fbpx
lunes, mayo 20

El cambio climático alimenta una ola de calor mortal en la región del Sahel

Una mujer planta algunas semillas como parte de un proyecto de plantación de árboles para reforestar el Sahel. © Luis Tato, AFP

Una ola de calor inusualmente intensa y letal arrasó la región del Sahel en África Occidental durante todo el mes de abril, con temperaturas que superaron los 45 grados (113 grados Fahrenheit) en Mali y Burkina Faso entre el 1 y el 5 de abril. Un estudio realizado por World Weather Attribution (WWA), una red internacional de científicos especializados en fenómenos meteorológicos extremos, concluyó que el cambio climático inducido por el hombre contribuyó significativamente a la gravedad de la ola de calor, que probablemente provocó numerosas muertes.

Publicado el jueves, el estudio destacó la naturaleza sin precedentes de la ola de calor para la temporada, atribuyéndola a las actividades humanas que han impulsado el calentamiento global. Las temperaturas extremas coincidieron con el mes de ayuno musulmán del Ramadán y frecuentes cortes de energía , lo que exacerbó el riesgo de víctimas relacionadas con el calor. Incluso durante la noche, las temperaturas mínimas se mantuvieron altas, ofreciendo poco alivio al calor abrasador.

Según las observaciones y los modelos climáticos de la WWA, olas de calor de esta magnitud habrían sido prácticamente imposibles sin la tendencia al calentamiento global, que ya ha alcanzado los 1,2 grados centígrados. El estudio enfatizó que si no fuera por el cambio climático inducido por el hombre, las temperaturas durante la ola de calor de abril habrían sido 1,4 grados Celsius más frías.

Además, los investigadores clasificaron el evento de cinco días como un suceso que ocurre una vez cada 200 años, advirtiendo que tales eventos climáticos extremos persistirían con un calentamiento continuo.



En respuesta a estos hallazgos, la WWA recomendó que los países desarrollen planes de acción contra el calor para alertar a los ciudadanos sobre temperaturas extremas inminentes y brindar orientación sobre cómo mitigar los riesgos relacionados con el calor. Además, se hizo un llamado a fortalecer la infraestructura crítica, como la electricidad, el agua y los sistemas de atención médica, para hacer frente a la creciente frecuencia e intensidad de los episodios de calor extremo.

La prolongada y grave ola de calor provocó un aumento significativo de muertes y hospitalizaciones en Mali y Burkina Faso, según la WWA. Sólo en el hospital Gabriel Touré de Mali, se registraron más de 100 muertes entre el 1 y el 4 de abril, superando el número total de muertes en marzo. Sin embargo, debido a la falta de datos completos, el número exacto de muertes relacionadas con el calor sigue siendo incierto, con cientos o incluso miles de víctimas adicionales.

Los científicos destacaron el papel de la rápida urbanización y la pérdida de espacios verdes en ciudades como Bamako y Uagadugú, la capital de Burkina Faso, en la exacerbación del efecto isla de calor urbano. Este fenómeno hace que determinadas zonas urbanas experimenten temperaturas significativamente más altas que las zonas circundantes.

Además, los países de la región del Sahel han afrontado sequías desde el decenio de 1970 y lluvias intensas y esporádicas desde el decenio de 1990, lo que ha provocado escasez de agua y agotamiento de los pastizales. Estos desafíos ambientales han perturbado aún más los medios de vida de las comunidades de pastores y contribuido a la proliferación de grupos armados en Mali, Burkina Faso y Níger.

A medida que se intensifica el impacto del cambio climático, abordar las causas profundas e implementar medidas de adaptación se vuelve imperativo para mitigar las consecuencias devastadoras de fenómenos climáticos extremos como la ola de calor de abril en la región del Sahel en África occidental.


Deja un comentario