Mi visita a la Casa de la Mujer

Recientemente me invitaron a un foro sobre cultura e igualdad en la casa de la Mujer de mi ciudad. Todas las personas que asistieron tuvimos que confirmar asistencia por correo, además de recibir un documento donde se explicaban cada uno de los puntos del foro.

Su objetivo era preguntar a mujeres que representaban medios de comunicación, asociaciones, instituciones como la universidad,  etc,  qué cosas faltaban o echabamos de menos en materia de igualdad. . Éramos aproximadamente 10 personas.

El texto que nos enviaron priorizó sobre todo la perspectiva de género. Se hizo en la Casa de la Mujer, pero no lo organizaban ellas. Yo llegué unos 5 minutos antes de la hora fijada. Al rato llegaron todas las demás. Las sillas estaban ordenadas en forma de círculo y llevaban cada una, nuestros nombres.

Se leyó un resumen y empezamos a debatir.

Tengo que decir que hay varios puntos que continúan repitiéndose desde la corriente feminista blanca que a día de hoy me sobran y echo en falta otros. Y digo feminismo blanco porque la perspectiva de género correspondía únicamente a esta corriente.

1- Su énfasis en el lenguaje.

Desde mi punto de vista se convierte más en un gesto que en un hecho real de empoderamiento. Creo que antes del “las y los” habría que considerar cuestiones más importantes que incidan directamente en nuestras acciones en la vida cotidiana. Es decir, que nuestras decisiones no se vean frustradas ante la presión machista o racista.

Un claro ejemplo es la entrevista que se le realizó a la directora de la campaña de Pavo Frío. Cuando le preguntaron sobre los tipos de mujeres representadas en la campaña, prácticamente se quedó sin respuesta. Probablemente dentro de ese equipo de trabajo, habrían personas que pudieron pensar lo que esa periodista, sin embargo no se hizo nada al respecto. Además luego la entrevistada agregó el término de “Responsabilidad social empresarial” para hablar nosotras, lo cual afianzaba aún más el estereotipo de vulnerabilidad que se nos atribuye. Por lo tanto, el empoderamiento no es una palabra sino que está directamente relacionada con la acción.

(Minuto 4,15)

2- La tendencia a priorizar la paridad ante los enfoques.

Que participen más mujeres no dice que será menos machista y más inclusiva porque tanto la masculinidad como la feminidad son construcciones sociales. Cuando somos niñas no sabemos que nuestras acciones se van a intentar domesticar, los niños por su parte tampoco son conscientes de sus futuros privilegios. Todo esto se va creando en la educación que da tanto una mujer como un hombre. De obviar este matiz, me temo que seguiremos hablando de opresión patriarcal toda la vida.

3- Y por último: estoy segura que  ninguna de las presentes mantuvieron este diálogo con la recepcionista:

  • Venía por el Foro
  • ¿Estás invitada?
  • Si, claro
  • ¿Has recibido el correo que enviamos sólo a las invitadas?
  • Si
  • Aún es muy pronto, pero pasa si quieres…
  • Gracias.

Así funciona la Casa de la Mujer de mi ciudad. Que pena que no haya podido grabar esta conversación…

Afroféminas

Patrocinador de Afroféminas

Patrocinador de Afroféminas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s