Y los blancos, ¿qué? II Parte

y-los-blancos-que-ii-afrofeminas

» El hombre blanco es necesario, es necesario porque ve porque ve el movimiento desde otra perspectiva». Decía una servidora hace aproximadamente un año, antes de encontrarme ante la figura de un hombre blanco protagonista, un hombre blanco que lidera luchas que no son suyas, un hombre blanco con cargos de poder en asociaciones de visibilización del colectivo afro, un hombre blanco con falta de autocrítica, un hombre blanco que tiene por saber único el adquirido en los libros, un hombre blanco que entiende ser de izquierdas como una liberación del bando opresor. Y no es así.

No señorxs blancxs. Mi discurso no es violento por ser real, por basarse en vivencias, por ser directo, claro, conciso. Violento es pasar por la parada «caídos de la división azul con comandante Franco» de lunes a viernes dado a la ideología que esta persona tuvo. Violento es tener que desviar mi camino a casa cada vez que juega el Real Madrid, para no llevarme un susto en el metro. Violento es que mi espacio personal sea invadido con manos que tiran de mi pelo mientras cuentan chistes sobre él. Violento es que con la cantidad de médicos profesionales afrodescendientes que hay en España, nunca me haya topado con uno.

No señorxs blancxs.Que hayas leído muchos libros de historia o de clases sociales o de sociología no te hace experto en racismo. Hablar de racismo sin haberlo experimentado para crear conciencia crítica o buscar soluciones al problema, es perfectamente comprensible, y lo tolero, y me gusta. Hablar de racismo desde el ego y el eurocentrismo, sin tener en cuenta las personas que lo han vivido es irresponsable. Hay que escuchar a las personas, la verdad única y absoluta no está escrita ni en los libros de antropólogos blancos, ni en los libros de los afroamericanos de los 60′. Que aunque ambas fuentes me parecen acertadas, pienso que hay que ir más allá, hay que escuchar experiencias de hoy, HAY QUE ESCUCHAR A TUS VECINOS NEGROS.

No señorexs blancxs.  PUEDES LIDERAR MIS LUCHAS, no es puede. Hay que saber utilizar ese privilegio para ser aliado, no protagonista. Hay que dejar atrás esa guerra de egos, asumir el privilegio y ser capaz de manejarlo de manera favorable para todas las partes. No importa cuán grande sea tu compromiso con el colectivo negro, no importa cuántos amigxs negrxs tengas. No. No se trata de eso. Se trata que aunque seas el blanco más concienciado del mundo, NO PUEDES LIDERAR NUESTRAS LUCHAS. No se puede visibilizar a la comunidad negra con un portavoz blanco. No importa si tienes ocho hijos negros adoptados, te leen como blanco y por ello no empoderas, más bien TE APROPIAS DE SUS LUCHAS.  Debilitas al colectivo en el momento en que calas su voz para dar protagonismo a la tuya.

Hola gente blanca, esto va para vosotrxs. Esto es una petición, una pequeña petición. Siento la necesidad de pediros que reconozcáis vuestro privilegio y que dejéis de comparar la situación de la comunidad negra con otra clase de discriminaciones, que nos os sintáis atacados por la creación de espacios no mixtos (vosotrxs no soléis cuestionaros por la ausencia nuestra que es la regla general). Y sobre todo, que entendáis que no sois ajenos a nuestras luchas y por ello debéis escucharnos para trabajar juntos.

Autora: Winie I11112213_10206219053689285_1579623798467277252_odjabe Makuale

Estudiante en la  Universidad Complutense de Madrid

Más texos sobre Winie

 

 

 

 

26 Respuestas a “Y los blancos, ¿qué? II Parte”

  1. Yo también pienso que en la lucha de grupos como los indígenas o africanos deben ser liderados por estos, ya que si bien hay gente que puede actuar de buena fe, como las personas que dicen tener hijos con personas de origen africano, hay otras que con toda la maldad del mundo, o bien porque no han cuestionado sus privilegios, porque no les conviene; puede aprovecharse de ello para obtener beneficios económicos, o de protagonismo.
    Yo soy de México, he visto como mujeres blancas se aprovecha de que son muy cotizadas aquí, porque muchos hombres buscan blanquearse, ya que así su hijos tendrán mejor destino, se aprovechan de ello para obtener beneficios, recuerdo que hace algún tiempo supe de un caso en donde Microsoft México, ponía a disposición una beca, entonces una rusa se agandalló la beca, cuando pienso que debería de haber sido para alguna mexicana, sobre todo porque México no es un país de migrantes, además luego investigue que el encargado de Microsoft para Latinoamérica era un brasileño, por supuesto blanco, con todo el historial racista de Brasil en ese sentido.
    O también hay gente de países europeos o de Norteamérica, que según vienen a salvarnos a los indígenas mexicanos (lo digo de burla), queriéndonos decir como lo tenemos que hacer; en muchos casos en realidad no lo hacen por idealismo, sino para costearse unas vacaciones a México con los fondos destinados por organizaciones como la ONU.
    Sin ir más lejos, el sábado pasado fui a una feria del libro en la ciudad de México, estaba viendo unos libros en el pabellón chileno que fue el invitado de la feria, un tipo me vio, después al ir a pagar yo un libro a la caja como page con tarjeta, le dijo a la cajera, que a lo mejor mi tarjeta no aprobaba para la compra; lo que pasa es que en México a diario tienes que lidiar con ese tipo de situaciones, que si tienes tipo indígena te revisan o solicitan más documentos que si eres una blanca, cuando pagas, inclusive los billetes los revisan como si fueras una falsificadora, yo si le conteste porque me molesto su hostigamiento, resulto ser un italiano que según el trabajaba en Chiapas con indígenas, ya me imagino lo que debe de decir a las espaldas de los grupos que según el viene a «salvar», para mí por toda su actitud no era más que un arribista que estaba en México gozando de unas vacaciones a costa de una organización, además me dijo que yo imaginaba, lo peor la cajera le dijo «no le haga caso», como si mis palabras no valieran, luego iba con una blusa con bordado indígena y lo señalo, lo cual me pareció una apropiación cultural, yo conozco muchas de esas mujeres blancas que se ponen atuendos indígenas, pero que no nos respetan e inclusive por detrás dicen cosas racistas, como «muchos jefes, pocos indios», o no hacer fila en los establecimientos, porque ellas son todo privilegio blanco. Esa caja era de EDUCAL una editorial del gobierno mexicano, después en ese mismo pabellón pague un libro que había visto de Chile, la chica chilena se les quedó viendo de manera desaprobatoria y me atendió bien.
    Ese italiano me recordó al racista de Lorenzo Córdova, un funcionario mexicano, por cierto de ascendencia italiana que cometió un acto racista, aquí la liga que narra lo ocurrido http://www.proceso.com.mx/404753/audioescandalo-en-el-ine-cordova-se-mofa-de-indigenas, lo peor hasta intelectuales de izquierda disminuyeron la acción y lo justificaron como Lorenzo Meyer..
    Es que en México ponen a dirigir instancias gubernamentales para tratar problemas indígenas a gente de ascendencia extranjera, como italianos, franceses, etc. muchas veces como ese italiano que me encontré o Lorenzo Córdova.
    Gracias a la comunidad africana, por ser pioneros de otros grupos que sufrimos discriminación por iniciar la lucha y visibilizar conceptos como el privilegio blanco, apropiación cultural, feminismo blanco, etc..