Cuando el éxito negro duele

Retrato oficial Miss Universo Zozibini Tunzi

En días pasados se llevó a cabo el certamen de Miss Universo, donde las mujeres consideradas las más hermosas de su país desfilan por una misma meta: ser coronada como la mujer más linda del universo.

Si preguntamos a cualquier persona como debe ser Miss Universo muchos dirán que alta, delgada, rostro perfecto, piel clara, ojos claros y sobretodo una larga melena envidiable, pero cuando esa «miss» es totalmente diferente al estereotipo social de belleza femenina es algo impactante para muchos.

Las redes sociales se han llenado de mensajes positivos y negativos entorno a la nueva Miss Universo 2019: una sudafricana llamada Zozibini Tunzi. Los comentarios racistas eran de esperarse principalmente de personas quejándose del concurso alegando un tema de «inclusión» al elegir una reina de belleza de raza negra.

Si una mujer asiática, europea o latina gana, es motivo de celebración, pero si gana una mujer negra es un fiasco. Los títulos importantes no son relacionados nunca con personas de raza negra; siempre que gana un negro o una negra es porque le dieron el gane por lástima, por estrategia publicitaria o para «que no digan que somos racistas».

El triunfo de las personas negras siempre trae duda, incredulidad y sobre todo subestimación. La música, baile, el deporte y las labores de fuerza física son los únicos ámbitos en las que se puede sobresalir un afrodescendiente. Si se sale de ese molde haciendo algo diferente, como en las ciencias y las artes, es algo extraordinario y se le restan los méritos.

Zozibini Tunzi, una mujer de piel oscura y pelo corto natural representando la belleza negra que incomoda a muchos, es un ejemplo de esto al coronarse como la nueva Miss Universo que podrá ser un concurso superficial para esta década, pero las reacciones de las personas nos demuestran que todavía vivimos en una sociedad racista en donde el éxito «negro» duele.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!