Querido hermano negro, sí a ti: te quiero

Te quiero porque no necesito explicarte el dolor que respiro en la ciudad que me ha visto crecer, porque tenemos una definición similar del racismo. Porque esa canción, justo esa canción, la conoces. Y no sabemos donde la escuchamos por primera vez, pero la conocemos. Te quiero porque haces bromas que entiendo, porque eres camaleónico, porque no llamas tribus a pueblos.