Afroconsumo Responsable

Foto de Adrienne Andersen

Se acercan una fechas relevantes. Ya sea que celebres Navidad, Hannukah, Kwanzaa, el Solsticio de invierno o simplemente la reunión de familiares y amigas a las que no ves en todo el año, lo cierto es que es una época en la que hacerse regalos y celebrar reuniones familiares se practica con más intensidad que el resto del año.

La importancia del afroconsumo o consumo afrocentrado es relevante en cualquier época, pero en estas fechas que se vienen más.

Desde Afroféminas no podemos dejar de recordarte que “a quien le des tu dinero le estarás dando el poder”, como dijo el hermano Malcolm X. Y, como tantas otras de sus enseñanzas, esta es de rabiosa actualidad.

Es nuestra responsabilidad contribuir al desarrollo económico de nuestra comunidad desde cualesquiera que sea nuestra posición o poder adquisitivo individual; debemos colaborar a que nuestras hermanas y hermanos, especialmente aquellas que han emprendido sus propios proyectos y negocios, tengan éxito en sus aspiraciones y ello les permita vivir una vida digna, libre y autogestionada.

La precariedad laboral, cuando no la exclusión directamente, es una afectación transversal común para las personas negras, especialmente las mujeres, quienes tenemos además el peso de los cuidados como lastre para el acceso al mundo laboral tal como es entendido actualmente.

Y es justamente por eso que los proyectos iniciados por mujeres negras necesitan de un apoyo intenso por parte de la comunidad afrodescendiente.

Por ello, desde Afroféminas vamos a poner toda nuestra energía las próximas semanas en divulgar y recomendarte aquellos proyectos y negocios de propiedad afrodescendiente de los que tenemos constancia, para que tengas la opción de consumir afro y siempre que puedas, lo hagas.

Si quieres asegurarte que tenemos constancia del tuyo, escríbenos a redaccion@afrofeminas.com

El afroconsumo no sólo es beneficioso económicamente para nuestra comunidad. El consumo afrocentrado es una forma de transmisión y preservación cultural, que ayuda a las personas de la diáspora en el desarrollo de nuestra identidad, reconforta la necesidad de pertenencia y en consecuencia, fortalece el autoestima.

Foto deYlanite Koppens

No obstante, también queremos hacer hincapié en la reflexión necesaria sobre el tipo de consumo que ejercemos, más allá de a quién le compramos, es decir: el consumo responsable a todos los niveles: económico, social y sostenible: El consumo interseccional.

A nivel económico, pregúntate: es un precio justo por el producto/servicio?

Muchas veces al emprender, se tiene miedo que el precio justo (incluyendo todos los factores necesarios para su producción) sea considerado caro por la clientela, por lo que a menudo (especialmente en productos artesanales) nos topamos con precios demasiado bajos para productos de calidad, que normalmente van a costa de las ganancias de la emprendedora. Malvender el trabajo es un mal negocio porque hará insostenible el proyecto a largo plazo.

Como consumidora, si consideras que el producto/servicio que vas a adquirir tiene un precio inferior al que merece, puedes (si puedes) hacer una donación extra al proyecto 😉

A nivel social, pregúntate: Las personas que intervienen en la producción de este producto o servicio trabajan en condiciones dignas?

A menudo encontramos también que para garantizar un precio asequible o intramercado, lo que se resiente son alguna de las calidades del producto/proceso de producción.

Como consumidora, escoger aquellos proyectos que pongan en valor de forma transversal el trabajo de producción de todos los elementos que intervienen en el producto/servicio final, con condiciones de trabajo dignas y debidamente remuneradas, es la forma de apoyar que estos proyectos salgan adelante.

A nivel de sostenibilidad mediambiental, pregúntate: es un producto con baja huella ecológica?

No sirve de nada reciclar mucho si seguimos generando mucho residuo y consumiendo artículos con componentes ultraprocesados, o que tienen que viajar miles de km, con sus correspondientes emisiones y consecuencias varias a nivel medioambiental.

Como consumidora, siempre que sea posible elige artículos/servicios de proximidad y lo más naturales/sin procesar posible.

Con todas estas consideraciones, ya estas lista para empezar a plantearte tu forma de consumir, especialmente en estas fechas. Asi que recuerda:

Valora a tu comunidad,apoya a tu comunidad, invierte en tu comunidad:            Consume afro!

Redacción Afroféminas

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

4 comentarios

  1. Buen articulo que refuerzq la importancia de apoyar a la comunidad. Sin embargo, tengo esta volundad de comprar “afro” pero lo que cuesta es de encontrar la informacion, la publicidad. No se si es por esas empresas o emprendedor que aquellos tampoco se anuncian como afro o porque no invierten en el marketing. Como ya dicho, me gustaria apoyarlos hasta que ellos tambien nos apoyen.

    • Como bien dice el artículo, en froféminas vamos a poner toda nuestra energia en apoyar productos/proyectos/empresas de propiedad afrodescendiente dándolos a conocer, especialmente en estas fechas 🙂 Sigue el # #AfrofeminasRecominda y #Afroconsumo en redes!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.