Crónica del racismo local

Pleno del Ayuntamiento de Terrassa

Las lamentables declaraciones de Ciudadanos Terrassa, la complicidad del PSC (Partit Socialista de Catalunya) y el silencio de Junts per Terrassa. En el pleno del día 31 de enero del 2020 de Terrassa, el despliegue de racismo ha sido uno de sus puntos más interesantes del orden del día. 

En el día señalado, en el Ayuntamiento de Terrassa (Barcelona) se ha celebrado pleno ordinario, tal y como todos los últimos viernes de cada mes se hacen. Regidoras y regidores se reúnen para tratar los asuntos más importantes de la ciudad y aprobar aquellas propuestas que puedan ser beneficiosas para los ciudadanos. 

Terrassa es, actualmente, la tercera ciudad más grande de Cataluña con una alta tasa de inmigración. Fenómeno que tiene relación con la segregación espacial y escolar; convirtiéndose en noticia en los diarios estatales la lucha local contra esta problemática. Fragmentos así nos ha dejado este hecho: 

‘’Hace tres años un informe del Síndic de Greuges etiquetaba Terrassa como la ciudad con mayor segregación escolar y aseguraba que para equilibrar la situación habría que cambiar de centro el 60% de alumno extranjero en primaria y el 40% en secundaria’’ (2/01/2020) Desde  https://elpais.com/ccaa/2020/01/01/catalunya/1577902325_847101.html 

El actual equipo de gobierno, compuesto por el partido de nueva planta Tot per Terrassa y Esquerra Republicana de Catalunya, lleva en activo desde junio del 2019 tras celebrarse las últimas elecciones municipales. El triunfo de Ballart (el número uno de la lista local TxT) supuso que, por primera vez desde 1979, la fuerza triunfadora no fuese el PSC.  La victoria del partido también implicó más homogeneización de partidos en la sede plenaria, de manera que los cambios fueron estos: 

Una vez situada la situación política de la localidad, se procederá a relatar lo sucedido en el pleno de enero. El punto 16 del orden del día, en el apartado de propuestas de resoluciones, decía así: 

‘’Presentada por los Grupos municipales del PSC y Ciudadanos, para garantizar el bienestar animal y el mantenimiento de tradiciones’’. 

¿Qué tiene que ver esto con el racismo? El contexto de esta propuesta de resolución es el hecho que este nuevo gobierno se ha apresurado para apartar cualquier tipo de tradiciones locales tales como el blackface (que seguía habiendo a pesar que Baltasar y sus pajes de la carroza son negros) y la utilización de caballos en la cabalgata. 

Ciudadanos ha procedido a explicar su propuesta de resolución. Le ha parecido que las formas del gobierno de comunicar a las entidades, encargadas del evento de la Noche de Reyes, que estas tradiciones iban a suprimirse, no ha sido la correcta. Pero lo que más ha hecho hincapié es en el fondo de la cuestión. Ha planteado, directamente, que el equipo de gobierno no es nadie para prohibirle a un niño/a pintarse la cara de negro. Estas declaraciones han dado fruto a que Ciudadanos haya llegado a plantear que qué tiene que ver la supresión de esta tradición con el racismo. Y ha llegado a utilizar la expresión ‘’guerra cultural americana’’, desmarcando así este debate del contexto de la ciudad. Hay varios puntos que al grupo local se le escapan: 

  1. Se ha hablado de las entidades afectadas por el hecho que se sugiera (según la versión del equipo de gobierno) o que se prohíba (según lo relatado por Ciudadanos) el uso de pintura negra. Pero se le escapa el hecho que es, precisamente, la escucha a entidades y/o colectivos la causa de esta decisión por parte del gobierno. Cuando ha hablado de ‘’entidades’’, ha obviado la cantidad de colectivos catalanes, a nivel estatal y a nivel europeo (ellos que son muy admiradores de la Unión Europea); de gente negra que lleva años reclamando la supresión total de estas tradiciones. Es precisamente la ciudadanía, en forma de colectivos, quién ha demandado una acción por parte de la Administración local. 
  2. ¿Quién es el Ayuntamiento de Terrassa para prohibirle a un/a niño/a que se pinte la cara de negro? Pues es la misma Administración que debe velar para que todos/as los/as niños/as (sí, también los negros/as) pasen un día de fiesta sin cuestionarse qué función tiene esa pintura, por qué se disfrazan de sus padres, … 
  3. Reconozco que la expresión de ‘’guerra cultural americana’’ me ha hecho gracia, por el hecho que ha lanzado el debate al contexto donde ha habido un presidente negro mientras en nuestra ciudad, a duras penas, hay gente racializada en los puestos de poder político. Pero es que, además, si lo que se plantea como ‘’guerra’’, según su parecer, fuese simplemente una ‘’americanada’’, nada de este debate tendría sentido. Por lo tanto, además de escaparse el hecho que hay gente negra en los EEUU, pero también en Terrassa, es esta misma gente que trae el plantearse y revisarse los privilegios. 

En realidad, el discurso de Ciudadanos Terrassa, a pesar de encontrarse radicalmente en contra del antirracismo, es coherente con lo que plantea a nivel de programa electoral.  En el fondo, nada de esto sorprende porque es lo que vienen sosteniendo desde que empezaron como partido. Le damos el punto de coherencia a Cs Terrassa y el de la incoherencia al PSC. El grupo socialista apoya, en todos sus puntos, la propuesta de resolución presentada por Ciudadanos. En el pleno de enero, han dejado grandes joyas que distan mucho de un partido, supuestamente, de izquierdas. Pero, su punto más álgido ha sido, alabar el hecho que existen fiestas como las de Alcoy, que ha solicitado la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El PSC es otro partido que se le escapan ciertos datos. Es, precisamente, por las declaraciones y los principios que Naciones Unidas sostienen, el motivo por el cual, el Carnaval de Aalst (Bélgica), a causa de su despliegue de blackface, ha sido retirada de esa lista que el PSC alaba. En este sentido, véase lo sucedido, y relatado en otro artículo de Afroféminas, con dicho carnaval: https://ich.unesco.org/es/RL/el-carnaval-de-aalst-00402

Todo este despliegue de la bancada de la oposición ha acabado con un ‘’yo en este tema no entro’’ por parte del grupo municipal Junts per Terrassa. El no implicarse, a mi entender, es ser cómplice de unas declaraciones lamentables por parte de los que presentan esa vergonzosa propuesta de resolución. 

A pesar de este despliegue de racismo, la contestación por parte del equipo de gobierno ha sido coherente y clara. El actual gobierno, definido como progresista, tiene la intención de hacer todas las tradiciones y actividades de la manera más inclusiva posible. Retirar el blackface ha sido escuchar las demandas de colectivos de la ciudad, ha sido dar un paso adelante y estar en la lista de más municipios catalanes que han decidido desechar esta tradición tan lamentable; y, ha sido, en definitiva, un grano de arena a luchar contra el racismo en nuestra ciudad. 

Sólo cabe destacar que la coalición TxT – ERC le queda muchísimo camino por recorrer, que en esta legislatura esperamos que se plantee la cuestión étnico-racial de la manera más honesta posible y que, también deseamos, que en sus futuras acciones políticas sigan teniendo la idea de fondo que hay en suprimir el blackface en el municipio: que Terrassa somos todas/os. 


Victoria Muñoz Moya

Afrocatalana. Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas y Gestión Pública en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Forma parte de la redacción de Afroféminas en el equipo de Barcelona.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!