Jerry Lawson. El hombre negro que cambió los videojuegos para siempre


Los videojuegos son una industria de casi 170 mil millones de euros. Y si alguna vez has jugado a uno, seguramente no tengas ni idea quién es y lo que le debes a un hombre negro llamado Jerry Lawson.

Gerald “Jerry” Lawson, quien murió en 2011 a la edad de 70 años, no es un nombre familiar, pero fue un pionero de los videojuegos y uno de los pocos ingenieros negros que trabajaban en la industria tecnológica en la década de 1970. En 1976, Lawson dirigió un equipo de ingenieros que desarrollaron y lanzaron los primeros cartuchos de videojuegos extraíbles.

En ese momento, las consolas de juegos venían precargadas con una cantidad determinada de juegos, como la “Pong” de Atari. La consola que el equipo de Lawson construyó para los cartuchos, llamada Fairchild Channel F y lanzada por una compañía de semiconductores con sede en San Francisco, fracasó en su mayoría, pero la idea revolucionaria fue adoptada más tarde por marcas de juegos populares como Atari y Nintendo.

Y aunque es posible que casi ningún Gamer actual conozca el nombre de Lawson, se ha ganado el reconocimiento de la industria de los videojuegos en los últimos años, incluido un lugar en el Salón de la fama mundial de los videojuegos. Google incluso convirtió a Lawson en el tema de una animación de Doodle para reconocer lo que habría sido su 82 cumpleaños, el 1 de diciembre de 2022.

“Es absolutamente un pionero”, dijo Allan Alcorn , el creador de “Pong”, sobre su amigo en 2011, cuando la Asociación Internacional de Desarrolladores de Juegos honró la carrera de Lawson.

Los orígenes de un pionero de Silicon Valley

Lawson se crió en Queens, Nueva York y nunca se graduó de la universidad. Como uno de los pocos ingenieros negros en Silicon Valley en la década de 1970, Lawson le dijo a Vintage Computing & Gaming en 2009 que el color de su piel “podría ser tanto una ventaja como una desventaja”.

Ser una anomalía en la tecnología lo ayudó a sobresalir, tanto de manera productiva como incómoda. “Si lo hiciste bien, lo hiciste el doble de bien, porque obtuviste notoriedad instantánea al respecto”, dijo Lawson.

Lawson corrió en círculos similares a algunos de los gigantes más conocidos de Silicon Valley. Una vez, dijo, que había conocido a los cofundadores de Apple, Steve Jobs y Steve Wozniak, en el Homebrew Computer Club, un grupo local de aficionados, y “no quedó impresionado con ninguno de ellos”.


Homenaje de Google a Lawson

Pero Alcorn lo impresionó. Después de que Fairchild envió a Lawson a reunirse con Alcorn para hablar sobre las piezas electrónicas de “Pong”, se encendió un interruptor en el cerebro de Lawson: comenzó un proyecto paralelo construyendo su propio videojuego que funcionaba con monedas en su garaje.

Y cuando Fairchild se enteró del juego, llamado “Demolition Derby”, la compañía lo convenció de construir una consola de juegos mucho más elegante en el trabajo.

Construyendo el Canal F, por ‘diversión’

La consola de Lawson sería la primera: Fairchild nunca antes había construido una. Lawson dijo que se sentía “como un agente secreto” desarrollando silenciosamente su plataforma sin avisar a ningún competidor, dijo en un discurso de apertura de 2005 en la Classic Gaming Expo en Burlingame, California.

Después de solo seis meses de desarrollo, el equipo de Lawson presentó en 1976 Channel F, que significaba “diversión”.

El Channel F incluía el primer joystick digital para el hogar del mundo de los juegos e incluso presentaba el primer botón de “pausa” para una consola de juegos. Pero, sobre todo, se destacó porque los jugadores podían intercambiar diferentes cartuchos de videojuegos.

El equipo de Lawson tuvo que construir un mecanismo especial que le permitiera insertar y quitar cartuchos una y otra vez “sin destruir los semiconductores” o incluso causar una pequeña explosión por electricidad estática.

“Nadie tenía la capacidad de conectar dispositivos de memoria en una cantidad masiva como esa en un producto de consumo”, dijo Lawson en 2009. “Nadie”.

Un legado duradero, especialmente para los ingenieros negros

Cuando el Canal F llegó al mercado en 1976, dijo Lawson, los competidores de Fairchild “tenían tanto miedo del concepto del cartucho que los iba a dejar fuera del negocio”.

Pero Fairchild solo vendió unas 350.000 unidades antes de vender su tecnología de juegos a la empresa de electrónica Zircon en 1979. Zircon canceló Channel F unos años después.

Atari estaba “pisándonos los talones”, admitió Lawson. La compañía de juegos lanzó su propia consola con cartuchos intercambiables y un joystick solo un año después, en 1977, y el Atari 2600 vendió más de 30 millones de unidades durante su vida útil.



En 2015, Fast Company notó que Atari derrotó a Channel F principalmente porque tenía una marca que los jugadores ya conocían y un catálogo existente de juegos populares, como “Pac-Man”.

Lawson dejó Fairchild en 1980 y fundó Videosoft, que creó software de juegos para Atari 2600 y otros desarrolladores. Fue “probablemente la primera empresa de desarrollo de juegos propiedad de negros”, según el Museo Nacional del Juego en Rochester, Nueva York.

La empresa solo duró unos pocos años, pero Lawson pasó el resto de su carrera como consultor para empresas de juegos y tecnología, y como mentor de estudiantes de ingeniería de la Universidad de Stanford, según su obituario de 2011.

Lawson dijo en su entrevista de 2009 que esperaba que su carrera pudiera inspirar a otros estudiantes negros a ingresar a la ingeniería y la industria del juego. La industria todavía lucha con la diversidad hoy en día: un informe de 2020 de la Asociación Internacional de Desarrolladores de Juegos (IGDA) encontró que solo el 2% de los desarrolladores de la industria se identificaron como negros.

Aún así, la influencia de Lawson perdura a través de un premio anual IGDA destinado a destacar el trabajo de los desarrolladores minoritarios en la industria, así como un fondo de dotación de la Universidad del Sur de California en su nombre respaldado por Microsoft y la compañía de videojuegos Take-Two Interactive.

Al anunciar el fondo , que es para estudiantes negros e indígenas que estudian diseño de videojuegos, la USC describió a Lawson en mayo como “uno de los padres de los juegos modernos”.

Así es cómo Lawson se veía a sí mismo.

“Tenías que ser un inconformista para hacer las cosas”, comentó Lawson en su discurso de 2005. “Para abrir nuevos horizontes, había que romper algunas reglas”.

Tom Huddleston Jr.


Deja un comentario