La cultura, tu refugio: Relatos de mujeres refugiadas

“La cultura, tu refugio” es un espacio para escuchar y compartir sobre migración, refugio y asilo y trascender de la mano de escritores, escritoras, expertos, poetas y poetisas que te llevarán a plantearte situaciones, encontrarte en países en los que nunca te hubieras imaginado o acercarte a historias increíbles.

LAS QUE SE ATREVIERON. Lucía Mbomío

Lucía Mbomío ha decidido entrevistar a seis mujeres españolas blancas que se casaron, juntaron o/y tuvieron descendencia con hombres negros cuando el franquismo aún no había expirado, para, de esta forma, rescatar del silencio, con humor y con amor, sus historias no contadas

Radicalidad o muerte

Estaba hace unos meses en un debate en torno al feminismo interseccional con otras mujeres, casi todas jóvenes, entusiastas, y posicionadas, puede que inconscientemente, en lados opuestos de la mesa.

Deborah Ekoka, el triunfo de lo colectivo

Deborah Ekoka da sentido a la filosofía africana del “yo soy porque nosotras somos, y porque nosotras somos yo soy”, por eso evita cualquier tipo de protagonismo innecesario. Ella misma escribe en su capítulo de Metamba Miago que “mi feminismo es comunitario”.

Cola Cao nos insulta

Cola Cao tiene una larga tradición de estereotipar y ridiculizar a la población afro en su publicidad. Su última campaña es un ejemplo de como se nos…

Vestidos que son Annobón

Matilde Gerona Trillo es de Guinea Ecuatorial. Nació en una isla preciosa, con un lago inmenso en su interior, llamada Annobón. Su nombre deriva del portugués Anno Bom (año bueno) y fueron los lusos, precisamente, los que la poblaron con personas esclavizadas provenientes de varias partes del continente africano a las que no llevaron a América.

Claro que se puede

Claro que se puede incluir, sin preguntas, sin explicaciones ni estridencias. Y eso es lo que ha sucedido  en la obra  “Aquiles y Pentesilea” de…

Albinismo

Nuestra afrofémina de hoy tiene la piel blanca y teme por su vida Cazados , refugiados en su propia tierra, abandonados,  amputados,  y, sobre todo,…

Furcia

Estaba contenta. Salía del trabajo tras 12 horas pero había cumplido objetivos. Al día siguiente podría entrar más tarde. Los relojes marcaban las 22:00 y…