Este país debe querer dejar de ser racista

El racismo es algo transversal en España. Aunque las personas que se declaran e centro derecha o derecha son estadisticamente más contrarios a la inmigración y llevan peor la convivencia con otras etnias, las personas que se consideran a si mismas de izquierda lo son en muchas ocasiones y según circunstancias. Los prejuicios, inculcados desde un sistema que niega las diferencias, están presentes en todos los estratos sociales y en todas las capas de la población. 

Ver más Este país debe querer dejar de ser racista