La sangre derramada por Leopoldo II: El genocidio congoleño de 1885

Europa lleva colonizando el mundo sin ningún tipo de remordimiento ni escrúpulo. Han observado el mundo como un mercado gigante donde “pueden” expandirse y enriquecerse constantemente. Una prueba de este hecho es la conferencia de 1884 y 1885 celebrada en Berlín, Alemania. 

Estatua de Leopoldo II de Brusela con pintadas realizadas por el movimiento antirracista.

La conferencia de Berlín fue organizada por Alemania, Francia y Reino Unido con el fin de solucionar la crisis económica de aquel entonces. Este suceso hizo que Europa cogiera a África como una tarta y se la repartieran como ellos quisieran. En esta repartición, Bélgica invadió el Congo y la convirtió en su colonia. Leopoldo II, rey de Bélgica por aquel entonces, se dedicó a convertir a este país africano en la fuente primaria de caucho y beneficiar de forma considerable a la corona belga (Meler, 2020). La recolecta de esta materia prima fue gracias a la explotación de los congoleños. Un trabajo forzado no remunerado que si no llega a cumplirse tendría una consecuencia atroz. Los castigos eran psicológicos y físicos. Si la persona explotada no llegaba a recolectar el numero de caucho mínimo que se había impuesto, la Force Publique (ejercito paramilitar belga) mutilaría las extremidades de dicha persona, es decir, manos y pies (Montagut, 2019). Además de “secuestros, masacres, abusos y el incendio de las aldeas” (Meler, 2020). A veces estos castigos también se aplicarían en aquellas personas que se oponían a las ordenes y control de los belgas. 


LA LIBRERÍA DE AFROFÉMINAS



Estas atrocidades que se ejercieron sobre toda la población congoleña, acabaron con el 20% de la población del país (Montagut, 2019). Estos hechos llegaron a convertirse en un debate internacional debido a las denuncias que diferentes países hcieron a Bélgica, como Reino Unido o Francia (Meler, 2020). Países que en un futuro también cometerían genocidios en otros lugares del mundo. 

La población congoleña fue explotada hasta 1908. Durante todo este tiempo, los castigos “disminuyeron” pero los congoleños estuvieron obligados a “prestar 120 días al año de trabajos forzosos para el estado” (Meler, 2020). El genocidio del Congo es considerado uno de los sucesos más atroces de la historia, ya que se estima que hay entre 10 y 15 millones de muertes de congoleños.

Las barbaridades cometidas por Leopoldo II son semejantes a las que realizó Hitler en la Alemania nazi, pero no aparecen tan a menudo y no se enseña el acontecimiento como se debería. Belgica ha dejado heridas en el Congo que aún no han cerrado dada la profundidad que poseen. 

Pese a la sangre que a derramado Leopoldo II, este posee una escultura en Bruselas, capital europea en la actualidad. 


Bibliografía

Meler, Dave (2020). “Los horrors del Congo Belga. El infierno en la tierra” [En línea], disponible en: https://ihistoriarte.com/articulos/horrores-congo-belga/ [Consultado el: 13/10/2021]. 
Montagut, Eduardo (2019). “El infierno en el Congo de Leopoldo II” [En línea], disponible en: https://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/congo-leopoldoii-historia- genocidio-africa-josephconrad/20190205175418159853.html [Consultado el: 13/10/2021].


Nerea G. Romero

Licenciada en Sociología en la Universidad del País Vasco. Brasil-España

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.