PRIDE ¿para quiénes? PRIDE ¿para qué?

Con el tiempo, nuestros deseos colectivos de desmontar estos organismos se transformaron a la posibilidad de pertenecer. Abolir el sistema carcelario y la policía, parecía demasiado lejano, resultó mucho más simple exigir que no se nos discriminara para poder entrar a estos espacios. Así mismo, el matrimonio se convirtió en la pieza que nos permitía escapar de todas las desigualdades a las que estábamos expuestes, claro está, si el único motivo de nuestra vulneración era el no ser heterosexuales. 

Ver más PRIDE ¿para quiénes? PRIDE ¿para qué?

Perderse en una misma

A veces me pregunto a mi misma a que temo cuando no me defiendo como persona, cuando doy mi voluntad a otros, cuando me rindo sin haber intentado equilibrar mi balanza, si sé con seguridad que mi propia fuerza y confianza interior es la fuerza y la bandera que otros seguirán para querer encontrarse a ellos mismos.

Ver más Perderse en una misma

Bueno, soy negra

Me sentí poderosa, reconocer mi pelo fue el primer paso para sentirme bien conmigo misma, a que no tengo ningún pelo malo. Entendí que mi boca es hermosa, grande como de Negra Bembona como decía mi padre y no la mire con enojo sino con un profundo orgullo.

Ver más Bueno, soy negra

Mi negritud

Estoy comprometida a ejemplificar la excelencia negra al usar las capas que conforman mi identidad con orgullo a lo largo de toda adversidad. Para mí, mi negritud es la capital cultural de poder existir de manera fluida en mi identidad estadounidense y mi herencia ghanesa.

Ver más Mi negritud

Somos mujeres negras. Yo quien soy?

pensar en mi futuro como algo colectivo, nuestro futuro. Primero como seres vivos, como humanas, como mujeres, como mujeres negras y como todas esas etiquetas que nosotras mismas nos hemos puesto. Es darme el espacio para sentir más y tal vez no pensarlo tanto. Es atreverme, es ser arriesgada, es tomar las riendas de la situación y es hacerme cargo de mis propias decisiones.

Ver más Somos mujeres negras. Yo quien soy?

Dedicado a las mujeres negras

Se lo dedico a esas jóvenes negras que les dijeron que crecían demasiado rápido. A ellas que tuvieron que tragarse los dolores y ocultar sus bragas  manchadas de sangre. Se lo dedico a ellas que les dijeron que sus caderas eran demasiado anchas, sus labios demasiado gruesos, su piel demasiado negra y su pelo demasiado rizado. 

Ver más Dedicado a las mujeres negras