Las razas SI existen

maria_jose-afrofeminasEnciendo la tele. Me pongo a ver el telediario. De repente sale una señora llorando desconsoladamente. Decía que le habían quitado a su hijo. Sólo veía la gente y los padres adoptivos rotos. Sigo mirando, escucho las opiniones de la gente

  • Es un crimen. Con ellos estará mejor (refiriéndose a los padres adoptivos)
  • Su madre estaba en un Centro de internamiento de adolescentes. Tuvo el niño cuando ella tenía 14 años y no le interesaba
  • Su madre real se drogaba

Luego más tarde ponen la imagen real de la madre. Una mujer joven… Y siendo  negra, ya no hacía falta que hablase para los medios, el circo ya se había montado.

Este es un claro ejemplo de que las RAZAS si existen. Quien no quiere hablar de ellas es porque no lo necesita. Fue suficiente ver lo que vi y vio todo el mundo para darnos cuenta del mensaje retorcido que se estaba enviando: ¿Con quién iba a estar mejor?

La situación que se televisó  parecía muy dura. Lo que nunca se verá será todo lo que ha pasado esta mujer negra para que le devolviesen a su hijo. Ni se mostrará, ni interesará..

Siento lo de los padres adoptivos ( que no eran tal). Humanamente entiendo cómo se sienten. Vivir esto debe ser terrible.

Sin embargo lo justo es lo justo. María José Abeng Ayang, estamos contigo. Cada una de las Afroféminas estamos aquí apoyándote. Nos alegramos muchísimo cómo ha terminado todo esto y deseamos que ahora puedas disfrutar de tu niño y vivir la vida que te han arrebatado.

AntoinettetsCV_Afroféminas  Autora: Antoinette Torres Soler /Directora de Afroféminas                                                                                                                                                                                                                                                                                           Maternidades Negras

maternidades-negras

 

A continuación os mostramos la carta original de María José Abeng Ayang

Mi nombre es María José Abeng Ayang. Soy española, aunque mi piel sea negra. Nací en Guinea, y me vine con mi familia a España a la edad de dos años, acompañada de mi madre y mis dos hermanas. Mi madre vino a buscar un futuro mejor para sus hijas, y así crecí yo… en España… pensando que habíamos llegado por fin a nuestro país, al sueño prometido… Fui al colegio aquí, hice mis amigas, mi mundo y me creí europea. Y digo esto porque, evidentemente, mi madre no tenía el mismo concepto (las niñas guineanas no salen de su casa, se acuestan a las 7 de la tarde, y no van al parque solas con sus amigas). Así que a los 11 años, creyéndome la reina del mundo, y ante todo europea, yo no podía “permitir”, que, mi madre decidiera que debía acostarme temprano o que no podía ponerme una ropa determinada, entre otras muchas cosas, porque repito, YO ERA EUROPEA. Así que un día, se me ocurrió la “maravillosa” idea (recuerden que tenía 11 años) de acudir al puesto de la Guardia Civil, para que dijeran a mi madre que yo no era guineana. Pero no fue así. Desde la Guardia Civil, se avisó a los Servicios Sociales del Principado de Asturias, y ahí empezó algo… que no sé muy bien como describir. Quizá la palabra exacta sea “el infierno”. Quizá yo había muerto y había ido directamente al averno sin pasar por el purgatorio. A partir de ese mismo día, me ingresaron en un centro de acogida. Y aunque mi madre, luchó y luchó por sacarme del centro… solo era una “pobre” mujer guineana, que vivía entre Suiza, (lugar donde trabaja mi padre como ingeniero), España, y Guinea…. Mi sueño europeo quedó relegado a vivir en un centro de acogida. Mis ideas de “princesa” se esfumaron y negando mi responsabilidad personal y achacando todos mis males a mi madre. La necesidad de justificación de todo lo que me estaba ocurriendo, me hizo llegar a interpretaciones distorsionadas de la realidad y crearme un mundo paralelo para no sufrir. Un mundo de fantasía e ilusión propio de una niña, donde soñaba que un príncipe azul venía a rescatarme, luchaba contra los dragones malvados que me habían encerrado y vivíamos felices y comíamos perdices para siempre. Pero en ese punto, me quedé embarazada con 14 años, estando ingresada en el centro de acogida, de una persona que ni era príncipe, ni era azul… todo lo contrario. Ni siquiera supe que estaba embarazada, porque para aquel entonces el príncipe había desaparecido, y yo ya había decidido salvarme sola. A los 7 meses de embarazo, en una visita de fin de semana a mi casa, mi madre se dio cuenta que mi tripa no era normal, y me obligó a hacerme una prueba de embarazo. Qué curioso que los Servicios Sociales, que querían protegerme de mi propia madre, (recuérdese que para ingresarme en un centro de menores, se me había declarado en desamparo), no pudieran protegerme ellos de un embarazo, y ni siquiera se dieran cuenta de que, una vida crecía dentro de mí. Desde ese momento, cuando mi madre se enfrentó a los dragones pidiendo explicaciones del embarazo, se me dijo muy cordialmente que el niño iba a ser dado en adopción. Porque sí, era un varón y se llamaría Juan F. 1 Pasé aquella noche, tragándome mi propia estupidez, y suplicando a “quien fuera”, Dios, la Virgen o todos los Santos… que no le dejara marcharse de mi lado, porque yo, ya le quería, porque un sentimiento nuevo había nacido dentro de mí, porque daría mi propia vida por ese niño que llevaba dentro, y porque descubrí que cuanto más amas, más puedes amar. Empecé a recontextualizar el tiempo, el lugar y la intención, y a sentir que ya no necesitaba “conseguir” nada. Ya lo tenía todo. Y me sentí feliz como nunca, por llevar ese niño en mis entrañas. Pero esta idea, no gustó a quien me había desamparado amparándome, ni entraba en sus planes, que yo pudiera hablar más de la cuenta, y mucho menos que me quedara con mi hijo, … así que cuanto antes se deshicieran del mismo, mucho mejor…. No fuera a ser que yo destapara lo que no convenía, o “la guineana” de mi madre pudiera incluso pedir responsabilidad patrimonial de la Administración Pública. Así que, cuando empezaron los asistentes sociales y los educadores a “intentar” convencerme de que mi hijo DEBÍA SER dado en adopción, huí de España sola, embarazada de siete meses y medio hacia Guinea, ayudada por un tío mío. Permanecí en Guinea, durante mes y medio… ojalá nunca hubiera vuelto. Pero el abogado de mi madre me convenció para que volviese, bajo la presión de que podría causarle problemas legales a mi madre, y con la premisa de que nunca permitiría que quitaran a mi hijo. Y volví. Y me puse de parto. Y me hicieron una cesárea, el día 4 de junio de 2012… y ni tan siquiera me dejaron ver a mi hijo. Le sacaron del hospital al día siguiente, mientras yo me quedé siete días. No me dejaron amamantarle, no me dejaron acariciarle, ni tenerle conmigo. Nadie me decía donde estaba, solo que le iban a dar en adopción. Me pasé siete días llorando sin parar, y cuando salí del hospital volví a “mi centro de acogida”. Juan Francisco, en cambio, ya estaba en otro centro de acogida. Ni siquiera nos dejaron estar juntos. Me programaron unas visitas un día a la semana durante una hora, y aunque mi madre el día 22 de junio empezó a iniciar acciones legales, yo me sentía sumamente desprotegida por la Administración, que precisamente era quien debía protegerme. A los seis meses me redujeron las visitas, a una hora al mes, y a los tres meses suspendieron todas las visitas. Ya no quería ser europea, solo quería estar con mi hijo. Me sentía tan “desamparada en mi desamparo”, qué pensé que Dios me había abandonado, y que ya no necesitaba ayuda de nadie, porque solo yo podía ayudarme. Me hice un inventario interior, y aunque parecía que mi mundo se había paralizado, saqué fuerzas para recurrir desde el año 2012, todas y cada una de las resoluciones de la Consejería, buscando letrados de oficio, que actuaban como defensores judiciales, (recuérdese que yo tenía 15 años, y seguía tutelada), llegando a juicios, donde se dictaban sentencias en mi contra, por el único motivo que yo era menor, y estaba siendo tutelada. (Ahí están las sentencias por si alguien, antes de hablar y opinar quiere verlas). 2 Mi madre por su parte, empezó su propia guerra particular contra la Administración Pública, convirtiéndose en una “abuela molesta”, que presentaba escrito tras escrito y recurso tras recurso. Oíganme… no lo hagan nunca. No molesten a la Administración Pública. No molesten a aquellos cuyos sueldos pagamos. No incomoden a aquellos que hemos votado, y que están para defender nuestros intereses. No lo hagan nunca, o los dragones se volverán contra ustedes. Alábenles y díganles lo bien que hacen su trabajo…. así les irá mucho mejor. Confíen en mi experiencia. Y prueba de lo que hasta aquí he escrito, copio literalmente, una contestación que se me dio en el año 2013 por la Jefa de la Sección de Centros de Menores del Principado de Asturias, (hay muchas como esta) para que ustedes observen y lean: (Si alguien quiere leer más… hay unas cuantas tan “agradables” como esta: «Asimismo se te habló de que existe un conflicto de intereses en esta administración pública que no pueda defender el derecho legítimo de JUAN F. a tener unos padres y no crecer en un centro y, tu derecho como madre a tener relación, aunque sola, sin apoyos que te permitan convivir con familiares y, en un centro de protección, motivos por los que no tienes capacidad para asumir su crianza. Es por este motivo por el que se te ha nombrado una defensora legal, en concreto, la letrada….., para que ejerzas tu derecho a valorar qué hacer y, si lo deseas recurrir la Resolución de 5 de Febrero de 2013 de Inicio de Acogimiento Preadoptivo en Familia Ajena (cuya copia se adjunta). También cabe la posibilidad, aunque no estés conforme con el acogimiento preadoptivo de tu hijo, de que no recurras al entender que lo mejor para tu bebé es tener unos padres que le puedan dar todo lo que tu querrías pero no estás en condiciones de darle y, que te despidas llegado el caso de JUAN FRANCISCO». Mi mundo se desmoronó. Durante meses, caí en una profunda depresión, más cuando abogado tras abogado, ninguno conseguía vencer al dragón gigante. Fueron años de peleas en tribunales, de cerrarme la puerta en las narices, de incomprensión, de crueldad despiadada. Y les digo: No. Nunca he bebido, como se ha atrevido a decir el Sr. Vila, nunca he fumado, nunca me he drogado, ni nunca me han maltratado. Aquí está mi cuerpo para hacerme las pruebas que consideren. No me QUITARON A MI HIJO por tener mala vida ¿Qué mala vida podría haber tenido interna en un centro de acogida con 14 años? ¿Se preocuparon en cambio de si el padre, estaba en el propio centro? ¿Si pertenecía a esa Administración que intentaba tapar el sol con un dedo, dando a mi hijo en adopción para así acallar a una pobre niña guineana? Tranquilo Dragón. Mi hijo no tiene padre. Tiene madre, y soy YO. Pero Dios, es grande, y nunca nos falla. Y a mí me puso un ángel en mi camino. Mi abogada, Nieves Ibáñez Mora, quien por primera vez se interesó por mi caso, y se pasó noches y noches en vela, estudiando aquel expediente enrevesado, descolocado y sin principio ni fin. Y tras dos nuevos juicios y dos años nuevos años de lucha, la Audiencia Provincial de Oviedo, con el apoyo de TRES PERITOS (dos psicólogos, Doña Elena Aza, Don Carlos Castellanos y una 3 trabajadora social), estimó la aberración que se había hecho conmigo desde que me privaron de mi hijo. Sí Sr. Vila, no mienta más. TRES PERITOS, NO UNO COMO USTED VA CONTANDO. La sentencia está a disposición de quien quiera leerla, porque es demoledora respecto a la Administración Pública, y al trato que se me dio en lo que respecta a mi hijo. No voy a entrar Sr. Vila, en su doble moral de representar a madres biológicas para recuperar a sus hijos, y ahora … curiosamente el caso contrario. Tampoco en los libros que usted escribe, sobre el mal funcionamiento del sistema, y los niños robados. Pero no voy a permitir, una difamación más, por su parte. En cuanto a que mi hijo necesitaba una adaptación antes de ser entregado, estoy totalmente de acuerdo. Por eso, después de dilatar el proceso de entrega día tras día, el Juzgado instó la entrega el día 8 de agosto de este año, señalando un acoplamiento propuesto por la Consejería de Asturias, desde el día 3 al 8. Y allí nos vimos mi abogada y yo el día 2 de agosto en Valencia, para que el día 3 no se presentaran los padres de acogida. Tampoco lo hicieron ni el 4, ni el 5, ni el 6, ni el 7 ni el día 8 (día en el que acudieron desde Asturias tres técnicos de la Consejería de Servicios Sociales de Asturias a Valencia, para acudir la entrega y se fueron como vinieron). Cada día, era una tortura, como si me clavaran un puñal en el centro del corazón. Discutí hasta con mi abogada, quien me relegaba a la calma y yo solo podía pensar dónde estaría mi hijo. Nos quedamos en Valencia, mi abogada y yo hasta el día 12, suplicando una respuesta, y un poco de piedad. Pero… nos volvimos 14 horas en tren hasta Asturias, con el coche de la Patrulla Canina que había comprado para mi hijo, un montón de tortugas Ninja, (que no pararon de sonar en las 14 horas de viaje), y el corazón roto, amén de la incertidumbre de si los padres de acogida habían desaparecido para siempre y jamás volvería a ver a mi hijo. Ni una sola palabra de aliento hubo por su parte, ni un mínimo de compasión. Buscados los padres de acogida por las fuerzas de seguridad, para el cumplimiento de una sentencia (que digo yo, que las sentencias tienen que ser cumplidas por todos, como yo las cumplí en su momento, desde cuando me denegaron desde las visitas hasta la última resolución judicial), y constando los padres de acogida oficialmente como “desaparecidos”, se dictó por el Juzgado una orden de “búsqueda y localización” de los mismos. Localizados los padres de acogida por la Guardia Civil, el 5 de septiembre (casi nada ¿verdad?, solo un mes en el que yo creí morir de angustia pensando en qué jamás volvería a ver a mi hijo, que se habían ido de España, y miles de cosas más que pasaron por mi cabeza…), mi abogada se puso en contacto con el Sr. Vila, para realizar un plan de adaptación, desde el día 7 de septiembre (que yo, me volví a personar en Valencia), hasta el día 12. Pero no. No podía ser así. Los padres de acogida se negaron, instándoles como último día la Guardia Civil el día 12, o en su caso proceder a su detención. ¿Y ahora vienen ustedes a hacer todo este circo mediático, el día 12, en el cuartel de la Guardia Civil, con ambulancia, manifestación, mentiras, calumnias y difamaciones… cuando yo podía haber instado su detención, negándome a ello por entender su propio dolor? 4 ¿Y me encuentro que toda la prensa, televisión nacional y privada hablan de mí, sin saber lo ocurrido, lo que he pasado, y sin contrastar los hechos, guiados únicamente por lo que dicen los padres de acogida, que estaban legalmente desaparecidos? ¿Y sale en Televisión Española, el Sr. Fernando Onega, suplicando justicia, en una televisión que pagamos todos los españoles? ¿Justicia para quién? ¿Y qué sentido de la justicia mueve a estos padres, su interés o el del menor? ¿No es acaso el interés fundamental de cualquier persona, el conocer y estar con su familia de origen? ¿Justicia para quién, repito? Justicia, solo si les favorece… si no les favorece ¿se saltan la ley, la sentencia sin más y desaparecen? ¿qué justicia está pidiendo quien incumple la justicia? ¿Qué oscuro transfondo mediático esconde “mi caso”, que se ha hecho noticia a nivel nacional, como si hablásemos de una cuestión de interés nacional? ¿Se preocupa alguien de investigar si hay más casos como el mío, de negligencia de la Administración Pública, o de qué procedimiento se realiza para dar a los niños en acogida, o cómo se eligen a los padres de acogida? ¿Ustedes saben la cantidad de personas que se han puesto en contacto conmigo, por padecer un caso similar al mío? ¿Se preocupa alguien de ello? ¿Qué contactos tienen ustedes, para llegar a nivel nacional, y qué todos los medios de comunicación den la noticia de manera sesgada? ¿Hacer más mediático aún al Sr. Vila? ¿Defendemos los intereses de un niño, o queremos ganar nuevos casos para el despacho, y más dinero para embolsar?. ¿A qué responde esta manipulación de la opinión pública, más cuando en este país hablar es gratis? Esta es mi historia. Mi triste historia documentada, y que la Audiencia Provincial supo valorar, con un expediente de muchos folios, y SÍ. Juan F., es mi hijo. Aunque se me privara de estar con el mismo durante cuatro años, ES MI HIJO. No soy alcohólica, ni drogadicta, ni tan siquiera fumo. No me maltratan ni me han maltratado jamás, como usted, Sr. Vila, osa decir. No me quitaron a mi hijo por llevar mala vida, porque yo era una niña custodiada, que vivía en un centro de acogida. ¿Acaso alguien ha preguntado por qué la Consejería en abuso permanente de su derecho, envío después de la sentencia a la Policía a mi casa, para preguntar a todos mis vecinos, si mi pareja me maltrataba? ¿Por qué después de dictarse sentencia a mi favor, me sigue la Policía y va a donde yo estudio? ¿Creen que voy semidesnuda por la calle y que bebo alcohol? Ya está bien, por Dios. Y si bebiera alcohol cuando salgo, que no es el caso, porque además no me gusta el alcohol, ¿qué? Tengo 19 años, soy mayor de edad y hasta ahora, no he tenido a mi hijo conmigo. ¿Ninguno de ustedes beben cuando salen? ¿Me van a demonizar por eso? Más cuando es incierto…. Difamar en este país, parece que resulta gratuito… de momento. Solo soy una chica española de origen guineano, que YA NO QUIERE SER EUROPEA, y que lo único que desea es estar feliz con su hijo. Hijo, que tiene una familia, unos abuelos, unos tíos, unos primos, y ante todo una madre. Y mi hijo, no se llama Joan (en valenciano), ni Xuanín en asturiano. Se llama Juan Francisco.

María José Abeng Ayang

30 comentarios

  1. Ayer en mi muro del face se lió “parda” porque adjunté esta carta.
    Ya sabéis que soy madre adoptiva y que mis hijos son negros. Y muchos de mis amigos en la red son adoptantes interraciales también.
    La carta de esta chica es demoledora. De principio a fin.
    Pone al descubierto algo que la mayoría de los que estamos en el mundo de la adopción sabíamos: en España las cosas no funcionan bien y se trata a los niños como simples expedientes.

    Yo no puedo imaginar lo que ha pasado esta chica, si lo que explica es verdad (que no tengo porqué ponerlo en duda). No puedo imaginar lo que están pasando los padres pre-adoptivos de este niño (y remarco lo de pre-adoptivos). Y sobre todo, no puedo imaginar (ni quiero) lo que debe estar sufriendo ese niño, que no debe entender nada, ni las secuelas que esto le va a dejar.

    Enlacé la carta de esta chica diciendo que SIEMPRE hay que escuchar las dos versiones. He seguido este caso con mucho interés y habían cosas que decía la la familia que lo tenía en acogimiento pre-adoptivo que no me cuadraban… y la carta de esta chica me ha dado mucha luz.

    ¿Qué la raza si existe? SI. Rotundamente SI!. De entrada, si esta chica hubiera sido blanca y hubiera ido a la guardia civil a pedir que le explicaran a su madre que ella era Europea, ¿habrían llamado a servicios sociales o se habría considerado una chiquillada?. Yo tengo clara la respuesta.
    Se ha dado por hecho que al ser negra, era pobre, se drogaba, bebía, se dejaba maltratar… Y ahora resulta que su padre es ingeniero (que trabajaba en Suiza cuando ella fue a la guardia civil), que tiene una familia que la respalda con una situación económica holgada (seguramente más que la mía) y que además, vive con su pareja (estable), estudia marketing y dice que no le gusta el alcohol (yo soy madre y bebo vino y cerveza cuando se tercia)…

    Podría seguir y seguir, porque hay tantas cosas de este tema que me encienden, que me superan, que juro que me hierve la sangre!

    Pero bueno. A lo que íbamos. Las razas existen? SI, EXISTEN.
    Que se lo digan a Inés Ballester, que ayer en el programa que presenta en TVE, hablando de este tema, dijo: “una madre de 14 años, negra además!!!!!”
    Poco más que añadir

    • Y añado que hoy el circo sigue en el programa de Ana Rosa y, al parecer, los comentarios sobre la madre biológica van por el mismo camino. Es negra, la mantienen sus padres porque no trabaja…
      Qué asco de país.
      Qué vida le espera a mis hijos.
      ¿A qué sociedad les he traído? No paro de preguntarme si lo que he hecho ha sido fastidiarles la vida, porque si esto es lo que les espera…
      Qué tristeza.

      • Y en el caso de que la excusa sea que ella no era legalmente responsable del bebé por ser menor y estar interna, ¿a nadie se le ocurrió la posibilidad de que la familia se encargase de su hijo? Me parece absolutamente intolerable todo esto. Ojalá que tus hijos no tengan que pasar por nada similar.

      • La abuela del niño ha llevado otro proceso paralelo para reclamarlo también. Pero es que se atrevió a pedir explicaciones de por qué su hija se había quedado embarazada estando en un centro de menores!
        Mis hijos pasan (y pasarán) por muchas cosas por su color de piel. Pero, de momento y al ser pequeños, no se han encontrado con problemas “serios”.
        Ojalá se acaben los prejuicios de una vez!

      • Primero: hay negros y españoles. Y eso que dices no es noticia querida Itziar, vivimos también en España. Lejos de ser una justificación tendría que ser un motivo más para empatizar.

  2. Dios te va ayudar …!!! Cuanta crueldad por Dios de robar a tu hijo…. sacarlo del amor de la verdadera madre…. Dios te va ayudar y proteger… vas a ser muy feliz junto a tu hijo. Te deseo felicidad plena y amor gigante para los dos.

  3. Yo vi en la televisión la misma noticia de la que se habla al comienzo del artículo y automáticamente pensé lo mismo: “manipulación; blanco bueno, negra mala”. Por qué su sufrimiento es más válido? Por qué sus testimonios son más veraces?

  4. Barbaridades Como la descrita por esta joven madre, deben existir miles con el mismo problema, quiera Dios el contecto sea integro en su relato, y no un cuchillo de dos filos para que no sigan llegando feminas al “susodicho” pais de las marabillas, esos adeptos al infiernos historicamente an pisoteado los derechos de toda la HUMANIDAD.

  5. Desde Ecuador uno abrazo fraterno hermana, la lucha continta en cada rincón del planeta. No podemos callar ante la injusticia propiciada por estereotipos de marginación.

  6. Con diez nudos en la garganta, cada uno formándose más grande y asfixiante conforme leía, no puedo expresar cuantísimo me alegra que María José haya conseguido al fin la custodia de su hijo. Y no solo eso, sino que AL FIN una lucha la gane la verdadera víctima y guerrera.

    Este asunto no solo expone los profundos fallos del sistema español, encima construido sobre cimientos de tremebundos racismo, machismo y otros venenos, sino la crueldad con la que nos manipulan los medios. Porque sí, yo me enteré del caso por medio de los telediarios: a través de imágenes desconsoladoras de los padres preadoptivos de “Joan” (porque ese es el nombre que le dieron ellos y ese es el que aparece en las noticias) llorando, junto a poquísimas tomas de una joven con cara impasible caminando. Porque todos estaban atentos a esas lágrimas de la madre preadoptiva, a su lamento, pero nunca acercaban el micrófono a esa joven que aparecía tan distanciada de todo, ni he podido escuchar sobre su lucha, su dolor, su alivio ni valentía con su voz. Porque si podían hacer que ella fuera la “mala mujer” que arranca de los brazos de unos “buenos padres” a su hijo (preadoptivo), a lo mejor conseguían correr un pequeño velo sobre la problemática de la adopción en España; pero no se pudo, por lo que cambiaron de estrategia, ahora es culpa de la falta de gobierno y esos padres preadoptivos vuelven a ser los protagonistas y las “verdaderas víctimas”. Que son víctimas, no hay que dudarlo, pero su injusticia no es ni una leve sombra de todas por las que ha tenido que pasar María José.

    Porque si de verdad enfocaran las noticias hacia la verdadera heroína, tendrían que destapar tantísimos problemas, desbarajustes y malfuncionamientos sistemáticos que no quedaría cabeza sin rodar. Porque apenas nadie conoce que a María José la arrebataron de los brazos de su madre cuando era niña, que la embarazaron en un centro de acogida y que no supo de su propio embarazo hasta los siete meses. Ni a nadie se le ha ocurrido pensar en la tortuosa lucha de esta mujer contra una administración, un gobierno y un país (el suyo) que ha estado siempre en su contra.

    Pero en las noticias y en la mente del pueblo, este “leve incidente” solo quedará grabado como “Esos pobres que quisieron adoptar y se encontraron con lo mal que están las cosas en tema de adopción”.

    Ojalá, María José, tu valentía y tu fuerza ayuden algún día a todas esas mujeres que también han de verse asfixiadas por un país que no las quiere ni por su piel ni por su sexo.

  7. Gracias por hacernos llegar la otra versión, gracias de verdad. Y a María José, ánimo y enhorabuena por el resultado y por tu valentía.
    Deseo que seáis felices allá donde estéis, porque a pesar de que en este país hay mucho indeseable, también hay mucha gente maravillosa.

  8. Pues yo me alegro muchísimo de que le hayan devuelto a su hijo a la madre biológica , pero muchísimo . Los padres pre-adoptivos no me san ninguna pena bueno la justa , se que da habrán acostumbrado al niño pero bueno , hay muchos otros niños ,negros y mestizos , por si les gusya mas lo interracial, que si necesitan ser adoptados y no preadoptados . Y no que luchen injusta y vagamente por quitarle un hijo a su madre biológica ,a la cual se lo aarebataon , y ademas ha demostrado por su larga lucha que le quiere y va a cuidar muy bien de él.

    • Vaya por delante que yo también me alegro de que el niño esté con su madre biológica, pero quisiera aclarar algunas cosas.
      Los padres pre-adoptivos no le arrebataron el niño, fueron los servicios sociales.
      Ellos son una víctima más en todo este asunto.
      En adopción nacional, pasa un tiempo hasta que el expediente se completa. Si todo va normal, suele ser un año, pero la ley marca hasta tres.
      Cuando adoptas en nacional todo eso lo sabes, pero, en principio, si te asignan un niño y pasas a ser su acogedor en pre-adoptivo, lo que te venden es que ese niño va a ser “para siempre” tuyo.
      Esto no es la primera vez que pasa, por desgracia.
      Entiendo la desesperación de esa familia, que han criado al niño pensando que era su hijo para los restos y que no estaban preparados para un acogimiento temporal.
      De hecho, hay muy poca gente que esté preparada para eso… a la vista está que hay muchos niños en centros en este país.

      Es verdad también que con lo que están haciendo estos días, ir de plató en plató, y montando el circo mediático que han montado, demonizando a la madre biológica (que no puedo ni imaginar lo que ha sufrido en todos estos años), se están desacreditando y haciendo que cada vez haya más gente que esté en su contra, pero yo no pierdo de vista que están desesperados y rotos de dolor.

      Aquí la víctima principal es el niño, al que los servicios sociales de este país han tratado como un expediente y que, probablemente, va a tardar en recuperar la normalidad. Pero las otras dos partes, también lo son.

      • Añado, además, que la raza no se elige! Ahora no sé si sigue siendo así, pero antes, lo que preguntaban era si te importaba que el niño fuera de otra raza diferente a la tuya. No elegías si era negro, blanco o verde.
        No hay un catálogo de niños, vamos.
        La edad del menor suele ser la que recomiendan los psicólogos que te evalúan. Intervienen muchos factores, pero sobre todo, la edad de los padres adoptantes.
        En internacional, va marcada según la edad del menor. Y en la segunda adopción, la marca la edad que tenga el primero (por ley el segundo debe ser siempre más pequeño, mínimo un año).

        No dejemos que la rabia nos tape la razón, por favor.
        Yo estoy indignada con este tema, por como se han hecho de mal las cosas, por el sufrimiento de las tres partes (en especial del niño), por el trato que se le ha dado a la madre biológica en los medios… Y como he dicho, me alegro mucho de que se haya hecho lo que, a mi entender, es lo justo.

        Pero esos padres pre-adoptivos no tienen la culpa de nada. No han robado a ese niño, no lo han escogido en un catálogo y dudo mucho que ningún otro pueda sustituir en su corazón a ese niño, al que querrán el resto de sus vidas.
        No caigamos en lo mismo que la administración de este país, que parece que no tiene corazón.

  9. Primero decir que la chica esta es ignorante de la vida. Ella es incapaz de entender de que el niño no es una propiedad.Lo de que ella no pudo cerrar las pierans ante un gilipollas,quedandose embarazada,y luego culpar al centro eso ya…eso ya es el colmo!
    Yo soy abogada,mitad nigeriana,mirad polaca.Vivo en España desde hace ya 15 años y NUNCA he sentido ningun tipo de rechazo o discriminacion por parte de los españoles.
    La carta es un muy emotiva y tal.Pero no me jugueis eso de las razas y de la ‘mujer negra’,es africana para emepezar.A cuantos africanos les gusta llmarse negros?!Si a mi padre nigeriano le dices ‘negro’,te dara un hostia que veras!y eso que es un medico y muy conservador…
    La madre biologica es estupida y esas lagrimas son resultado de propia su estupides. La sentencia ‘no agradable ‘ para ella fue lo mas justo y logico que pudo hacerse en su caso.y decir que es cruel y tal,con connotacion racial,es de una idiotez inmensa.Y dejar ya el temita de Razas,dais asco!No estamos en USA. A ver como cria al niño…por lo menos,espero que ella aprenda la leccion y empieze una vida digna y feliz.

    • Julia, tenía 14 años! 14! y 11 cuando fue a la guardia civil.
      Y ahora tiene 19. Y seguirá siendo una ignorante! Quién sabe lo que es la vida con esa edad?

      • Julia , a su hijo no lo ve como una propiedad . Es su hijo y ha nacido de ella , se lo quitaron y es normal que luche para volverlo a tener . En la mayoría de casos la relación que se establece entre madre e hijo durante y después del embarazo es un amor incomparable con nada en la vida . Vale fue una irresponsable , como muchos jóvenes lo han sido y lo serán en esa etapa de la vida . Cometió un error primero yendo a la G.Civil y luego quedándose embarazada , a lo mejor allí nadie le hablo de sexualidad y quiso experimentar sin saber y le salió mal , en ese caso culpa tiene la mitad porque los anticonceptivos y de ese tema no se hace sabiendo .
        Ahora es ya por ley mayor de edad , casi adulta y con conocimiento .
        Creo que va a cuidar a partir de ahora bien de su hijo , acaso no hay mujeres que se quedaron embarazadas adolescentes y salieron adelante ?? Si las hay y espero que ese sea su caso .
        No Sr si tienes hijos , Julia , pero cuando los tengas y los quieras LO ENTENDERÁS.

      • Quien no ha sido ignorante alguna vez en su vida . ? Tu no ?
        Cometió un error pero ya está , le toca aprender y seguir adelante . Ha luchado mucho por recuperar a su hijo , está estudiando , cosa que muchos no hacen porque no pueden o quieren , y se hará mayor y dejará de ser ignorante .
        Por favor no ofendamos queriendo y a mala leche . El karma existe .

    • Ah y que hayas tenido la suerte de crearte en un territorio donde la gente era abierto de mente y no discrimintes no significa que otros negros o africanos o gente de color , como quieras no hayan sufrido esa discriminación .
      Yo si la he sufrido y conozco a muchos otros que también y oye yo diferenció entre caerle mal a alguien y que sea racista y si puedo decir que he sufrido racismo .
      Ah y no hace falta insultar , que parece que te has levantado con mal humor hoy : RELÁJATE , es mejor para tu salud .

  10. Yo no soy africana, pero sufrí en mis carnes lo mismo que Maria José Ebeng Ayang, me quitaron a mi hijo las monjas de la residencia donde estaba y lo dieron en adopción, y yo tuve suerte, pues tuve un ángel que me lo recuperó en 6 meses, a los que se lo dieron no perdieron el tiempo y enseguida lo bautizaron, sin dejar pasar el tiempo que se supone deben dejar, así que estoy con Maria José Ayang, lucha por lo que es tuyo y además pide daños y perjuicios, por las humillaciones y desprecios de unas instituciones que te tenían que aver protegido, y lo que hicieron fue abusar de tu minoría de edad, ánimo estamos contigo.

  11. Soy madre (madre adoptiva, y blanca), y me alegro muchísimo de que, tras tan larga, dolorosa y desesperada batalla, María José haya recuperado a su hijo, les deseo mucha felicidad a los dos. También siento lo que le ha sucedido al matrimonio de Valencia, son tremendos los riesgos de un acogimiento o una pre-adopción.

  12. Gracias María José Abeng Ayang, por buscar justicia y pelear hasta el final. Eres un ejemplo. Me siento orgullosa de que seas española y de que hayas luchado por demostrar la verdad en este país de pandereta.

  13. Creo que se ha echo justicia con devolver el hijo a su madre quien le a querer mas que. Su. Madre era su. Oveja perdida y fue ha buscarla. Y la encontro. Viva la vida que sean muy felices…….

  14. Al margen de la historia que aquí se relata y sobre la que prefiero no opinar (no me gusta opinar acerca de aquello de lo que carezco de información suficiente), creo que el titular es muy desafortunado.
    Las razas SI existen. Es lo que necesitaban quienes defienden ese planteamiento arcaico que consiste en diferenciar a los seres humanos por ciertas características físicas. Hace mucho que la ciencia ha desmontado tal barbaridad. No existe la raza negra, blanca, amarilla… como no existe la raza de las personas altas, las bajas, gordas, delgadas, calvas, peludas, superdotadas…
    Existe la especie humana y eso es todo.
    Otra cosa es el concepto de raza como construcción social, cultural e histórica. Tal concepto ha existido y sigue existiendo (desafortunadamente) y se usa para justificar toda clase de atropellos contra las personas.
    Es importante la matización, porque no todas las personas tienen un grado en antropología o sociología para diferenciar lo que es un hecho biológico de una construcción cultural.
    por lo demás mis felicitaciones por esta página tan necesaria.
    Saludos de un español (porque nací aquí), alto (todo un problema para encontrar tu talla en las rebajas), blanco ( ¿por qué si mi piel es clara pero no blanca????), que solo cree en la existencia de los seres humanos (hasta que se demuestre la existencia de vida extraterreestre inteligente).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s