Mi nombre no es negra

Ten presente que no soy un adjetivo, soy un ser humano que tiene un nombre y apellido con el cual me identifico social, civil y políticamente; por ende, no tienes el derecho de llamarme NEGRITA, NEGROTA, NEGRA RICA, NEGRA BUENONA, MORENA, y en ningún momento me llames PERRA NEGRA.

Ver más Mi nombre no es negra

Educación negra

La mayor parte de las Instituciones Educativas en Colombia, especialmente en Santiago de Cali, se han dedicado a narrar una sola historia de la llegada de los africanos a Europa, América Latina y demás países del mundo; esto ha producido en los estudiantes un efecto negativo y desconocedor de resistencia, cultura e identidad de su diáspora africana.

Ver más Educación negra

Oreo

yo no podía dejar de sentir un vacío porque por mucho que me alisara el cabello o escondiera mis senos, nunca sería igual a mis compañeras; yo trataba de ser como los demás en sus propósitos y conducta pero al mismo tiempo las personas señalaban que soy diferente,

Ver más Oreo

La señora

La señora me dice en una voz muy baja, y con lágrimas en los ojos, ese señor es el que me viene persiguiendo y tengo mucho miedo que vuelva a hacer lo que hizo. Yo con los ojos desorbitados casi que horrorizada volteo a mirar, y el señor junto con mi compañera están inmersos en su charla, sin darse cuenta de la situación que estoy viviendo en ese instante. Aun cuando estamos a un metro de distancia.

Ver más La señora

Crespos en el Caribe colombiano

El uso del pelo natural va más allá del tema estético o belleza, nos dota de seguridad, frescura y nos libera de químicos abrasivos que pueden afectar la salud. Además de esto, transmite resistencia y reconocimiento de la identidad cultural, al mismo tiempo que derriba los dogmas impuestos por la sociedad elitista que prohíben el uso del cabello natural en algunos espacios.

Ver más Crespos en el Caribe colombiano

“Los pueblos negros e indígenas en Colombia sufrimos el abandono estatal” Maricel Sandoval, lideresa defensora de los Derechos Humanos

Hoy creemos que necesitamos voces fuera que lleven nuestros testimonios, que nos ayuden a defender ese territorio donde hay mucha gente indígena donde hay mucha gente afrodescendiente, donde la cultura del país Colombia se ha cimentado mucho sobre ellos. Somos identidad cultural para algunas cosas pero no somos identidad cultural para proteger nuestros ríos y para proteger nuestros bosques. Un ejemplo, es el norte de Cauca ya que si dejamos de protegemos el río Cauca de la contaminación del cianuro, del mercurio y de otros tantos químicos que vierten muchas empresas sencillamente Cali que es una ciudad muy grande va a tener muchas dificultades para tomar el agua debido a la contaminación de la misma.

Ver más “Los pueblos negros e indígenas en Colombia sufrimos el abandono estatal” Maricel Sandoval, lideresa defensora de los Derechos Humanos

Me sentí Negra, en una ciudad de “blancos”

Son once los años que llevo en esta ciudad, donde el color de piel sigue siendo un problema. Pero es que así no lo quieren ver.
Hace once años llegue aquí y me recibió una oleada de confusión, en donde hablar con mi acento era objeto de burla, en donde ser de piel oscura es sinónimo de robo, pobreza y maldad; donde salir a la calle implicaba que alguien te gritara “¡Ay, La familia!” haciendo un intento de imitar nuestro acento que suena tan distanciado como Colombia de Japón.

Ver más Me sentí Negra, en una ciudad de “blancos”

Mi amado sin color. Testimonio

He escuchado que por ser negras escogemos este tipo de hombres por dinero. O que ellos lo hacen por fetichismo sexual. Y yo quiero decir que esto es mentira, porque al igual que todas las mujeres, también merecemos amor y también queremos estar con alguien que quiera crecer y comenzar una vida con nosotras sea del color que sea

Ver más Mi amado sin color. Testimonio

El pueblo de Buenaventura no se rindió

Hoy toca hablar de Buenaventura, un Municipio colombiano del Valle del Cauca, en la costa pacífica, donde se concentra un alto porcentaje de lxs afrodescendientes del país.  Debíamos haber tratado este tema mucho antes, de hecho, antes incluso del paro, antes de que la desesperación hubiera reventado las ganas de seguir calladxs de sus habitantes, porque la injusticia endémica que padecen merecía voces de todo el mundo que lo denunciaran.

Ver más El pueblo de Buenaventura no se rindió