedad y de manera competitiva influyendo en otras personas, y no tener ni preocuparse en tener ni remota idea. O con el único objetivo de vender titulares a costa del refuerzo de estereotipos. Si la gente supiera, realmente, cómo  puede ser de devastador para cualquier nacionalidad, creo que lo pensaría varias veces antes de publicar en sus medios de comunicación fortalecimientos estigmatizantes. Lo que más me indigna, y eso por supuesto no ocurre solamente en relación a Brasil, es cuando en los medios se regionalizan comportamientos que son universales, para bien o para mal. ¿Qué gana la gente diciendo que los brasileños son amables o que Río de Janeiro es violento? La amabilidad es algo que se puede encontrar  en varias partes del globo, no solamente en Brasil. La violencia también, principalmente, en las grandes ciudades. No hablo solamente de violencia explícita o armada, hablo de violencia emocional, de género, de clase, familiar, institucional, mediática, escolar y un largo etcétera.

¿Cómo están transformando las Olimpiadas tu ciudad, Río?

La ciudad está muy cambiada, física y energéticamente, creo. El Ayuntamiento gestionó muy mal todo el tema de las Olimpiadas, que debería ser algo bueno. El COI tampoco fue un “santo”… Muchas familias fueron desalojadas por la fuerza de sus casas, las personas sin techo “han desaparecido” de repente, se han dado casos de funcionarios con sueldos atrasados para que se pudieran pagar otras cosas relacionadas con los Juegos, etc.

Visité nada más llegar, con Amnistía Internacional, una favela/comunidad que fue desalojada pero en donde unxs pocxs  han resistido y han conseguido quedarse en su “tierra”: Vila Auódromo. Es bonito y muy triste a la vez.

La transformación, el legado olímpico para la población es muy poco. El mayor legado es y será para las empresas contratistas, los hoteles (que seguirán pagando una miseria a sus trabajadores, pese a la mayor avalancha de reservas. Igual que en carnaval o en época de nochevieja) y los grandes empresarios en general. Para que os hagáis una idea, el transporte público en Río siempre fue un gran problema. Se construyó un recorrido más de metro que une la zona sur con  la zona este (barrio noble de Barra da Tijuca). Se terminará  para los Juegos y solo podrá ser utilizada por prensa acreditada y personas con entradas para las Olimpiadas. Una muestra más del clasismo dando ejemplo en Brasil… Terrible. Sin hablar de que el nuevo trayecto no unirá la zona norte, donde están los barrios obreros que alimentan de trabajadores los barrios ricos como Barra da Tijuca. Limitan el acceso práctico a los pobres, una vez más. Más de lo mismo.

Aline Pereira da Encarnação
Aline Pereira da Encarnação

Y, sin dejar de lado Brasil, tienes otro proyecto interesantísimo entre manos, ¡cuéntanos!

Sim!

Como pedagoga y profesora, estoy desarrollando en la editorial un pequeño sueño de coordinar un curso que se dedicará a la práctica del portugués de Brasil a través del conocimiento teórico y práctico de la historia del idioma hablado en ese país, de la cultura y del arte brasileños (la música, el teatro, la literatura más el deporte y la sociedad). El punto de partida siempre será el texto: escrito, hablado, recitado, cantado, interpretado. Es apto a cualquier persona con conocimientos básicos o iniciales de portugués, brasileña o no, que quiera practicar el idioma y conocer un poco más sobre la cultura y el arte de Brasil. Pasándolo bien, siempre.

¿Qué le hace diferente de otros cursos de cultura/lengua portuguesa?

Por primera vez lxs alumnxs podrán tener contacto con el acento y experiencia de tres profesores brasileños (módulos 1, 2, 3 y 5) y un profesor español bilingüe (módulo 4). Lo organizamos así para que el profesor español, además de todo su sólido equipaje profesional, promueva la identificación/acercamiento del alumnado no brasileño y facilite la resolución de dudas específicas, intercambio de impresiones y de curiosidades respecto al aprendizaje de un idioma no-materno para ambas partes, alumnos y profesor. Lo mismo ocurrirá con el profesorado y alumnado brasileño.

Los profesores brasileños son de regiones distintas de Brasil, de disciplinas profesionales, vocabulario y expresiones igualmente diversas. Todo eso contribuye a un alto enriquecimiento lingüístico del alumno y a una mayor facilidad de comprensión a través del contacto real desde el inicio del aprendizaje. 

La metodología utilizada fue desarrollada por profesionales especializados en sus materias específicamente para este curso, valorando el lenguaje y la conciencia cultural del idioma estudiado a través de herramientas no solamente tradicionales de aprendizaje (gramática, ortografía, léxico, interpretación de texto) sino también no tradicionales (conocimiento y representación artística y cultural brasileños, multimedia, actualidad, ejercicios prácticos). Además de conocer la cultura y el arte brasileños, lxs alumnxs podrán ser protagonistas de ellos. Todo eso en un entorno lúdico, creativo, brasileño e idiomático.

¿Cuándo se pondrá en marcha y dónde podremos apuntarnos?

El curso empieza el 12 de septiembre. Toda la información se puede consultar en la web de la editorial: www.edicionesambulantes.com

Estamos deseando poder compartir con la gente todo lo que hemos planificado con tanto cariño y dedicación. ¡Muchas ganas, la verdad!

¡Muchísima suerte en todo!

¡Mil gracias! Me ha encantado contestar las preguntas. Gracias una vez más por el espacio y por la oportunidad.

Lucía_AfroféminasEntrevista realizada por Lucía Asué Mbomío

Más textos de Lucía

 

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s