Yo también

Yo también he sido racista. No soy ajena al mundo en el que crecí. Empezando conmigo misma, reconozco que lo que más odiaba de mi físico era aquello que me recordaba mi afroascendencia. Odiaba mi piel, mis labios y, sobre todo, ese pelo que me hacía receptora de mil comentarios hirientes al día. Ese pelo que, aún así, me negaba a desrizar y, cuanto más grande se hacía mi resistencia, más crecía también el reto de echar abajo mi voluntad y demostrarme, química mediante, cómo blanqueando mi imagen estaría mucho más bonita

Ver más Yo también

Cuando me odiaba. Testimonio

Llega la adolescencia, y esta vez otra pregunta aparece: «¿Somos los negros peores que los blancos?» surgida por algo tan superficial como no llamar la atención de los chicos. Un «Sólo las chicas blancas interesan» sumado al mordaz comentario de «Normal, si a las negras no nos pueden ni ver». Cualquier excusa es buena para eludir la posibilidad de que simplemente sea fea. Fui racista conmigo misma. «Una negra racista» me jactaba, irónica.

Ver más Cuando me odiaba. Testimonio