¡A mi hermana!

Aún así, la rosa negra saca todas sus fuerzas porque sabe que busca florecer en tierra de mala hierba. Y va echando raíces fuertes para cortar la maleza. De tanto luchar se ha transformado, ya no es solo una rosa, es una rosa guerrera.

Ver más ¡A mi hermana!

Vecinas, amigas, hermanas, madres, generaciones de piel agrietadas

a nosotras nos empodera el ser comunidad, colectivo, unidad allá donde la diáspora vuele es fuerte; te propongo que empieces por tener otras bases que no falten al respeto a sus gentes. Porque si vas a hablar de educación, o si se te va a llenar la boca con el tema de ablación, o de salud sexual, o de racismos desde tu medio de comunicación y tu privilegio niquiscocio, permíteme preguntarte ¿Cómo hablas de algo que no sabes ni cómo respetar?

Ver más Vecinas, amigas, hermanas, madres, generaciones de piel agrietadas