Ojo de madre que todo lo ve

Soy hija de una mujer viuda, estricta y viuda; y ‘viudamente’ estricta, pues -que yo sepa-luego de la muerte de mi joven padre nunca se volvió a emparejar y ‘deslices’ le desconozco. “Tu padre fue demasiado bueno como para buscar a nadie más”, me dijo un día cuando yo la animaba a reencontrar la felicidad; y no insistí más.

Ver más Ojo de madre que todo lo ve