Microagresiones raciales en el campus universitario: lo que debería hacer el profesorado

«¿Por qué mi profesora supone que estoy becado?»
«Después de que le dijera que me había ofendido su comentario, me dijo ‘Cálmate…no soy racista’».
«Estoy muy cansado de representar a toda mi raza».
Estas declaraciones son solo un pequeño ejemplo de los testimonios personales que mis alumnos han expresado a lo largo de los años. Como mujer de racializada y una de las pocas profesoras de minorías de mi institución, los estudiantes se sienten cómodos compartiendo estas experiencias conmigo, ya que tenemos una experiencia común.

A pesar del aumento de la formación en diversidad y de los programas de sensibilidad, los casos de microagresiones raciales están aumentando. El campus universitario siempre ha sido una fuente de activismo, de despertar ciudadano y de desarrollo de la identidad, pero el actual y tenso clima político del país (EEUU) ha afectado a las tensiones raciales, a la animosidad y al antagonismo de una manera desconcertante. En vista de esta situación, el profesorado ya no se limita exclusivamente a ser experto en el tema de sus respectivas disciplinas, sino que también debe ser capaz de construir entornos de aprendizaje que sean acogedores y apoyen a los estudiantes de grupos poco representados.

¿QUÉ SON LAS MICROAGRESIONES?

Aunque parece que el término microagresión es una nueva palabra de moda, la expresión se definió por primera vez en los años 70 por investigadores que describieron estas acciones como «intercambios sutiles, sorprendentes y a menudo automáticos». Una definición más reciente se refiere a las microagresiones como «insultos dirigidos a personas racializadas, a menudo de forma automática o inconsciente». Las microagresiones raciales se han estudiado en muchas disciplinas, como la medicina, los negocios, la ingeniería y la orientación psicopedagógica, donde los participantes que formaban parte de una prueba informaron de casos en los que sentían que su raza o grupo étnico estaba siendo patologizado o se les hacía sentir invisibles por sus colegas blancos.


La Tienda de Afroféminas



Aplicadas a las instituciones de enseñanza superior, las microagresiones raciales se producen cuando el profesorado y los estudiantes devalúan involuntariamente (o a veces intencionadamente) las experiencias de los estudiantes pertenecientes a minorías al utilizar frases, haciendo preguntas o suposiciones que intentan marginar a la otra persona. En los campus predominantemente blancos, esto puede dar lugar a una serie de problemas de no adaptación, como el abandono escolar, la disminución del rendimiento académico y el deterioro de la salud mental.

TIPOS DE MICROAGRESIONES

Uno de los ejemplos más comunes de microagresiones es cuando el profesorado escoge a los estudiantes para representar los puntos de vista de todo su grupo racial o étnico. Esto puede suceder en cualquier momento del semestre, pero es especialmente común durante los meses en que se celebran ciertos grupos demográficos (por ejemplo, el Mes Nacional de la Herencia Hispana). Lo que algunos profesores consideran como un gesto bienintencionado para incluir al estudiante en el debate más amplio de la clase, ejercen sin querer una presión innecesaria sobre el estudiante para que «hable en nombre» de todos los miembros de su grupo.

Los estudiantes también pueden comunicar que tienen una sensación de invisibilidad, que se produce cuando el profesorado y los compañeros de clase les ignoran por ser uno de los únicos estudiantes no blancos del curso. En algunas especialidades de instituciones predominantemente blancas, los estudiantes de minorías suelen ser los únicos estudiantes de negros o racializados en la clase. Este tipo de microagresión es diferente a ser un «representante de la raza» no voluntario, ya que el profesorado está eligiendo no integrar a los miembros de los grupos marginados en el diálogo, independientemente de la elección del estudiante en la materia. Estos estudiantes no forman parte de la vida y la actividad de la clase, lo que puede afectar a su sentido de pertenencia con su profesor y sus compañeros.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Yo lo llamo visibilidad oculta. Por ejemplo, si un profesor pide a los estudiantes que se agrupen en grupos de trabajo, puede ser desalentador para los estudiantes no representados encontrar un lugar acogedor para relacionarse con sus compañeros. La gente «ve» al estudiante en virtud de su apariencia no blanca, pero por lo demás son invisibles en lo que se refiere a las interacciones significativas con los de la clase.
Por último, otro tipo de microagresión se produce cuando el profesorado adapta sus expectativas sobre el rendimiento de los estudiantes en función de su raza. Esto puede incluir la disminución de los requisitos del curso asumiendo que los estudiantes no pueden cumplir las tareas asignadas. Un «empobrecimiento» del plan de estudios significa que el profesorado cree que los estudiantes de color no pueden demostrar un alto nivel de rendimiento como requieren los objetivos especificados en el curso. De igual manera, si un miembro del profesorado tiene un punto de vista que indica que no cree que los estudiantes de color puedan tener éxito, puede incluso aumentar sus expectativas a un nivel más alto. Como resultado, cuando los estudiantes fracasan, el sesgo del profesorado se confirma.

QUÉ PUEDE HACER EL PROFESORADO AL RESPECTO


La Tienda de Afroféminas



Mientras que los estudiantes pueden seguir luchando contra las microagresiones raciales en el campus, los miembros individuales del profesorado pueden poner en práctica estrategias y técnicas específicas para facilitar un sentimiento de comunidad con sus estudiantes. En primer lugar, el profesorado debe ser proactivo a la hora de preparar el terreno desde el principio para las interacciones civilizadas entre los estudiantes. Esto puede incluir información detallada en el programa de estudios que especifique los métodos de comunicación y reconozca la expectativa de que todas las interacciones sean amistosas, incluso durante los desacuerdos. Contar con un código de conducta u otro tipo de política sobre el uso del lenguaje, el papel de la escucha activa y la importancia del civismo mostrará a los estudiantes que su profesor apoya un entorno de aprendizaje positivo.

En segundo lugar, el profesorado debería considerar la posibilidad de incorporar algunos de las doctrinas de la enseñanza culturales relevantes en su curso. Estas estrategias incluyen infundir en el plan de estudios ejemplos de diversas perspectivas y teóricos de la disciplina, utilizar el debate en grupos numerosos y el trabajo en grupos pequeños con la intención de potenciar la comunidad en el aula, e incorporar formas alternativas de evaluación que permitan a los estudiantes demostrar su maestría de formas no tradicionales.


Por último, el profesorado debe hacer uso de recursos y herramientas que apoyen su desarrollo como profesor de educación superior. Todos los estudiantes merecen un profesorado que defienda espacios psicológicos seguros. Para los estudiantes de color, que pueden experimentar entornos de aprendizaje desagradables e incluso hostiles, el profesorado debe estar dispuesto a aprender métodos específicos de educación y de creación de comunidades que potencien su éxito.
Como profesores, se espera que mantengamos la actualidad profesional asistiendo a conferencias e inscribiéndonos en experiencias formativas para nuestras áreas de contenido. Del mismo modo que buscamos oportunidades para enriquecer el impacto de nuestra investigación en nuestras respectivas disciplinas, deberíamos considerar la posibilidad de complementar ese trabajo mediante la adquisición de herramientas didácticas que puedan apoyar el crecimiento y el desarrollo de los grupos de estudiantes no representados.

Un texto de Keonya Booker quien es profesora adjunta de formación de profesores en el College of Charleston. Estudia la pertenencia a la escuela y el rendimiento académico en la adolescencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.